Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Nola Darling’ entra directamente al top de heroínas modernas

30 años después de la película ‘She’s Gotta Have it’, la serie de Spike Lee llega y se une a la conversación sobre el acoso sexual

DeWanda Wise es Nola Darling en ‘She’s Gotta Have it’. (Fuente: Netflix)

Esta crítica no contiene spoilers.

Durante el verano de 1985, Spike Lee rodó en dos semanas, en blanco y negro y con un presupuesto de 175.000 dólares su primera película profesional, She’s Gotta Have it. Una obra claramente influenciada por la nouvelle vague en la que experimentaba con la narrativa y con las convenciones culturales de raza, clase e identidad de género. La película se estrenó al año siguiente, recaudó 8,5 millones de dólares y consiguió dos Spirit Awards, uno para su protagonista, Tracy Camilla Johns, y el de mejor director.

30 años después nos llega Nola Darling, la adaptación de aquella película, como una serie de diez episodios y que mantiene la premisa: Nola Darling, una artista veinteañera que vive en Brooklyn, se niega a que le cuelguen ninguna etiqueta, y no está dispuesta a vivir y a restringir su sexualidad según ninguna norma estipulada socialmente.

Desde entonces muchas cosas han cambiado, por ejemplo, el paisaje de Brooklyn con la gentrificación, o la forma de hacer y distribuir lo audiovisual, pero es curioso ver cómo la semilla de las problemáticas de la identidad femenina y cómo los hombres se sienten con la libertad de leer y poseer sus cuerpos siguen estando allí después de 30 años.

Los carteles nos cuentan algo. Nora Darling es el verdadero centro de la serie (izquierda).

La película original está disponible en Netflix y la vi el fin de semana anterior al estreno de la serie. No la conocía y quizá muchos de vosotros tampoco. Me ha resultado un ejercicio curioso ver cómo gran parte del primer episodio es una traslación casi literal del principio de la película y su estilo sigue pareciendo rompedor a día de hoy. Sin embargo, no hace falta verla para disfrutar de la serie, Nola Darling se defiende y se vale por sí sola.

Si queréis ver un Brooklyn (más real y multicultural) distinto al de Girls, si os gusta Insecure y os estimula la conciencia política de Queridos Blancos, Nora Darling os va a encantar. He visto sólo tres episodios, pero porque tenía que sentarme a escribir esta crítica; con gusto habría hecho un maratón, y es justo lo que planeo hacer este fin de semana.

De qué va

Cómo os decíamos, la premisa y el universo de la película y la serie son los mismos y la esencia del personaje protagonista también. No lo es en cambio el conflicto central. En la película, lo más importante era que Nola tenía varias parejas sexuales y eso la convertía en un bicho raro o, según algunos, una enferma. La Nola Darling de 1986 es una mujer independiente que disfruta de su sexualidad y encuentra en cada pareja algo que la hace sentir bien. La Nola Darling de 2017 (una magnífica DeWanda Wise), también pero, además, es un personaje tridimensional que realmente se define mucho más allá de su sexualidad.

Fuente: Netflix.

Spike Lee dirige los diez episodios de la temporada y firma el primero y el último, pero reunió una sala de guionistas conformada en su mayoría por mujeres (Radha Blank, Eisa Davis, Joie Lee, Lynn Nottage), y se nota. La serie se siente muy actual y relevante desde la experiencia femenina en general, y la de la mujer negra en concreto. Su estreno llega medio del movimiento #MeToo que ha nacido como apoyo y respuesta a todas las historias que se están haciendo públicas sobre el acoso sistemático en la industria de Hollywood (y en la sociedad en general). En el primer episodio, Nola es víctima de una situación de acoso.

Buscando su propia voz

La serie Nola Darling explora con mucha inteligencia las reacciones de los otros y lidia muy bien con las consecuencias emocionales del hecho, pero también lo utiliza como elemento catalizador de la expresión artística del personaje de Nola. Durante una conversación previa con su grupo de amigas, nos habían plantado la semilla de su capacidad para transformar en arte sus experiencias: Nola explica cómo supo reinventar durante una entrevista de trabajo unas manchas accidentales en los diseños de su portfolio como una manifestación intencionada de su arte. Es así como empieza a encontrar su propia voz como artista durante la serie, reapropiándose de las experiencias en sus propios términos.

En los tres episodios que he visto hasta ahora hemos conocido a tres hombres como sus parejas sexuales. Cada uno de ellos le ofrece un tipo de relación diferente que podrían ser las partes de un todo idealizado en una pareja ideal, pero también representan de alguna forma actitudes ante la vida a las que aspira para sentirse libre: Overstreet (Lyriq Bent, Rookie Blue) representa la estabilidad; Greer (Cleo Anthony, Extant) representa la pasión y la confianza en sí mismo; y Mars (Anthony Ramos, Hamilton), representa la espontaneidad y una actitud positiva ante la vida.

Episodio a episodio vamos conociendo más a Nola a través de la mirada de los otros pero también, y más importante aún, a través de sus pasiones, sus inquietudes y sus inseguridades. La serie es un ejercicio de deconstrucción del personaje y de construcción de su persona.

Fuente: Netflix.

La vemos creando su arte en la intimidad y compartiendo momentos con sus amigas, con su familia, con vecinos o con una psicóloga, manteniendo siempre conversaciones interesantes, referenciales y autoconscientes sobre feminismo, género, estereotipos, cultura, clase y raza. Hay texto, subtexto, y también intertexto; no recuerdo haber visto antes como recurso de transición poner la portada del disco de la canción que se ha utilizado durante una escena, es atractivo en cuanto estilo, simple y también informativo; nos ahorra abrir Shazam o preguntárselo a Siri.

Cada capítulo dura entre 30 y 35 minutos y están centrados en una experiencia/conflicto propio; están diseñados para funcionar como episodios, aunque los veamos en maratón, podemos identificarlos por separado y no como extensiones de una película de 5 horas. El uso de la música es sobresaliente, abundan las referencias cinematográficas, visualmente es atractiva y los actores están geniales cada uno en su papel.

Fuente: Netflix.

Nola Darling es una serie entretenida y adictiva que dialoga con su entorno social y cultural. A partir de lo específico de la experiencia de la mujer joven y negra de Estados Unidos, apela a la experiencia femenina en general.

Me atrevo a afirmar que es imposible no sentirnos identificadas desde el final del primer episodio vivamos donde vivamos. Y no sólo como mujeres, todos los espectros del género podrán verse reflejados o encontrar inspiración en alguna actitud, y podrán identificarse con el deseo de poder expresar nuestra identidad sin que nuestros cuerpos y nuestra persona sean interpretados, cuestionados y vulnerados constantemente por la mirada ajena, con el deseo de poder vivir bajo nuestros propios términos. Esta #NolaDarling es desde ya un referente de la cultura popular.

Crítica: La segunda temporada de ‘Insecure’ ha sido ‘Hella maravillosa’
La serie de Issa Rae se consolida como uno de los regresos que más esperaremos cada añofueradeseries.com

Notas al margen

  • Las fotografías en blanco y negro de los títulos de crédito son las mismas que Spike Lee usó en la película y se alternan con imágenes a color del Brooklyn de hoy.
  • La productora Tonya Lewis Lee es la responsable de que la película se haya convertido en serie. Es también la esposa de Spike Lee.
  • Joey Lee interpreta a la madre de Nola Darling y es hermana en la vida real de Spike Lee. También es guionista de uno de los episodios. En la película original interpretaba a Clorinda Bradford.
  • El personaje de Mars Blackmon, que aquí interpreta Anthony Ramos, estaba interpretado en la película por Spike Lee. El personaje se convirtió en un icono y protagonizó varios anuncios para Nike junto a Michael Jordan. Veréis un guiño en una escena en la habitación del personaje que interpreta Anthony Ramos.

Fuente: Netflix.

  • Tatyana Fazlalizadeh es asesora de la serie, es la responsable de los lienzos que dibuja Nola (estuvo presente en todas las escenas) y también de la campaña de carteles callejeros que crea Nola en la serie. Fazlalizadeh es una activista y artista de Brooklyn, responsable de la campaña ‘Stop Telling Women To Smile’, para la que se basó en entrevistas con mujeres acerca de sus experiencias con el acoso sexual.
  • Seguro que con series como Nola Darling, Insecure, Queridos blancos o Luke Cage habéis leído comentarios del tipo: “me cuesta entrar porque me falta contexto cultural”, ¿no os parece curioso que ese nunca sea un argumento para no entrar en series de mafiosos, de asesinos en serie, o de épocas pasadas o futuras?. No hace falta ser mujer, negra, veinteañera y vivir en Brooklyn para entender realidades diferentes a la nuestra y, si hacen referencia a un nombre que no nos suena, lo buscamos en Google y habremos aprendido algo nuevo. Yo he añadido el libro Citizen de Claudia Rankine a mi lista de Goodreads.

La primera temporada de ‘Nola Darling’ está disponible en Netflix.

Crítica: ‘Dear White People’, orgullo y prejuicios
La nueva comedia de Netflix es inteligente, relevante y muy divertida. Un estreno que tienes que ver.fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir