Fuera de Series Fuera de Series

Columnas | Cuatro trazos mal contados

¿Cuál es la mejor escena de ‘Los Simpson’? Y yo qué voy a saber

La apuesta osada a que el próximo capítulo será el mejor es lo que nos impele a seguir navegando, como el Ismael de Melville

‘Verano de metro y medio’, el episodio 7×25 de ‘Los Simpson’. (Fuente: FOX)

Bienvenidos. Soy Antonio Rivera y es un placer dar pistoletazo de salida a Cuatro trazos mal contados, que será el rincón en Fuera de Series reservado a las series de animación, cualesquiera que sean su procedencia y temporalidad. Del anime nipón al bizarrismo yanqui de Adult Swim, de estrenos aún humeantes a tesoros enterrados en los catálogos de las plataformas que se desviven por encontrar valedores. La semana que viene hablaremos de Metalocalypse (que acaba de llegar al menú de HBO España, vayan viéndola), pero arranquemos una sección de este pelaje como se merece, dirimiendo una de las disputas fundamentales de la animación seriada: ¿Cuál es la mejor escena de Los Simpson?

La serie creada por Matt Groening, que vio la luz hace hoy 30 años, siete meses y 14 días, ha cosechado con el tiempo algunos de los mejores gags de la televisión norteamericana (y mundial). El ejemplo manido lo es por algo: reto al lector a que liste una situación cotidiana en la que no sea aplicable aquello de “como en ese capítulo de Los Simpson…” Habituados, imagino, a la cálida tumefacción que provoca el entretenimiento, máxime cuando se desenrosca en clave de comedia, no nos paramos a menudo a pensar la serie como un contenedor de escenas de calidad y entre las que, por tanto, se puede establecer una jerarquía.

Una encuesta realizada a mi círculo cercano sobre esta cuestión puede arrojar escasas conclusiones reales, aunque sí algunas útiles guías (donadas por los participantes, que fueron de inestimable ayuda) para esclarecer la escena preferida propia que me permito esbozar aquí. Muchos señalan como sus favoritos momentos musicales de mayor o menor complejidad, desde “Juego con mi melocotonero” hasta “No conquistas nada con una ensalada”, pasando por el armario desplegado en la canción del señor Burns sobre sus mocasines de piel de perro.

Otros encuestados, por supuesto, se decantan por tramos más humorísticos, incuestionable cogollo de la serie, y apuntan como sus preferidos momentos desopilantes perpetrados por Homer (como la adopción del mono Mojo o el absurdo “Jo tío, vente p’acá”) o por el pequeño Ralph Wiggum. Llama la atención con qué garbo se cuelan entre las escenas más valoradas algunas que, por patéticas, llegan a ser verdaderamente dramáticas, en las que el humor y la emoción se estrechan la mano, como la canción que Nelson dedica a su padre desaparecido o la decisión de Homer de sacarse del cerebro la cera de colorear que lo había vuelto una lumbrera.

No podían faltar en un all-star de escenas de la familia amarilla las referencias culturales que trufan las 30 temporadas. Hubo quien escogió la despedida de Lisa y Michael, el hijo de Tony el Gordo, que homenajea a El padrino. Otra persona se inclinó por la escena de la canción protesta que Lisa compone para la huelga de trabajadores de la central nuclear, cuyo desenlace esconde una parodia de El Grinch. La palma se la lleva el episodio El misterioso viaje de Homer (8×09), que recoge algunas de las referencias mejor llevadas de la serie, desde las novelas del peruano Carlos Castañeda hasta El bueno, el feo y el malo.

Varios convienen que Y con Maggie, tres, el decimotercer episodio de la sexta temporada, guarda la estampa más emotiva de toda la serie: la forma en que un Homer condenado a pasar el resto de su vida en la central nuclear transforma un ominoso recordatorio de su carcelero, el señor Burns, en un marco de fotos de Maggie que reza: “Hazlo por ella”. Emitido originalmente el 22 de enero de 1995, el capítulo supuso la entrada de Jennifer Crittenden, guionista, a la familia de profesionales que han pasado por Los Simpson.

Caleidoscopio sobre la mujer en Springfield

El trabajo más reciente de Crittenden, principal responsable del funcionamiento suizo del capítulo, es Veep, la sátira política de Iannuci para HBO. Llevaba desde 1994 como escritora de staff en la serie de Groening, pero fue con la trágica cura de humildad de Homer ante la central cuando se estrenó en el puesto de firmante principal. Solo pondría su nombre a cuatro episodios más antes de trocar la comedia animada por la serie Seinfeld, entre ellos Escenas de la lucha de clases en Springfield, que fue el primero escrito y dirigido por mujeres de toda la serie. Con los capítulos de los pretzels y de la huelga de profesores, Crittenden completó un caleidoscopio sobre la experiencia femenina en la economía social de Springfield.

Yo, personalmente, apuesto por cualquier secuencia del episodio de aquel puente del cuatro de julio en la playa, Verano de un metro y medio (7×25). El corte, emitido el 19 de mayo de 1996, invoca sin descanso esa cosa tan pijilla de las series como surtidos de pequeñas películas. Nunca he sentido a Lisa tan perdida, envuelta en una melancolía de tonos cerúleos que desmonta en minutos el manoseado distingo entre chads y virgins (frikis y guays, a este lado de los Pirineos), a Bart tan humano y arrepentido, a Homer y Marge tan cerca de la representación de una clase media americana que en realidad es una clase trabajadora reescalada a las proporciones vigoréxicas del vasto continente.

Intentar destacar una gran escena de Los Simpson de entre todas las demás es un poco como partir a la caza del gamusino, pero aun así lo hacemos. Esa apuesta osada a que el próximo capítulo en estrenarse será el mejor de todos es lo que nos impele a muchos a seguir regresando a la serie, a pesar de los evidentes bajones de inspiración. El tesoro es el propio periplo. Ismael, el marinero de Melville, no da crédito a la locura que empuja al despiadado Ahab a recorrer los mares persiguiendo a una bestia sagrada, como lo describe Ryszard Kapuściński en La guerra del fútbol y otros reportajes. “Y, sin embargo, Ismael sigue navegando”. Seguimos navegando.

‘Los Simpson’ puede verse bajo demanda en Disney+ y en lineal en Fox.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir