Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Twin Peaks’ 3×05 — El puzzle empieza a encajar

¿Cuándo volverá el agente Cooper a ser quien era?

Naomi Watts y Kyle McLachlan, en ‘twin Peaks: The return’. (Fuente: Showtime)

Esta crítica va a contener spoilers del episodio 3×05, ‘Cooper’s dreams’, de ‘Twin Peaks: The return’.

La crítica que hacía la web Vulture de este quinto episodio de la tercera temporada de Twin Peaks expresaba una idea que no deja de tener cierta verdad: mientras Dale Cooper no sea Dale Cooper, a la serie le falta un ancla, una constante, si usamos terminología de Perdidos. Ver a Cooper/Dougie recuperar muy lentamente pedazos de su antiguo ser (su afición por el café o su reacción al oír las palabras “agente” y “casos”) puede ser francamente divertido, pero también genera cierto desasosiego.

Porque mientras Cooper está perdido en Nevada, en su vida familiar con Naomi Watts y en esas enormes chaquetas verdes, cosas muy malas están empezando a prepararse. Y Twin Peaks sigue coqueteando con despegarse por completo de cualquier atisbo de trama, aunque este quinto capítulo también da la sensación de empezar a conectar algunas piezas que estaban desperdigadas.

Por ejemplo, Dougie no es tan inocente como parece, porque su alianza matrimonial aparece en el estómago del cuerpo decapitado del mayor Garland Briggs (alguien crucial en el libro La historia secreta de Twin Peaks). O Cooper/BOB pretendía deshacerse de él incriminándolo. Al mismo tiempo, una misteriosa mujer lo busca para matarlo, y no parece que sus motivos tengan nada que ver con esa deuda que su esposa está desesperada por pagar.

Dougie esconde más capas de las que parecía a simple vista, y Cooper va a verse en medio de un buen embolado si no es capaz de recuperarse antes de que todas esas fuerzas vayan a por él.

La teoría de la caja de cristal
¿Qué nos está contando David Lynch con esa caja en ‘Twin Peaks’?fueradeseries.com

Que Briggs sea el cuerpo encontrado con la cabeza de la pobre Ruth Davenport conecta los hechos de Dakota del Sur con Twin Peaks, y la trama de Nevada lo hace a través de esa llave del hotel The Great Northern que la prostituta Jade envía por correo de vuelta al noroeste del Pacífico. Lo único que falta es que la agente Preston desvele a Cole y Albert que hay algo raro en las huellas dactilares de Cooper/BOB para que la bola eche a rodar.

Cooper/BOB la ha echado a rodar con esa llamada al mismo sitio donde llama la mujer que quiere ver muerto a Dougie, un sitio que vuelve a conectar esta tercera temporada con Fuego camina conmigo (y que detallaremos más adelante). Y aunque dicha llamada telefónica, y el juego de luces en la prisión, es desconcertante, no es la escena más llamativa del capítulo.

Amanda Seyfried es Becky. (Fuente: Showtime)

Ésa es el subidón de la cocaína en Becky, la hija de Shelly, a la que por fin vemos en persona. También vemos al arrastrado de su novio, otro más para la colección de hombres inútiles o crueles que pueblan Twin Peaks. Pero esa representación de los efectos de la droga en Becky es una de las escenas más bonitas que la serie ha dejado hasta ahora.

El pueblo, por cierto, ha recibido un poco más de atención en este quinto capítulo. No sólo por Becky y su novio desastroso y yonqui, sino por la aparición de Shelly y Norma en el diner y, sobre todo, por ese tipo malvado del bar, un tipo que continúa la tradición del pueblo de tratar como basura a las chicas del lugar, y que los títulos de crédito presentan como Richard Horne.

Las piezas de Twin Peaks van encajando lentamente, pero la resolución del puzzle no es lo que más le interesa. Eso está más en las excentricidades del doctor Jacoby (la pala dorada para “sacarte a ti mismo del barro” es absurdamente gracioso) y en los momentos inquietantes inesperados. Pero sí, necesitamos que Cooper vuelva en sí lo antes posible.

Notas al margen

  • Ese misterioso lugar en Buenos Aires donde se reciben las llamadas de Cooper/BOB y de la mujer que anda detrás de Dougie conecta la serie con Fuego camina conmigo y, de nuevo, con Philip Jeffries, el agente del FBI que interpretó David Bowie y que había desaparecido en Argentina.
  • La forense de los asesinatos de Dakota del Sur es realmente divertida. Su actriz, Jane Adams, es de las nuevas incorporaciones al universo Lynch.
  • Con todos los grupos que tocan en el Roadhouse al final, o casi al final, de cada episodio se debería hacer una playlist cuando Twin Peaks llegue al final. El del quinto capítulo es Trouble, banda instrumental en la que toca Riley, hijo de David Lynch. De hecho, el próximo mes de septiembre se editará un disco con todas las canciones.
  • Las audiencias de esta tercera temporada en Showtime están siendo bastante bajas. Pero, por otro lado, los medios estadounidenses aún no se han cansado de hablar de la serie. Y la cadena ha liquidado de un plumazo cinco episodios en tres semanas de emisión.

La tercera temporada de ‘Twin Peaks’ se puede ver los lunes en Movistar Series Xtra.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir