Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘El Ministerio del Tiempo’ 3×10 — ‘Los refugiados del tiempo’

Comentario social y una amenaza para el Ministerio se unen en un capítulo muy logrado

AD

Refugiados moriscos del siglo XVII centran el episodio 31. (Fuente: Tamara Arranz/TVE)

Esta crítica contiene spoilers del episodio 3×10 de ‘El Ministerio del Tiempo’.

La ciencia ficción y la fantasía siempre han sido géneros mucho más eficaces para hacer comentario social que los dramas más realistas. Al espectador no le da la sensación de que le están sermoneando y la metáfora puede poner el dedo en la llaga de un modo más certero. Y el comentario puede aparecer en cualquier sitio. La segunda temporada de Supergirl tuvo toda una subtrama sobre el trato que los Estados Unidos da a sus inmigrantes, y El Ministerio del Tiempo se ha animado a trazar un paralelismo muy claro entre las crisis actuales de refugiados y la expulsión de los moriscos de España en 1609.

El modo en el que el delegado del Gobierno quiere devolverlos casi en caliente a su tiempo, el campamento que se tiene que improvisar en un ala que no se utiliza nunca del Ministerio, cómo el intento de atentado del Hijo de Padilla (con chaleco bomba, y aprovechando la cobertura que le dan miles de personas que tienen otros problemas) se utiliza para criminalizar a todos los refugiados… Es muy evidente de dónde han extraído su inspiración los guionistas, y resulta una trama muy eficaz para seguir contando la historia de la temporada.

Que no es otra que la guerra entre esas sociedades secretas que luchan por el control de la Historia de España y, al mismo tiempo, que intentan acabar con el Ministerio, que es lo único que se interpone en su camino.

Crítica: ‘El Ministerio del Tiempo’ 3×09 — ‘El cisma del tiempo’
Un capítulo lleno de actividad en el que el creador del libro de las puertas es pieza clavefueradeseries.com

Ahí hemos tenido una gran revelación: el jefe del Ángel Exterminador es el delegado del Gobierno. O está lo suficientemente bien conectado como para asumir ese cargo. Esto pone a todo el Ministerio en el mayor peligro en el que ha estado nunca, sobre todo si Salvador e Irene tardan en atar cabos. Se han dado cuenta de que Bosco no es de fiar, pero aún no han descubierto por qué, más allá de que no conozca a Chiquito de Calzada.

Pacino y Alonso tienen que evitar un atentado contra Simón Bolívar. (Fuente: Tamara Arranz/TVE)

El Ángel Exterminador, desde luego, se perfila como el gran villano. Su líder tiene más poder del que parecía y controla a sus seguidores con mano firme, y de remate, utiliza a asesinos que parecen salidos de Terminator. La identidad de dicho asesino puede ser interesante, porque Alonso cree que habla como un hombre de finales del siglo XVI. ¿Pero cómo han conseguido “fabricar” a ese Frankenstein? ¿Y conocen tan bien el Ministerio por el puesto de Bosco?

Las acciones del Ángel se notan en la misión que Alonso y Pacino tienen que cumplir, que es evitar que Simón Bolívar muera asesinado cuando apenas lleva un año como presidente de la Gran Colombia. Dicha misión vuelve a enfrentar a Alonso con sus ideas sobre el honor y la gloria de España, sobre las ansias de libertad e independencia y permite, de paso, colar varias reflexiones sobre la labor real de los gobernantes que también resultan muy apropiadas en nuestro contexto actual.

La aventura “bolivariana”, además, afianza el retrato de esa secta absolutista y de sus métodos mostrado en el episodio anterior, en su intento de asesinato del Papa Luna. Son bastante más despiadados que los de los Hijos de Padilla, aunque éstos recurran a terroristas suicidas, y su amenaza apunta a centrar los tres últimos episodios de la temporada.

Lola Mendieta, mujer de acción. (Fuente: Tamara Arranz/TVE)

Con Pacino y Alonso viajando por su cuenta, lo que también se afianza es el rol de Lola Mendieta dentro del Ministerio. Funciona como la agente de confianza de Salvador, la mujer de acción que asume el papel de Irene, más centrada en cuestiones directivas. Lola es, como si dijéramos, el primer último recurso; si Irene tiene que entrar en acción, es que la cosa se ha puesto realmente fea. Y Lola es, también, la que no flaquea a la hora de tomar decisiones drásticas, como disparar entre los ojos al Hijo de Padilla con el chaleco bomba.

Su determinación va a ser importante en la lucha final, tanto como la intuición de Irene, las directrices de Salvador o el arrojo de Alonso. La lucha, sin embargo, bien puede llevarse un pedazo del alma del Ministerio porque sus rivales están dispuestos a la tierra quemada.

Notas al margen

  • Además de Chiquito de la Calzada, El Ministerio del Tiempo referencia también a otros dos cómicos que, en su momento, tuvieron un enorme éxito como pareja cinematográfica: Andrés Pajares y Fernando Esteso.
  • El homenaje cinematográfico en la misión para salvar a Bolívar es a Barry Lyndon, de Stanley Kubrick. No sólo está en el uso de piezas de Schubert y del Requiem de Mozart en la banda sonora, sino también en el duelo entre Alonso y Andrés de Urdaneta en ese almacén vacío.
  • Simón Bolívar, por cierto, está interpretado por Juan Pablo Shuk, actor colombiano que se hizo famoso por ser el villano de Pasión de gavilanes.

Todas las críticas de la tercera temporada de ‘El Ministerio del Tiempo’

‘El Ministerio del Tiempo’ se emite los lunes, a las 22:40, en La 1.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir