Fuera de Series Fuera de Series

Críticas

Crítica: ‘El cuento de la criada’ 3×08 — ‘Incapaz’

En el que reina el caos y conocemos a Tía Lydia antes de Gilead

(Fuente: Hulu)

Este episodio (como el anterior) quizá no sea recordado como uno de los mejores de El cuento de la criada, pero ojalá todos los “malos” episodios de las series fueran como este. Es cierto que hay algo que no termina de funcionar en la estructura, porque la relación entre las imágenes de la vida antes de Gilead y el presente no resultan tan orgánicas como en episodios previos, pero la complejidad emocional de las tramas de June y Tía Lydia y un final potentísimo lo compensan.

El tono general del episodio fue la incomodidad; no nos dio ni un solo momento de respiro y no había esperanza en ningún rincón. A June la ha roto Gilead y verla impasible ante la violencia y haciendo daño activamente a una de sus compañeras es muy descorazonador, pero empecemos por Lydia Clements.

(Fuente: Hulu)

Su flashback era de los más esperados. Por esos pocos y pequeños momentos en los que Tía Lydia había dejado asomar algo de compasión durante la serie, quizá esperábamos ver cuál fue el momento clave de su pasado que la llevó a convertirse en la persona que conocimos en Gilead. Pero la suya, como la de Serena, no es una historia de origen del villano, porque esta no es una película de superhéroes. Y no hay opción de redención retroactiva.

La Lydia que conocemos parece una buena profesora que se preocupa por sus alumnos, especialmente de Ryan, un niño que considera no está siendo atendido por su madre (Noelle) como debería. Podría pensarse (y seguramente ella lo creía) que tenía buenas intenciones, pero con su escala moral estricta y profundamente religiosa juzgó permanentemente a Noelle como una persona inadecuada.

De Lydia supimos en el episodio 2×08 que fue la madrina del hijo de su hermana y que éste murió a los cuatro días de haber nacido. En este episodio descubrimos también que estuvo casada y que aquello no acabó muy bien. El por qué no se explica en ningún momento pero, en cualquier caso, ahora es una persona solitaria aferrada a los mandatos de la Biblia, de la que comparte el conocimiento de versículos con el director de la escuela, casi con la misma complicidad que nosotros cuando alguien caza la referencia de una serie o película que hemos usado.

De su hermana no hay rastro, porque Lydia comparte los días de Navidad con Noelle y Ryan, para el que se ha convertido en “Tía Lydia”, no tiene a nadie más. Su relación con Noelle es compleja, porque ella cree que la está ayudando a ser mejor persona, una madre adecuada, porque según su criterio moral no lo es.

(Fuente: Hulu)

El detonante que derivó en la separación forzosa de Ryan de su madre (la primera de muchas que orquestado en Gilead) no fue que el director de la escuela rechazara a Lydia. Que reportara a Noelle no fue un acto de venganza. Al menos no de forma tan simple.

Su posible recuento de aquella noche es que la falta de control (en su cabeza es imperdonable) la llevó a comportarse de forma impúdica (una vez más, según sus creencias) y esto hizo que la rechazaran (él solo quería tiempo). La consecuencia de todo esto fue vergüenza y eso es algo que los creyentes no suelen procesar muy bien. Por eso, hacer sentir avergonzadas a las Criadas es un instrumento clave en su sistema de formación en Gilead, como podemos ver en los círculos en los que las hace testificar (las señala).

(Fuente: Hulu)

El mismo círculo rojo sobre el que ella testifica cuando da su declaración para el reporte contra Noelle. Y la clave para entender su proceso de pensamiento está en la frase que dice en ese momento: “El niño es vulnerable ante una influencia corruptora. Por ley estamos obligados a reportar la debilidad moral”. Lydia culpa a Noelle de haberla corrompido, sin ella y su libertinaje nunca habría pasado lo que pasó. Ella es el niño en esa historia.

Y eso explica su argumentario en Gilead, cuando pone a June en el círculo del Centro rojo la señala como culpable de la muerte de la Martha, porque June la corrompió con su petición y la mostró como una persona débil. Por eso culpó a Janine al inicio de la serie de que la hubieran violado. Así es cómo ella ve el mundo y de esa flaqueza moral quiere protegerlas.

Conocer más a Lydia no nos hizo simpatizar con ella. Y me parece bien; es la persona que es y es consecuencia de su entorno, de las creencias con las que creció. Otro de los temas de los que habla cuando están en La rueda de la fortuna de las Criadas, asignándolas a casas para que las violen sin que causen molestias a sus propietarios: “se enfadan rápidamente, necesitamos una que sea tranquila”, “estos no quieren una Criada de color” (por supuesto que son racistas). Hay casas que no son buenas para las Criadas y hay Criadas que corrompen a otras, “a veces es una manzana y otras el barril”, siempre hay algo que ensucia la pureza.

El flashback ocurre en un momento antes de Gilead, pero como vemos ya estaba empezando a calar su fundamentalismo, porque nadie está obligado a reportar debilidad moral por ley. Noelle pudo ser una de las primeras Criadas, porque era fértil, “mala madre” y salía con hombres casados. Y su hijo puede estar viviendo en la casa de cualquier Comandante. Con ese reporte Lydia se ganó su puesto de Tía de Gilead. La teocracia instaurada no la corrompió, ella ya veía podrida, pero quizá tengamos la suerte de que su viaje sea a la inversa.

(Fuente: Hulu)

La que está teniendo un viaje convulso es June. De ella cada uno podía pensar lo que quisiera, pero siempre fue compasiva y en este episodio era incapaz de sentir nada. La June de antes no habría permitido el ostracismo al que se sometió a Ofmatthew (bueno, Natalie, que ya conocemos su nombre) y en esta ocasión fue ella quien lo promovió.

June sabe lo importante que es sentir el apoyo de sus compañeras, porque es lo único que tienen, pero aquí la vimos torturar psicológicamente a Natalie y disfrutar con ello. Cuando la niña de Ofandy nació muerta, June no se unió con el resto para consolarla, fue a ver a la niña sin vida y nos dijo que sintió alivio, porque sabe, como Natalie, que el futuro que le espera alberga horrores. Ha perdido la esperanza.

Y eso se demuestra en la escena final en el supermercado, en la que ni siquiera reacciona para proteger a Janine, en la se muestra desafiante cuando Natalie la apunta, en la que le sugiere con la mirada que mate a Tía Lydia. June sabe lo que sintió Lillie al apretar el detonador de la bomba, lo que sintió Emily cuando apuñaló a Tía Lydia, lo que sintió cuando envenenó a la Esposa en las Colonias o lo que sintió Moira al matar al Comandante mientras dormía: la pérdida de humanidad; todo da igual porque nada importa. Y eso devastador y siniestro. En eso las convierte Gilead, si no las mata antes.

(Fuente: Hulu)

“Lo que será, será. El futuro no es nuestro”.

Notas al margen:

  • June ha caído en la trampa de la mejor arma que tiene Gilead: enfrentar a las mujeres entre ellas. Es lo que le interesa al sistema porque sabe que juntas son más fuertes. Esperemos que todo esto nos conduzca a un despertar significativo.
  • El episodio verbaliza por qué June no ha sufrido los castigos que se esperarían en Gilead: la necesitan entera para el asunto diplomático con Canadá porque la enseñaron en el vídeo, es una Criada cuyas dos hijas prueban su fertilidad y Lydia culpa al entorno. Al parecer, antes de los Waterford, antes de que la conociéramos, era obediente. La Criada anterior de los Waterford se había suicidado, así que Tía Lydia achaca lo ocurrido a que hay algo en esa Casa que no funciona como debería. Y a la casa Lawrence culpan de las acciones de Emily y ahora las de June, que salpican todo. No se le pasa por la cabeza pensar que lo que las mueve a rebelarse y a explotar es Gilead.

(Fuente: Hulu)

  • Pobre Natalie. Ella es como Janine, solo hace lo que le dice Tía Lydia: internalizó la ideología de Gilead porque quería sobrevivir. Es superviviente de secuestro, violación, tortura, la depresión por el robo de tres niños, el miedo por la niña que lleva en el vientre. Y en este episodio la alienaron, es normal que explote y su destino fue muy triste. La actriz, Ashleigh LaThrop, hace un trabajo impresionante.
  • Y pobre Janine. Ángel de luz, intentando hacer sentir a Natalie menos sola. Dejad de maltratarla, basta ya.
  • No, Lydia, June no es la culpable de que Hannah haya sido arrebatada de su entorno: “La culpa es tuya”.
  • “Hay comandantes más poderosos que Lawrence”, como dijo él: “Todos estamos en peligro”.
  • Las críticas en Estados Unidos empiezan a ponerse serias con el tema racial. Aunque el racismo está planteado en el libro, en la serie prefirieron obviarlo para centrarse solo en la misoginia. Sin embargo, en este episodio se verbalizó que algunas casas prefieren que sus Criadas sean blancas y, ya que en los dos últimos episodios dos mujeres negras han muerto por la intervención de June, y la de Natalie fue una reacción violenta con armas involucradas, están surgiendo algunos debates interesantes.

Todas las críticas de ‘El cuento de la criada’

Los nuevos episodios de ‘El cuento de la criada’ están disponibles los jueves en HBO España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir