Fuera de Series Fuera de Series

Coronavirus y series: una crisis que nos recuerda a aquella huelga de guionistas

En 2007 la producción de series se paró por las reivindicaciones de quienes las escribían; ahora han vuelto a parar

Desmond pasó su particular cuarentena en ‘Perdidos’. (Fuente: ABC)

Los rodajes de series se han detenido. La semana pasada empezaron a salir noticias de parones a causa del coronavirus, empezando por Riverdale, y las demás fueron cayendo en cascada. Las que aún no han anunciado la pausa, lo deberán hacer en breve por sentido común. ¿Nos quedamos sin series? No todavía, pero la situación será complicada dentro de unos meses y más cuanto más se alargue la cuarentena.

La peor parte en esta situación se la llevan las series de emisión semanal de las cadenas en abierto norteamericanas, las cuales van produciendo capítulos nuevos mientras tienen otros anteriores de la misma temporada en emisión. Es decir, que series como Anatomía de Grey o Sobrenatural podrían quedarse, de momento, sin el tramo final de su temporada (final de serie, en el caso de la segunda), que ya veremos si retoman o no, e igualmente afecta a los pilotos de series que se deberían estar preparando ahora para la temporada que viene.

Esta situación nos recuerda, en cierto modo, a la que se vivió en 2007 como consecuencia de la huelga de guionistas que duró entre noviembre de aquel año y febrero del siguiente y que paralizó la producción cuando dejaron de llegar libretos nuevos a las manos de los directores. Los seriéfilos que seguían por aquel entonces series como Perdidos o Mujeres desesperadas recordarán que ambas series vieron su temporada 4 reducida en el número de episodios, a consecuencia de esos meses de parón de los guionistas.

No fueron las únicas, ya que todo se detuvo, y como consecuencia asistimos a finales abruptos, tramas que se reducían a la coherencia mínima para zanjarse rápido o incluso series que jamás volvieron. Un desastre. Doloroso fue el caso de la estupenda y original Criando Malvas, que se estrenó aquel año y, aunque el canal ABC le concedió segunda temporada, con todo el lío no consiguió enraizar. Pero más allá de que como espectadores nos quedásemos sin series, la gravedad de la situación estaba en el alto impacto económico para la industria: el economista Jack Kyser estimó unas pérdidas de 2.100 millones para la economía norteamericana.

En el caso de las plataformas actuales es distinto (así como el de muchas cadenas de cable), ya que prácticamente ninguna ha adoptado la emisión semanal de series en producción como modelo. Netflix y las demás producen temporadas completas y después las lanzan, y luego pasan a la siguiente. Incluso HBO, aunque emita semana a semana, estrena con la temporada ya producida entera. Así, y con un calendario que nunca es a corto plazo, tienen material para ir lanzando en los próximos meses. Insisto: Netflix no se va a quedar sin novedades pronto, aunque quizás sí empiece a dosificarlas un poco más por si las moscas. El caso de Fargo, que no estaba terminada aunque su estreno estuviese previsto para abril (y se ha retrasado), no es la tónica general.

Eso sí, tampoco nos relajemos demasiado: el sindicato de guionistas de Estados Unidos había anunciado nueva huelga para finales de año si no conseguían ciertas acuerdos. Si eso se junta con la crisis derivada del parón de producción del coronavirus, sí podríamos estar ante una situación catastrófica (dentro de lo catastrófico que es la ausencia de nuevas series, claro) que provocase la sequía seriéfila.

En España, desde hace tiempo se adoptó un modelo más parecido al del cable y las plataformas americanas. Salvo las series diarias, pocas llevan un ritmo de grabación semanal y, aún con todo, esas se producen con un colchón de varias semanas entre rodaje y emisión. Mercado central no cerrará de golpe, pero el final de El secreto de Puente Viejo se va a demorar más de lo esperado, por ejemplo.

Las otras series, las de prime time de las cadenas en abierto y las de plataformas como Movistar+ o Netflix, se graban temporadas completas. Lo que esté a medias, tendrá que esperar, y lo que esté rodado entero podrá llegar a emisión sin preocupaciones. Y, afortunadamente, todas tienen bastantes series en la recámara para pasar sin problema los próximos meses. Según mis cálculos, me atrevería a decir que hay contenido para que no nos preocupemos hasta 2021.

Por tanto, preocupación moderada y ya iremos viendo qué pasa. Y si nos quedamos sin nuevas series, siempre nos quedarán los interminables catálogos de series recientes y antiguas para ver y volver a ver. Revivir Sexo en Nueva York desde el principio, un repaso por los mejores episodios de Aquí no hay quién viva, curiosear el archivo de series de TVE… Y esas cuentas pendientes que todos tenemos. ¿Me dará por ver El internado antes de que estrenen El internado: Las cumbres?

Si las series paran sus rodajes, ¿cuándo volveremos a verlas?
Para bastantes ficciones, los episodios que emitan esta primavera serán los últimos hasta la próxima temporadafueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir