Fuera de Series Fuera de Series

Cuál es el caso de “los niños de Atlanta” que centra una docuserie de HBO

‘Crimen y desaparición en Atlanta: Los niños perdidos’ se estrena el próximo 6 de abril

(Fuente: HBO España)

La próxima semana llega Crimen y desaparición en Atlanta: Los niños perdidos, un documental de HBO que analizará el asesinato de 30 personas, en su mayoría menores de edad, en esa ciudad de Georgia entre julio de 1979 y mayo de 1981. El caso posiblemente ya suene de algo porque es uno de los principales crímenes de los que se habla en la segunda temporada de Mindhunter.

Ciertos asesinatos logran trascender más allá del propio nombre, convirtiéndose en símbolos mayores o paralizando a la sociedad. Algo parecido pasó con este caso que, pese a que tuvo un condenado poco tiempo después, sigue siendo una de las incógnitas recurrentes cuando se habla de la historias de los asesinos en serie estadounidenses.

Las víctimas; un abanico demasiado amplio

En el verano de 1979, dos adolescentes de 14 años desaparecieron en la misma zona de Atlanta con muy pocos días de diferencia. Las alarmas saltaron en una comunidad que acabó encontrando ambos cadáveres abandonados en un lugar retirado. Con ellos arrancaría la lista que llegaría a tener tres decenas de jóvenes negros de la ciudad en apenas dos años.

Todos ellos tenían un patrón parecido en cuanto a área en la que vivían y raza, pero empieza a dispersarse cuando pensamos en su género y edad; entre la víctima menor y la mayor distan 21 años de diferencia. También el método de asesinato varía, así como algunas de las condiciones de su desaparición.

Al elaborar el perfil de un asesino en serie debe haber un patrón que sea el que ordene los actos del captor y que permita entender sus lógicas para llegar a atraparlo. En este caso, uno de los puntos que siempre ha estado sobre la mesa en la discusión es que el variado abanico de víctimas puede hacer pensar que no correspondan únicamente a un criminal. Ante nosotros dos posibilidades; la primera y más evidente es que aparecieran cuerpos de otros asesinos que, simplemente, aprovecharan la ocasión para librarse; la segunda, y que sonaría muy remota si no tuviéramos en cuenta algunas declaraciones del agente del FBI John Douglas en el libro que inspiró Mindhunter, que no hubiera sido un crimen perpetrado únicamente por quien sería acusado y condenado por el asesinato de varias de las víctimas.

Wayne Williams, el acusado

Lo cierto es que de las 30 víctimas, hasta doce de ellas habrían sido relacionadas con Wayne Williams mediante fibras de ropa o pelo. Hay ADN que lo relacione, que es una de esas cosas que a los espectadores nos preocupa mucho desde que descubrimos CSI hace ya muchos años; pero ni lo hace de forma inequívoca, ni los métodos de 1982 son los de ahora.

Williams, siempre según Douglas, encaja en el perfil. Se relacionaba con chavales publicitándose como mánager musical, pero además tuvo un encuentro con las autoridades en uno de los lugares en los que se habñian establecido controles y donde posteriormente se hallaría un cuerpo. En 1981 sería acusado del asesinato de varias de las víctimas y los crímenes cesaron. En el juicio posterior sería declarado culpable de dos de ellos; a día de hoy mantiene su inocencia.

‘Mindhunter’ abrió el camino fuera de Atlanta

El agente Tench y Wayne Williams en la segunda temporada de ‘Mindhunter’. (Fuente: IMDB)

Para mucha gente, el caso empezó a existir cuando el año pasado Minhunter lo dio a conocer y trató algunos de sus pormenores en la segunda temporada. Para Atlanta, es uno de los puntos oscuros de su historia. Tres decenas de chavales aparecieron muertos en un periodo de tiempo muy estrecho.

Si nos fijamos en qué nos dice la serie más allá de los crímenes, hay un tema que condiciona el inicio de la atención sobre la investigación: son niños negros y de clase baja. El caso no interesó hasta la cuarta víctima, convirtiéndose en uno de esos problemas que van más allá del propio crimen y que abre, de nuevo, la discusión sobre las víctimas de primer y segundo orden en un país donde su realidad racial no corresponde, a menudo, a la atención dedicada por medios y fuerzas de seguridad.

Por delante quedan muchos flecos por tratar: la reapertura del caso en 2018, los análisis de ADN de 2007 o la propia respuesta del país una vez saltó el tema a la opinión pública.

‘Crimen y desaparición en Atlanta: Los niños perdidos’ se estrena el próximo 6 de abril en HBO España.

Crítica: ‘Mindhunter’ eleva la tensión, atrapándonos en su temporada 2
La serie de Netflix oscurece el tono y nos mete de lleno en el caso de los asesinatos de los niños de Atlantafueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir