Quantcast
Crítica: la temporada 2 de ‘Ramy’ confirma que su éxito no fue casualidad - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: la temporada 2 de ‘Ramy’ confirma que su éxito no fue casualidad

Ramy Youssef se ha consolidado como una de las voces con más personalidad y talento del panorama estadounidense

(Fuente: IMDb)

Este artículo se ha escrito después de ver la segunda temporada de ‘Ramy’. Contiene spoilers.

Ramy Youssef es uno más en una larga lista de cómicos estadounidenses que ha creado una dramedia semiautobiográfica. Ramy, su serie, pudo haber sido muchas cosas. Quizá una exploración de los retos que se encuentra un veinteañero musulmán hijo de familia árabe en el cerrado círculo del mundo de la comedia de Nueva York. O una radiografía social de los prejuicios de la sociedad americana hacia su cultura y su religión.

También podría haber optado por crear una versión más sencilla de sí mismo, una que renegara de los ritos y preceptos de su fe religiosa; pero Youssef tenía muy claro lo que quería contar: tanto él como su personaje en la serie quieren ser buenos musulmanes. Y para serlo, necesitan descubrir qué es lo que eso significa realmente.

Su viaje de autodescubrimiento lo ha llevado en esta entrega por unos caminos que producen incomodidad en el espectador. Puede que la serie no juzgue a Ramy, pero nosotros no podemos evitar hacerlo y, como tampoco lo redime en ningún momento, no ofrece respiro a nuestra mirada inquisitiva. Más allá de los errores que comete en sus relaciones románticas, por su tendencia a no tener nunca en consideración los sentimientos de sus parejas, el egocentrismo patológico y su egoísmo exacerbado causan daños irreparables en las vidas de otras personas, como fue el caso de Dennis, el veterano de guerra que conoce en la cafetería de su primo. La trama más difícil de ver en toda esta segunda temporada.

(Fuente: Starzplay)

Como este tema del abandono social e institucional de los soldados después de una guerra, en sus diez episodios la serie habla de muchos otros que merecerían un análisis; desde la representación del deseo sexual en las personas con diversidad funcional al racismo en el seno de la comunidad musulmana o la masculinidad tóxica que esconde la homofobia interiorizada. Y lo hace encontrando espacio para la comedia, porque Ramy no se recrea en las tragedias personales, pero tampoco evita mirarlas.

Es una serie difícil de definir, pero hay tres cosas en las que todos podemos estar de acuerdo: la de Youssef es una de las voces más personales, interesantes y únicas del panorama televisivo estadounidense; desde lo específico consigue hablar de inquietudes universales; y los episodios que ponen el foco en otros personajes son los mejores de cada temporada, porque Ramy es egoísta, pero Ramy Youssef es generoso y reserva los mejores momentos para los otros miembros de su familia en la ficción.

No solo son los mejores de cada temporada de Ramy, son episodios independientes que pueden verse sin seguir la serie y que son dignos de entrar en las listas de los mejores del año. El año pasado tuvimos los dedicados a Maysa y a Dena, madre y hermana de Ramy, que repiten en esta entrega junto a los centrados en su padre y su tío Naseem. Los cuatro son pequeñas joyas en sí mismos, son sorprendentes, complejos y revelan conflictos de identidad interesantes, pero reconozco que tengo debilidad absoluta por el personaje de Hiam Abbas (Succession), Maysa es mi persona favorita de la serie y sus aventuras siempre me conquistan. El momento en el que dice cuáles son sus pronombres y pregunta por los de los demás en la reunión con Sheikh Malik y Zainab ya es uno de mis preferidos de 2020.

Ramy está disponible en Starzplay.

Así surgió el personaje que interpreta Mahershala Ali en ‘Ramy’
La serie ya ha estrenado su segunda temporada completa en Starzplayfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir