Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Cleptómanas’ entretiene y cala sin pretender dar lecciones

La serie de Netflix habla de temas adolescentes con total normalidad y naturalidad

Tabitha, Moe y Elodie, las protagonistas de ‘Cleptómanas’. (Fuente: Netflix)

Esta crítica se ha escrito después de ver la primera temporada de ‘Cleptómanas’ y no contiene spoilers.

Cleptómanas (o Trinkets, como se llama originalmente) es la última serie juvenil de Netflix. En diez episodios de 25 minutos nos presentan a Elodie (Brianna Hildebrand), Moe (Kiana Madeira) y Tabitha (Quintessa Swindell) tres chicas que comparten instituto y poco más. Será un grupo de apoyo a la cleptomanía el que las acercará. La serie ha sido creada por Amy Andelson, Emily Meyer y Kirsten Smith y, por el momento, cuenta sólo con una primera temporada.

Pese a lo aparentemente dramático de su premisa, lo cierto es que es una historia divertida, que consigue acompañar las situaciones problemáticas con contrapuntos entretenidos o tiernos que no hagan de ella el dramón de la temporada. En su favor juega claramente el formato escogido; los 25 minutos pasan rápidamente, de manera que es de esas series que deja con ganas de más. De hecho, algo así pasa con la propia temporada, que acaba y quedas con sensación de necesitar que continúe al menos un rato más.

Brianna Hildebrand, quien da vida a Elodie, además, es una elección perfecta para el personaje protagonista. Es la dulzura personificada y muestra una situación complicada con un gesto muy poco histérico. El tono general de la serie hace que sean ellas las que enganchen. Tienen una forma de relacionarse las tres y de apoyarse que muestra la amistad adolescente de una forma casi pura. Las discusiones son genuinas y los momentos de amor infinito también.

Cleptómanas se presenta como una serie adolescente sin pretensiones; su tono es ligero y llano. Tras él hay todo un discurso de normalización de ciertas situaciones que son de agradecer. Hay personajes afeminados u homosexuales, pero su lógica dentro de la serie no es representar una cuota. Simplemente están y tratan con completa naturalidad su condición. Han venido a contarnos otras cosas; sus alegrías, farras o discusiones con sus padres. Y como parte de su vida está el desear a alguien de su género, como les sucede a sus compañeras heterosexuales.

Sin entrar en detalles para no destriparla, sí muestra una batalla con una actitud muy clara cuando se habla de abuso. Ante una situación en donde se plantea la violencia de género, la respuesta de ellas es de rechazo absoluto, dando por sentado que no hay nada que justifique algo así. Son varias las situaciones que se muestran, y en todas ellas son inflexibles. No lo es su entorno, que ríe, como sigue sucediendo, actitudes que entran en el abuso de confianza, en el mejor de los casos. Logra además mostrarlo sin escenas inverosímiles. Es fácil entender que una situación extrema está mal; lo bueno de Cleptómanas es que lo esneña con grises que a veces son más difíciles de detectar, en especial siendo muy joven.

Bajo la apariencia de producción del montón, demuestra ser un título que bien podría aguantar varias temporadas y establecerse como serie de fondo. Muchas querrían ser tan dignas sin necesidad de fuegos artificiales, escenas trepidantes o sexo explícito prohibido para demostrar su modernidad. Cleptómanas es de esos títulos que comienzas en una tarde de aburrimiento y terminas porque te ha conquistado.

‘Cleptómanas’ está disponible en Netlix.

Crítica: ‘The Bold Type’ (temporada 3) y el mundo utópico al que aspiramos
Retratos positivos de la amistad femenina, las relaciones románticas sanas, la libertad de elección y el feminismofueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir