Fuera de Series Fuera de Series

‘El secreto de Puente Viejo’, un legado más allá del chiste de ‘Paquita Salas’

La serie diaria de Antena 3 finaliza esta noche, en prime time, su andadura de casi una década

Una imagen del final de ‘El secreto de Puente Viejo’. (Fuente: Pedro Valdezate/Netflix)

Esta noche, el prime time de Antena 3 va a tener una ocupante un poco diferente de lo habitual porque hasta allí va a saltar una de sus series diarias de tarde, El secreto de Puente Viejo, para despedirse de su audiencia. Más de 2.000 capítulos y casi una década después de su estreno, la ficción de época echará el cierre superando, también, las dificultades en el montaje y en la grabación de últimos detalles que ha sufrido por la COVID-19.

La serie arrancaba en 2011 y, en su línea temporal, en 1885, cuando una partera llamada Pepa iniciaba un romance clandestino con Carlos, un hombre rico y, también, su patrón y casado. Durante doce temporadas, fue una de las más destacadas de aquella tendencia de la televisión española por encargar dramas de época para sus franjas de sobremesa, y va a terminar en 1931, casi alcanzado el punto histórico donde arrancó inicialmente su compañera en la parrilla vespertina de Antena 3, Amar es para siempre.

Es posible que haya un sector del público que solo conozca El secreto de Puente Viejo por un famoso chiste que se hace en la primera temporada de Paquita Salas sobre un actor “que se sube de pluma” para salir en la serie, chiste que sí hacía referencia a uno de los aspectos por los que más puede ser recordada la ficción, y es haber sido una cantera de actores y, un poco, hasta fábrica de estrellas. El caso de Megan Montaner, su primera protagonista, es el más claro, pero no es el único.

“Depende del perfil de actor que estemos hablando, porque también se ha incorporado gente muy joven que necesita un cierto recorrido para ir aprendiendo y mostrando todo el talento que tiene”, explica Miquel Peidró, coordinador de guion: “Sí es cierto que han pasado actores que luego han tenido un renombre. A Álvaro Morte se le contrató para un papel episódico que iba a estar tres semanas en la serie. Y luego, cuando apareció en pantalla, pensamos que aquí tenemos un actor que vamos a ver si sigue disponible, y estuvo luego dos años con nosotros”.

Megan Montaner fue la primera gran protagonista de la serie. (Fuente: Atresmedia)

Jaime Lorente (La casa de papel), Diana Gómez e Ibrahim Al Shami (Valeria), Adriana Torrebejano, Fariba Sheikhan (La Unidad)… La lista de nombres que han pasado por El secreto de Puente Viejo es amplia, y siempre ha habido uno que se ha mantenido constante, el de María Bouzas, que ha dado vida a la villana, doña Francisca, desde el principio. “Es un honor y un privilegio haber formado parte de todo el recorrido de una de las series más longevas de la televisión en España”, cuenta, añadiendo que “aunque no os lo creáis, he mantenido la ilusión desde el primer capítulo hasta el último. Los guionistas no dejaban de sorprendernos año tras año con tramas muy imaginativas”.

Quizás ahí ha estado una de las claves de la longevidad de la ficción, su capacidad para reinventarse con saltos temporales y hasta el incendio del pueblo entero para finalizar la temporada anterior. Peidró señala que el equipo de guion tenía mucha experiencia en este género para saber cuándo introducir estos cambios y cómo manejarlos, pero también afirma que nunca perdían de vista que “las historias debían tener intensidad, debían tener pasión, debían subir las expectativas constantemente”.

La introducción de nuevos personajes ayudaba también a esa renovación, que se extendía a los veteranos al ir pelando sus diferentes capas y mostrando otras caras de ellos, como señala María Bouzas que ocurrió con Francisca: “Empezaron mostrando sólo el lado más duro y poco a poco, a medida que avanzaban las temporadas, fuimos descubriendo nuevas facetas de ella. Desde la cacique que se presentó al principio hasta la mujer cariñosa y enamorada de verdad de su querido Raimundo. Una mujer llena de pasión, pero también capaz de matar.

María Bouzas, como doña Francisca. (Fuente: Atresmedia)

El fenómeno inesperado y el final definitivo

En estos nueve años en antena, la presencia de intérpretes que luego se han hecho conocidos no ha sido lo más destacado que ha ocurrido alrededor de El secreto de Puente Viejo porque, al fin y al cabo, es una circunstancia común a otras series diarias. Lo realmente significativo de la serie fue convertirse en un fenómeno en los países donde se ha emitido, como Italia, sobre todo.

“Allí nuestra serie tiene más audiencia que en España y existe todo un merchandising alrededor de ella. Resulta curioso ver que en carnavales la gente se disfraza de los personajes de Puente Viejo”, se sorprende Bouzas: “Pero es un honor inmenso. (…) No se puede describir con palabras todo el cariño y respeto que he recibido de parte de los fans italianos. La primera vez que fui a uno de sus programas estrella, me hicieron sentir como si fuera Sofía Loren”.

Miquel Peidró recuerda que la ficción también se ha visto con mucho éxito en Chile, lo que dio pie a una anécdota que cuenta María Bouzas: “Hace unos años, fui invitada a una recepción en la Casa Real porque estaba de visita Michelle Bachelet, la presidenta de Chile en aquel momento, y solicitó conocerme. Cuando llegó la invitación al plató creí que me estaban tomando el pelo. Quedé en shock durante un buen rato. Pero fue una noche muy especial”.

El éxito internacional y que hubiera momentos en los que su audiencia se salía de la idea preconcebida de quienes suelen ver las diarias (llegaron a tener bastante público masculino y de entre 20 y 30 años) ayudaron a que El secreto de Puente Viejo se consolidara en la parrilla. Si echan la vista atrás, ni Peidró ni Bouzas se imaginaban al empezar que estarían casi diez años después en este punto. De hecho, el guionista recuerda que “cuando empezó la serie, Megan Montaner ya puso una fecha para una posible salida, que finalmente se cumplió, pero a nosotros nos parecía un poco aventurado por su parte suponer que íbamos a estar tantos capítulos en antena. Estamos hablando de unos 360, que en aquel momento, cualquiera lo hubiera firmado. Veíamos que llegaba, y llegaba y llegaba, y entonces nos entró el canguelo de a ver qué hacíamos sin la protagonista”.

Un momento del último episodio. (Fuente: Pedro Valdezate/Atresmedia)

La clave en todo este camino ha sido la implicación total del todo el equipo, algo que enfatizan ambos. “Nos hemos reído muchísimo en plató. Hemos compartido los problemas de los otros. No pretendo contar esto para quedar bien. Sinceramente creo que esta complicidad entre todos traspasa la pantalla y es uno de los secretos del éxito de esta serie”, señala María Bouzas. Para Miquel Peidró, “todo cumple ciclos y cuando empieza una serie, un proyecto, sabe que tiene que llegar un momento que se tiene que terminar, y tenemos que estar contentos de que la vida de esta serie haya sido tan larga y tan exitosa”.

Y dicha implicación ha ayudado igualmente a que se pudiera terminar el último capítulo a tiempo para su emisión, aunque Peidró reconoce que, cuando se pararon todos los rodajes por la cuarentena establecida contra el coronavirus, les faltaban un par de días de grabación para poder acabarlo. Ha sido un poco más complejo de lo habitual, pero los fans de El secreto de Puente Viejo podrán despedirse de su serie como merece. Y en cuanto a ese último episodio, ¿qué pueden adelantarnos de él? María Bouzas solo da una pista: “coherente, impactante”.

‘El secreto de Puente Viejo’ emite su último capítulo esta noche, a las 22:45 h., en Antena 3. Está disponible completa en Atresplayer.

Las series a las que están enganchados en… ‘El secreto de Puente Viejo’
La serie diaria sigue imparable e inicia una nueva etapafueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir