Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Sed de revancha’ combina lo conocido con voz propia

Cuatro adolescentes se unen creando una mano negra en un instituto inglés

(Fuente: imdb)

Esta crítica se ha escrito tras ver la primera temporada de ‘Sed de revancha’ y no contiene spoilers.

Cuatro chicas, un instituto privado y una asociación secreta que sirve justicia a medida. La premisa de Sed de revancha no es nada original, pero pone ante nosotros una combinación que, bien mezclada, es garantía de enganche. Los diez episodios de su primera temporada se emitieron en BBC el pasado febrero y, por fin, podemos verlos aquí vía Netflix.

Olivia, Margot, Bree y Kitty son cuatro “amienemigas”. Nada las une hasta que deciden formar un grupo llamado NTE que se encargará de destapar las injusticias de un centro exclusivo. No hay tensión sexual ni diálogos mordaces; no se trata de otra Élite, y eso está bien, porque hasta el momento ninguna de las copias ha sabido estar a la altura.

De hecho, la historia parte con la muerte de uno de los matones de clase, el típico chico al que se le rinde homenaje mientras todos piensan que no se ha perdido tanto. Y si te suena, es porque podría ser una temporada de Por trece razones, si no fuera porque Sed de revancha lo sabe hacer mucho mejor.

Con episodios de 30 minutos, la serie se acerca a la versión comedida de Pequeñas mentirosas. No tiene su nivel de descontrol (nadie logrará tenerlo nunca) ni de embrollar la madeja, pero el tono de las escenas y del comportamiento entre las cuatro protagonistas recuerda a la adaptación de las obras de Sara Shepard mucho más de lo que su propia secuela hacía. Faltan ropas extremas y locales con estilo, eso es cierto, pero es algo así como la versión terrenal de las cuatro divinas de Rosewood.

(Fuente: imdb)

Y es que, aunque recuerde a otros títulos, logra tener personalidad propia. El centro, su entorno y la rutina de las familias de los alumnos están suficientemente definidas para no ser un calco. Haber optado por un lugar más tradicional y menos estridente le da una huella que se agradece y que la distancia de otros títulos. Su otro punto a favor es la duración, que ya he mencionado; dar 40 minutos de adrenalina es muy difícil y hay que ser muy bueno para que no resulte una copia pocha de todo lo visto; en treinta hay maniobra para que, estructurándolo de una forma canónica (introducción, nudo y desenlace), no sobren minutos.

Por último, tiene a favor su falta de pretensión. Otras han fallado por querer estar en el centro de la discusión social. Ese es, de hecho, el mayor error de Control Z o de la última de Por trece razones; hay que ser muy bueno para meterse en ciertos jardines y no salir escaldado. En ese sentido, esta es mucho más tradicional y menos presuntuosa; el resultado es que, cuando asoma la patita en temas actuales, lo hace con una sencillez que es bien recibida. No vamos a dar más detalles, pero abre caminos que pueden ser interesantes en una segunda temporada.

En definitiva, Sed de revancha funciona muy bien. Porque no quiere trascender, pero también porque aprende de lo que hemos visto para mostrar su propia versión de los dramas escolares adolescentes sin necesidad de hacer un calco. Es entretenida, con una buena sintonía de cierre, simpática y sin grandes lecciones morales. Tiene todo lo que hay que tener para una razonablemente buena temporada de presentación.

‘Sed de revancha’ está disponible en Netflix.

Crítica: ‘The Umbrella Academy’ vuelve a Netflix con lo que funciona
Buena música, comedia socarrona, grandes VFX: la serie insiste en la receta que la hizo grande de cara a su segunda…fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir