Quantcast
British TV: ‘Apple Tree Yard’ es más que una serie sobre el adulterio - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

British TV: ‘Apple Tree Yard’ es más que una serie sobre el adulterio

Sundance ha emitido en España esta miniserie de BBC

Emily Watson y Ben Chaplin, en ‘Apple Tree Yard’. (Fuente: BBC)

El asunto de la infidelidad es recurrente en la ficción, sea literaria o audiovisual, como es el caso que nos ofrece la miniserie británica de la BBC, Apple Tree Yard (o La plaza del manzano), y donde la acción nos traslada ya no sólo al juego del adulterio per se, sino a la construcción de vidas paralelas, identidades variadas y roles necesarios para que la aventura, o la ilusión de la aventura, alimente esa otra vida que todo infiel necesita para vivir.

El detonante de todas las historias de tríos o cuartetos casi siempre es el mismo, pero en esta ocasión, hay uno crucial sin el que la historia no importaría nada: una violación en una fiesta de compañeros de trabajo. Y aquí empieza todo.

Situémonos: Yvonne Carmichael (Emily Watson) es una afamada genetista que comparece ante un comité del gobierno para explicar en qué consisten sus investigaciones. Al terminar, un misterioso y atractivo hombre, Mark Costley (Ben Chaplin), se le acerca. Entablan una conversación casual y ambos caen hechizados mutuamente. Un paseo, en apariencia inocente, por las Cámaras del Parlamento de Londres los lleva al cuarto de las escobas de la capilla Saint Mary Undercroft, donde la pasión juega el primer acto de la historia.

Yvonne vive un matrimonio insípido y aburrido, donde su marido le confiesa (con una tranquilidad que ríase usted de un deshielo en la Antártida) que le es infiel. Ambos tienen dos hijos: la mayor, embarazada, es una científica como ella y mantienen una relación entrañable y estrecha, pero con su hijo pequeño, acuciado por una delicada enfermedad, su frustración aflora.

Con tal panorama, Yvonne se deja llevar. Nuestro misterioso Mark Costley le confiesa que trabaja para los servicios de seguridad, con lo que no puede revelar con concreción sus actividades. Además, él también está casado. Hombre misterioso, con un trabajo peligroso, casado y atractivo. Yvonne lo tiene claro y nuestros díscolos protagonistas comienzan a citarse en lugares públicos para dar rienda suelta a sus pasiones, siendo el más famoso aquél que da nombre a la miniserie: Apple Tree Yard, o Plaza del Manzano. Desde entonces, Mark será para Yvonne el Señor X.

Basada en la novela homónima de Louise Doughty, y como única directora con Jessica Hobbs (River, Broadchurch), la serie se divide en cuatro capítulos. A mi modo de ver, está estructurada como una película de unas tres horas y media, ya que jalona con acierto los clásicos tres actos (planteamiento, nudo y desenlace), con sus puntos de giro correspondientes. Tal es así que Hobbs nos plantea el detonante de la violación cuando corresponde a esa medición, no antes ni después, desembocando en el nudo con solidez y rigor dramático. Justo cuando su atracción por el señor X es irreversible.

‘Apple Tree Yard’ explora las consecuencias de una violación de un modo distinto a ‘Liar’. (Fuente: BBC)

Hacía tiempo que no veía un montaje de escenas de una violación tan bien hecho (y sé que interpretan como toca mis palabras). Desnudando la dignidad de Yvonne sin mancillar más de lo debido, Jessica Hobbs aborda la violación con sordidez sin caer en el mal gusto, desgranando lo espantoso del suceso, pero sin adornos que desvirtuarían la gravedad, ni excesos gratuitos.

Hundida, como no puede ser de otro modo, sin el aplomo, ni la confianza, de confesárselo a nadie de su entorno tradicional, Yvonne busca en los brazos de su amante su única válvula de escape. Mark, en su rol de hombre del mundo de la seguridad gubernamental, con un sempiterno halo de misterio, atiende las súplicas de su amante cuando se sincera con él. Y en el cómplice tálamo de una casa franca, fraguan un plan para escarmentar al violador.

Este giro en la narración cambia por completo la vida de Yvonne y de Mark cuando ella es detenida por la muerte del violador. En realidad, cambia la vida de todos los integrantes de la historia.

Crítica: ‘Liar’ acaba como un thriller más que convincente
ITV ha renovado la serie, que puede verse en HBO España, por una segunda temporadafueradeseries.com

Apple Tree Yard se presenta como una historia sin moralina ni moraleja, y ni falta que le hace. No se trata de juzgar la infidelidad, porque no tendría sentido, ni la rutina agobiante que sufre Yvonne, ni las dificultades de comunicación entre generaciones. Jessica Hobbs nos presenta un hecho, desgraciadamente tan en boga, como una violación y nos plantea qué haríamos si pudiéramos decidir tomarnos la justicia por nuestra mano. También incide, de manera profusa, en los insuficientes mecanismos de la justicia ordinaria, en sus carencias, y en sus recovecos. Así todo, bajo mi punto de vista, Hobbs mantiene una visión en cierto modo aséptica, sin acicates emocionales a los que asirse, y evita juicios por parte del espectador antes de tiempo. Ya sabrán por qué.

¿Por qué hay que verla? Buen rodaje, buen montaje en buena historia.

Puntos fuertes: La visión de Hobbs. Emily Watson y Ben Chaplin.

Claves de su éxito: La miniserie viene avalada por el éxito de la novela, que fue un pequeño gran fenómeno literario en Inglaterra. No es de extrañar que haya tenido más de seis millones de espectadores de media por capítulo.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir