Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘The Handmaid’s Tale’ 2×05 — ‘Seeds’

Gilead nos muestra otro de sus terroríficos rituales en el episodio ‘Simientes’

AD

(Fuente: HBO España)

Los ritos ceremoniales de Gilead son escalofriantes. Sé que me repito, lo debo haber comentado después de casi cada episodio de The Handmaid’s Tale, pero cómo no hacerlo. El de esta semana es realmente aterrador y su puesta en escena está diseñada para mantener los vellos de punta en una ceremonia que contrasta con la que vemos en las Colonias.

En esta ocasión no hay flashbacks, y es el primer episodio de esta temporada que no recurre a ellos. Seeds está marcado tonalmente por el silencio de June. La ausencia de sus monólogos internos produce una atmósfera enrarecida durante sus escenas, y ese silencio se extiende de alguna forma al resto de personajes, porque es mucho más importante todo lo que no se dice, lo que se sugiere. Cada frase tiene una segunda lectura, una intención subyacente, una declaración tácita que demuestra quién sabe qué y cómo esa información representa poder.

La acción se divide entre la casa de los Waterford y las Colonias, con Serena y Janine como protagonistas. Cada una intenta sacar lo mejor de la situación en la que están obligadas a vivir. Es realmente difícil empatizar con Serena porque es un personaje muy complejo y su existencia representa lo peor de Gilead, porque es mujer. Ha sido artífice y sigue siendo cómplice de sus atrocidades, pero las palabras que le dice a Eden, de alguna forma intentan aportar luz a la dura realidad a la que la somete el deber. Algo parecido a la boda que sugiere Janine entre Fiona y Kit. Establecer ese paralelismo resulta chocante porque Janine es pura bondad y Serena es Serena, pero está ahí.

Serena

(Fuente: HBO España)

Las Esposas tienen estatus social pero no tienen ningún poder en Gilead, su influencia se reduce al círculo doméstico, a las cuatro paredes de su casa, pero allí tampoco tienen nada qué decir o hacer. Dependen de las Marthas, de las Criadas, de las Tías para supervisar los embarazos, y de sus Esposos. No pintan nada, sólo tienen mejor ropa y el “privilegio” de sentarse en primera fila en los rituales.

Si se diera el caso de estar casadas con una persona a la que conocían antes de que se instaurara la dictadura, y que lo hicieran por amor, tampoco tienen derecho a disfrutar de placer sexual, porque el coito sólo se justifica por su función biológica y, si son estériles, les está prohibido. De masturbación ni hablamos, porque por supuesto es pecado, y Gilead ejerce un efecto panóptico en sus súbditos: nunca sabes quién te está observando, no existe la intimidad. Por eso, cuando le cita a Eden el Cantar de los cantares (he buscado la frase en Google), termina la frase diciendo: “al menos así debería ser”. No parece que sea su caso.

Serena Joy, su nombre es bastante irónico. No hay nada que invite al júbilo en su vida y desde luego le falta serenidad. Ahora que Offred es dócil, se frustra porque no le da réplica. La envidia porque Nick se preocupa por ella, cuando por su parte no consigue que su esposo le diga una sola frase durante el desayuno, y Tía Lydia se recrea restregándole la superioridad y los privilegios de los que disfruta, nunca un lápiz fue un símbolo de poder tan claro.

(Fuente: HBO España)

“Deja que me bese con los besos de su boca, pues su amor es mejor que el vino”.

Serena vive en una permanente contradicción. Durante la ceremonia de las bodas múltiples es difícil determinar si le produce algún tipo de conflicto comprobar que las nuevas Esposas son niñas. Al inicio está sonriente, como solemos estar en las bodas, pero cuando se levantan los velos y hacen el desfile oficial sólo hay un plano en el que aparece ligeramente seria, y no puedo asegurar si es incomodidad e intenta mantener la fachada que le exige su rango o si acepta la situación como un mandato divino.

Y, como asignarle a Nick una (¿econo?)Esposa, juega a su favor en la competencia interna que tiene con June, quizá se olvida de todo lo demás y sólo piensa en apuntarse una satisfacción personal. Pero la charla que mantiene con Eden tiene algo de maternal y el consejo parece honesto, como si en ese momento la reconociera como una niña que no sabe nada y quisiera decirle que su nueva obligación no tiene que ser un mero trámite, que la intimidad puede crear un vínculo emocional y que tiene derecho a sentir placer. Fueron palabras peligrosas, porque el problema, y lo que hace que todo sea aún más retorcido, es que Eden parece una verdadera creyente.

‘Prayvaganza’

(Fuente: HBO España)

Como la serie nos va mostrando los ladrillos que han edificado a Gilead a trozos, y la dictadura ya lleva instaurada varios años, la sorpresa de Nick al abrir la caja que les entregan durante la ceremonia me hace pensar que el Día de acción de gracias quizá está destinado a honrar a los Guardianes, pero que la asignación de Esposas no es lo que siempre se ha hecho para celebrarlo. Tal como le dice luego Fred, fue algo arreglado a última hora, la única forma que el Comandante encontró de ejercer su poder ya que su sugerencia para trasladarlo fue rechazada (en otro de los fascinantes juegos de poder del episodio) por Andrew, su superior (quien reclutó a Nick como Ojo y lo asignó en su casa).

(Fuente: HBO España)

Ver a esas niñas entregadas por sus madres (porque en Gilead los ejercicios de opresión siempre tienen nombre femenino) es realmente terrorífico. La puesta en escena de la secuencia en la que empiezan a levantarse los velos es magistral, es repugnante, pero desde el punto de vista técnico y narrativo es intachable. La cámara está detrás de los hombros de los Guardianes y esto hace que la revelación sea más impactante cuando esos rostros inocentes quedan en primer plano. Lo vemos en tres ocasiones y para cuando llega el momento de Nick, la cámara se sitúa frente a su rostro para que podamos ver su reacción.

Todo empieza mal, y acabará peor, si ante cada episodio de The Handmaid’s Tale sentimos desasiego, esta nueva trama promete ser muy incómoda y perturbadora. Veremos a Nick como el cómplice del sistema que es, porque a pesar de su relación con June, siempre lo ha sido y ahora Eden será su víctima y su verdugo, porque está obligado y no podrá negarse a hacer lo que le está impuesto por La ley si no quiere que ella lo denuncie.

Eden

(Fuente: HBO España)

Es una niña, es inocente y ha sido criada para ser Esposa. Es una verdadera creyente y esto nos hará ver un punto de vista nuevo, el de una generación que ha crecido dentro de las leyes del régimen, que no conoce otra realidad y que no tiene otras aspiraciones. Está programada para seguir los mandatos de Gilead.

June

(Fuente: HBO España)

Ha sido muy difícil seguir el episodio viéndola incapaz de reaccionar a nada de lo que le estaba ocurriendo. Su estado emocional era el de una persona con depresión que ve pasar la vida pero no puede sentir nada. Sentí que necesitaba su voz en off durante la ceremonia de los infiernos para saber realmente qué estaba pasando por su cabeza, estaba afectada, pero luego dirigió su mirada a la nada y se unió a los aplausos silenciosos, una decisión creativa que, por cierto, fue muy acertada.

Al final, consiguió despertar. Encontró la fuerza para hacerlo al descubrir que el bebé seguía vivo a pesar de todo y bajo las sábanas recuperó su voz, no como monólogo interior, es una voz nueva. Es una nueva June.

Janine

(Fuente: HBO España)

La elijo a ella y no a June para cerrar el comentario del episodio como reconocimiento a la dulzura de su personaje. Gilead la ha roto muchas veces, pero sigue en pie como un diente de león, capaz de florecer a pesar de la hostilidad del terreno. Psicológicamente está destrozada y en medio de toda la narrativa que Lydia le ha construido para anularla, su bondad y su inocencia siempre prevalecen. El gesto que tuvo con Fiona y Kit será recordado como uno de los momentos más emotivos de la serie. Venimos aquí, trabajamos y nos morimos. Pero no tienen que hacerlo solas, aunque la sociedad las trate como desechos. La liberación de las mujeres de Gilead tiene que ser un esfuerzo colectivo, no puede ser el escape de la Criada.

(Fuente: HBO España)

Notas al margen:

  • “Fue una boda preciosa”. Como contraste a lo que ocurrió en el resto del episodio fue muy simbólico, pero también como honesto gesto de reconocimiento, de disculpa y de agradecimiento por parte de Emily hacia Janine.
  • No pude identificar el color de los vestidos que Serena guardaba en el armario de Eden, pero podemos asumir que su rango será el de Econoesposa, porque las Esposas son las asignadas a los varones de la élite. Si su sueño es ser Esposa, probablemente haga manifiesto su interés en que Nick suba peldaños en la escalera de poder.
  • La frase sobre los dientes de León que dice Janine, es una recreación de una que dice June en el libro El cuento de la criada.
  • El control que ejerce Tía Lydia sobre el embarazo de Offred y la nula autonomía de Serena en esta cuestión está justificado porque las Criadas no pertenecen a las familias de los Comandantes, pertenecen al Estado y les son asignadas temporalmente hasta que cumplen su servicio.
  • El tema musical de la escena final de June es Heading Home de Julianna Barwick.
  • Todo lo que sé sobre los riesgos de los embarazos lo he aprendido con las series y las películas, así que no sé nada. Si veo una gota de sangre siempre me temo lo peor porque es lo que me han enseñado y, aunque es claramente una señal de peligro y de visita obligatoria al médico, por lo que he podido leer, alteraciones como la hemorragia coriónica o un desprendimiento prematuro de la placenta pueden producir sangrado abundante durante el embarazo que no necesariamente implican que este sea interrumpido. Repito que no sé nada sobre el tema y sólo lo añado como justificación narrativa.

(Fuente: HBO España)

  • A nivel de dirección el episodio destacó estableciendo juegos de miradas entre personajes, con planos elocuentes como el de June de espaldas frente al sitio donde en algún momento hubo un espejo y en un tratamiento intachable de la secuencia de la prayvaganza. Una vez hecho el reconocimiento a sus virtudes, tengo que mencionar que a nivel de narración, dirección y montaje la serie falla al contarnos cómo June llegó hasta el sitio donde la encuentra Nick y por qué la encuentra. Es una escena muy confusa. Dejando a un lado lo primero, repetí la escena de Nick en la lluvia con los auriculares al máximo volumen y en el momento en el que el se detiene y se toca el pelo, hay un ruido casi imperceptible que puede justificar que se gire, pero la decisión de que esto ocurra cuando se toca el pelo hace que parezca que el ruido es un carraspeo suyo. Creo que no ha sido el mejor trabajo de la serie, como diría Serena.

Todas las críticas de ‘The Handmaid’s Tale’

Los episodios nuevos de ‘The Handmaid’s Tale’ se estrenan los jueves en HBO España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir