Quantcast
Crítica: ‘El juramento’, cuando el ego te hace grabarlo todo - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘El juramento’, cuando el ego te hace grabarlo todo

La serie documental recupera el histórico de archivos para mostrar la historia de NXIVM, una secta empresarial

La actriz Allison Mack, una de las principales “valedoras” de NXIVM. (Fuente: HBO España)

Esta crítica se ha escrito después de ver los dos primeros episodios de ‘El juramento’. No contiene spoilers.

Una de las metas de una secta es no parecerlo. Poca gente iría de cabeza a algo para lo que ya le avisan. En El juramento, HBO nos muestra un mecanismo que no es como el los demás grupos sectarios. O un poco sí.

NXIVM se presenta como una empresa (importante, el punto de partida no es el de un grupo de acompañamiento espiritual) llevada por la persona con el mayor cociente intelectual del mundo, que ha logrado armar un programa de éxito ejecutivo para optimizar las experiencias y comportamientos de quienes lo sigan. Supongo que la gente que entra pensará estar rodeada de otros ejemplares muy listos y profesionales, pero en algún momento se ven perdidos en un mecanismo jerarquizado y lleno de condiciones para ascender.

Porque, como poco a poco van narrando diferentes personas que han logrado salir de esa rueda, eso es lo que es. Tras la promesa de poder llegar a ganar dinero si sigues ascendiendo, atrapan a los miembros en cursillos eternos y caros que les acaban por absorber la vida. Podría ser simplemente una estafa piramidal económica, si no fuera porque el compromiso personal que piden es total, y porque a poco que hayas oído hablar de este tinglado ya sabes que esto solo es el principio.

En otros documentales queda confiar en quien está declarando y la presunción de profesionalidad de quien ha armado el metraje. En este caso, El juramento cuenta con, además de haber sido probado en los tribunales, cientos de horas de vídeo y audio por dos motivos: en primer lugar, la desconfianza de los miembros salientes, que querían recavar pruebas, pero también porque filmar todo lo que sucedía era una de las pretensiones de su gurú creador, que argumenta estar haciendo historia. Como ya pasaba en Wild Wild Country, queda poco a la imaginación; todo estuvo siempre a la vista.

En nueve episodios, de los que ya hemos podido ver dos, se presenta la historia cronológica de la experiencia de varios miembros huidos, cómo fue el proceso de darse cuenta de que estaban metidos en algo que no era normal y cuáles fueron los hechos que hicieron saltar las alarmas. Y se hace con un completo control del pulso narrativo, cosa que lo convierte en un documental ágil y que mantiene la intriga.

El juramento es un caramelito para todos aquellos que nos gustan estos temas y, habiendo visto su arranque, puede dar muchísimo de sí. Directo, sin histerias, con multitud de vídeos originales y todo el potencial para convertirse en una serie de lo más interesante.

‘El juramento’ se estrena cada domingo en HBO.

Crítica: ‘El asesino sin rostro’ va mucho más allá del true crime
La serie detalla la obsesión de la escritora Michelle McNamara por resolver el caso del asesino de Golden Statefueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir