Fuera de Series Fuera de Series

Columnas | Suspiros de España

A por uvas (turcas)

Telecinco y Antena 3 parecen haberse rendido; su apuesta por las series nacionales es residual, frente al auge de las plataformas

‘Mujer’, el gran fenómeno de Antena 3. (Fuente: Fox Turquía)

Si algo caracterizó el último tramo de 2020 en cuanto a ficción nacional fue que la crítica se puso de acuerdo, casi de forma unánime, en celebrar el buen momento de nuestra industria televisiva. El mejor año en años, la mejor cosecha de series o, incluso, el comienzo de una era, según los más aventurados. Si esto es un punto de inflexión o un espejismo será algo que podamos valorar con la perspectiva del tiempo, pero desde luego algo (bueno) estamos presenciando.

Y me llama poderosamente la atención que en este punto álgido, las cadenas privadas en abierto se hayan autoexcluido de la fiesta. La emisión de series que hasta hace no mucho fue un fuerte caballo de batalla ha pasado a tener carácter residual en virtud de otros géneros y formatos. Si Telecinco lleva años apostando más por la telerrealidad que por la ficción, a esto sumamos que Antena 3 prefiere mirar hacia los grandes formatos de entretenimiento familiar y a su nueva gallina de los huevos de oro: las series turcas.

Con el fenómeno casi imprevisto de Mujer que comenzó en verano, Antena 3 encontró un filón para su parrilla: productos más baratos, más largos, más rentables. Y lo del serial protagonizado por Özge Özpirinçci no ha sido una raya en el agua, pues Mi hija también ha captado el interés de la audiencia. Tanto, que Antena 3 dedica cuatro noches a ambas series, dejando apenas espacio para diversificar contenidos. Intentando emular la fórmula, Telecinco, que tiene un máster en rentabilidad, ha intentado hacer lo mismo con Love is in the air. El resultado no ha sido tan positivo, pero igualmente esta ficción acapara varias noches de programación y es imposible acercarse al canal sin escuchar las machaconas autopromos del serial; no van a rendirse y, parece, Serkan Bolat empieza a abrirse hueco.

Hacen bien las cadenas en apostar sobre seguro (y sobre barato), pero no deja de parecer que están a por uvas respecto a la ficción nacional. Por un lado, Mediaset ha vendido la práctica totalidad de sus estrenos a Amazon Prime Video y Disney+ para que los estrenen en primicia y, ya si eso, los traerá en abierto algún día (o nunca). Atresmedia, por su parte, sí que tiene en fase de producción varios títulos (La cocinera de Castamar, Alba, el regreso de Los hombres de Paco y la adaptación de Señor, dame paciencia), pero pocos hueco para su ficción propia: ahora han dado salida a El nudo, que llevaba esperando desde 2019, pero siguen en cola Benidorm o Mentiras, estrenadas previamente por Atresplayer Premium. Sus esfuerzos de ficción están ahora centrados en el entorno del pago, más que en el canal lineal.

Así las cosas, Televisión Española se ha quedado prácticamente sola en esto de la ficción seriada en abierto. Con mayor o menor tino, la pública es la única cadena que tiene una estrategia sólida y, sobre todo, constante respecto a sus series. Siguen fieles al compromiso de tener dos títulos a la semana (ahora son La caza. Tramuntana y Cuéntame cómo pasó) y, además, han adelantado la hora de emisión de las ofertas estelares, lo cuál es muy de agradecer como espectadores. Parece que 2021 será decisivo para ver si TVE termina siendo el último bastión de series españolas frente al inmenso universo del pago.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir