Fuera de Series Fuera de Series

Cuando la serialización es una trampa

Contar una única historia para toda la temporada no garantiza que la serie vaya a ser mejor

Fotograma de la segunda temporada de ‘Jessica Jones’. (Fuente: David Giesbrecht/Netflix)

El estreno de una tacada de todos los episodios de una temporada ha tenido consecuencias en la manera en la que se conciben las series. Esa estrategia de Netflix, motivada por el comportamiento de sus usuarios de verse trece episodios en maratón (el famoso binge-watching), se ha extendido al resto de plataformas de streaming y hasta a algunos canales, que han utilizado esa táctica como otra arma promocional de alguna de sus series en su web. Y en cuanto los guionistas saben que es así como va a estrenarse su ficción, la escriben en consecuencia.

Eso ha acarreado que muchas series hayan aparcado el episodio como su unidad básica y la hayan sustituido por la temporada completa. Las historias autoconclusivas típicas de la televisión en abierto (necesarias para que un espectador pueda engancharse a la serie en cualquier momento, sin tener que ver los veinte capítulos anteriores) han dejado paso a tramas serializadas que van creciendo poco a poco: unos primeros episodios de presentación y colocación de piezas, una sección intermedia en la que se va desarrollando la historia y un final que une todos los hilos en una conclusión definitiva. O todo lo definitiva que puede ser en televisión.

La apuesta por la serialización no sólo se nota en las series de streaming, sino en todas, aunque se emitan semanalmente. Los creadores ya están pensando en el espectador que va a acumular capítulos para darse su correspondiente maratón, y estructuran la temporada como si fuera una larga película (sí, permitidme que utilice esa gastada comparación). Lo que conlleva ciertos problemas.

La nueva comedia romántica está en la televisión
Del amor romántico y otras mentiras; el género se reinventa en el formato serializadofueradeseries.com

En un artículo de 2016, The Playlist ya apuntaba cuál era uno de esos problemas: “en la era de los maratones y el llamado Peak TV, parece que muy pocos showrunners saben de verdad cómo contar una historia a un nivel macro. Muchas series terminan con lagunas en su estructura de la historia y su ritmo”. Que es la crítica principal dirigida contra las series de Marvel en Netflix y, últimamente, también contra (Des)encanto, la serie de animación de Matt Groening en la plataforma, que se estrena este fin de semana.

Una imagen de ‘(Des)encanto’. (Fuente: Netflix)

Rolling Stone, por ejemplo, se preguntaba si era necesario que tuviera una trama serializada cuando, realmente, se notaba que a los guionistas no les interesaba demasiado y, además, sólo provocaba que los capítulos fueran demasiado largos para que la comedia funcionara bien. En el caso de los superhéroes de Marflix, es muy habitual que se considere que su trama no da para llenar trece capítulos, y que siempre tienen una sección intermedia en la que parecen estar haciendo tiempo hasta que llegue el momento de enfrentarse finalmente al gran villano.

Lo curioso de esta tendencia es que cuando alguien se engancha a una serie en, por ejemplo, Netflix, lo más habitual es que sea un título que se ha visto antes en una cadena en abierto y, por tanto, tiene un alto porcentaje de capítulos autoconclusivos. Si nos ponemos al día con Los 100 en esa plataforma, es una serie que, aunque tenga una trama serializada para toda la temporada de fondo, está claramente estructurada en capítulos; en cada uno de ellos, Clarke y el resto de supervivientes se enfrentan a algún reto que tienen que resolver. La continuidad está en sus personajes y en cómo va avanzando dicha trama de fondo.

Una serie como Expediente X fue en su momento la maestra en ese arte de entrelazar casos de la semana con el desarrollo de la Conspiración que aportaba el elemento serializado. Y acaban siendo sus personajes, Mulder y Scully, los que enganchan a ver otros capítulos más que la curiosidad por saber cuánto de la Verdad está ocultando el Fumador.

Un fotograma de la 11ª temporada de ‘Expediente X’. (Fuente: FOX)

Cuando todas las cadenas intentaron conseguir la nueva Perdidos, se empeñaron en desarrollar series con tramas muy serializadas y complejas, olvidándose de que la primera temporada de la serie de ABC tenía también unos personajes muy bien definidos. De hecho, el principal misterio en aquellos episodios iniciales no era qué estaba pasando en aquella isla, sino quiénes eran ellos. Cada episodio se centraba en un personaje y, en ese aspecto, era autoconclusivo, contaba una historia que tenía un principio y un final y que, además, era otra pieza en el gran puzzle de toda la serie.

Hasta ficciones muy serializadas tratan sus episodios como unidades independientes, no como pedazos de un todo. El año pasado, mientras aún estaba en Uproxx, el crítico Alan Sepinwall publicaba una defensa del episodio en la que daba varios ejemplos de series que, aunque tenían una trama que desarrollaban a lo largo de toda la temporada, también se preocupaban por crear capítulos que fueran eso, capítulos: International assassin en la segunda de The Leftovers, Marcia, Marcia, Marcia en The people vs O.J. Simpson, hasta el regreso de Twin Peaks se marcó un episodio tan individual como el octavo.

Por qué ‘Twin Peaks’ no es una película
El regreso de la serie de David Lynch ha entrado en varias listas del mejor cine de 2017fueradeseries.com

Si los superhéroes de Marflix no estuvieran obsesionados con la serialización extrema, podrían superar ese bache de quedarse sin historia intercalando capítulos autoconclusivos. Podríamos conocer mucho mejor a Jessica Jones si la viéramos trabajar en casos sueltos, y Daredevil podría potenciar su parte más lograda (la relación entre Matt, Karen y Foggy) contando algún que otro juicio que tuvieran entre manos (cuando aún tenían el bufete los tres juntos, por supuesto).

Una serie no es automáticamente mejor por contar una historia serializada. Tampoco hay que hacerla de menos por tener episodios autoconclusivos.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir