Fuera de Series Fuera de Series

Cuántas series confinadas son demasiadas

‘Love in the times of corona’ es el último proyecto de ficción ambientado en la crisis sanitaria

Una imagen de ‘Diarios de la cuarentena’. (Fuente: TVE)

Casi dos meses confinados en casa y una situación de crisis mundial tiene que, a la fuerza, acabar reflejado en la ficción televisiva. Más allá de que los programas que se estaban grabando durante las medidas de cuarentena por el coronavirus parecían todos tomas falsas de la serie Web Therapy, en la que Lisa Kudrow era una psicóloga que solo atendía por videoconferencia, tener los rodajes de los nuevos estrenos parados y a toda la gente en casa se ha acabado convirtiendo en una oportunidad de hacer ficción.

Y como suele ocurrir siempre en televisión, en cuanto aparece un tema que llama mucho la atención, se suceden los proyectos sobre él. Puede haber avalancha de series musicales, de dramas adolescentes con toques de misterio, de adaptaciones de podcasts o, en este caso, de series ambientadas en el confinamiento. La primera en aterrizar en España fue Diarios de la cuarentena, una pequeña comedia de TVE en la que sus propios actores se grabaron en sus casas bajo la supervisión remota de Álvaro Fernández Armero y David Marqués. Por ser la primera, tenía el pase de que era un pequeño experimento, un “si la vida te da limones, haz limonada” que, además, se emitió mientras el confinamiento era más estricto.

A partir de ahí, las compuertas se han abierto y queda la duda de si esas series en cuarentena no se verán caducas cuando se estrenen o al contrario, si el público pensará que es demasiado pronto para recordar una situación tan reciente. Porque, si dejamos a un lado el final de temporada del drama legal All rise, rodado por entero con cada uno en su casa, en el último mes hemos conocido los anuncios de En casa en HBO España, una antología de historias de cuarentena de Jenji Kohan para Netflix titulada Social Distance y una comedia romántica para Freeform llamada Love in the time of corona.

Todas ellas se enfrentan al mismo problema; no quedarse viejas cuando se vean. El truco con el que ficciones como Vota Juan o Veep pueden reírse de la política y no caducar años después de su emisión es no centrarse en personas o en hechos concretos, sino en capturar un clima, una manera de actuar. Algunos de los episodios especiales que se rodaron justo después del 11-S, como uno de El ala oeste de la Casa Blanca, han envejecido peor que los de series que, en lugar de hacer una referencia explícita a aquel hecho, reflejaban el sentimiento de que Nueva York no se rendía, como Sexo en Nueva York.

Estas “series confinadas” se producen con la pandemia aún en marcha y lo mismo pueden quedar como cápsulas de un momento muy concreto de la historia o como proyectos que, a lo mejor, habrían necesitado algo de distancia para poder dar de sí todo lo que pedían. Cómo reaccionará el público no es fácil de saber. De momento, parece que es la nueva tendencia en Hollywood, hasta que alguien decida que los reboots de series de principios de los 2000 es la nueva receta para el éxito.

Las series de la primavera de las que ya no hablaremos por la COVID-19
La crisis sanitaria nos ha dejado con las ganas de debatir sobre estas ficciones que no veremos en estos mesesfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir