Quantcast
El Trono de Hierro es lo que menos importa en ‘Juego de tronos’ - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

El Trono de Hierro es lo que menos importa en ‘Juego de tronos’

Algunas especulaciones sobre cómo terminará la serie, cuya última temporada se estrena en la primera mitad de 2019

Daenerys Targaryen, en la séptima temporada de ‘Juego de tronos’. (Fuente: HBO)

La última temporada de Juego de tronos aún está lejos. HBO anunció en los encuentros de la TCA que no se estrenaría hasta el primer semestre de 2019, por lo que esta sensación extraña de los fans de no pasarse el verano discutiendo sobre lo que acaban de ver en sus episodios se prolongará aún un poco más, quizás hasta la próxima primavera. Ni siquiera con sus más de veinte nominaciones a los premios Emmy se han recuperado los debates que hubo al final de la séptima temporada sobre si Juego de Tronos había perdido el rumbo, sobre si George R.R. Martin publicará alguna vez los dos libros que le quedan por escribir y, principalmente, sobre quién acabará sentándose en el Trono de Hierro.

Ésa ha sido la cuestión que ha obsesionado, sobre todo, a los periodistas que siguen la serie desde su primera temporada. Al fin y al cabo, lo que nos cuenta Juego de Tronos parte de una rebelión, por un agravio personal, que termina derrocando al rey, y muchos de los personajes que nos encontramos después se preguntan si el nuevo rey tenía derecho real a subir al trono. Ned Stark inicia la Guerra de los Cinco Reyes al plantear la posibilidad de que los herederos de Robert Baratheon no lo sean legítimamente.

Las batallas por acceder al Trono de Hierro, más el sueño de Daenerys de regresar de su exilio y reclamar su derecho familiar, han impulsado prácticamente toda Juego de tronos, y de hecho, hasta el propio título de la serie coloca en su centro las peleas por el poder. Ha sido realmente el tema que han explorado todos sus capítulos; cómo la gente poderosa se agarra a su posición (y abusa de ella) y cómo quienes no tienen poder buscan la manera de ganar algo, o simplemente intentan sobrevivir a los caprichos de quienes sí lo ostentan.

Cersei es quien se sienta en el trono en la séptima temporada. (Fuente: HBO)

Los desastres de la guerra podría ser un subtítulo muy apto para Juego de Tronos, y uno que podrá mantenerse en la recta final de la serie. Ahora, las luchas por gobernar los Siete Reinos se cambian por la pelea por derrotar a ese Rey de la Noche que avanza desde el Norte, pero las consecuencias de las batallas van a seguir siendo muy importantes. Y, además, ahí es donde va a verse si de verdad todos esos que afirmaban que merecían subir al Trono estarían a la altura.

Pero, realmente, el Trono de Hierro nunca ha pasado de la categoría de macguffin. Los personajes podrían haber pasado a guerrear a mitad de la serie por robar el tesoro del dragón Smaug, que las tramas y los temas no habrían variado. Especialmente porque el horizonte al que se dirigen no es ver quién acaba como señor de los Siete Reinos, sino comprobar si Poniente puede sobrevivir al Largo Invierno.

El arco final de la serie se ha ido preparando poco a poco desde su primer episodio, con ese vistazo a los Caminantes Blancos que tienen los exploradores de la Guardia de la Noche. Juego de tronos se encarga de que nunca nos olvidemos de ellos; en todas las temporadas hay nuevos acercamientos a su ejército, o a su poder, o a la brutal manera con la que se quitan de en medio a los humanos que se cruzan en su camino. En las primeras temporadas, cualquier alusión a ellos es descartada como cuentos de viejas tatas y, en éstas últimas, se dedican a mostrar que son bien reales.

Todo lo que hemos visto hasta ahora nos prepara para esa gran guerra final. En las luchas por el trono ha quedado claro que los más arrogantes, los que creen que lo tienen todo bajo control, son los que acaban mordiendo el polvo invariablemente; el exceso de confianza es la mayor causa de muerte en Poniente y, tal vez, vaya a ser todavía más importante cuando el Rey de la Noche esté a las puertas de Invernalia. O de Desembarco del Rey.

Los Caminantes Blancos. (Fuente: HBO)

¿Qué importa quién se va a sentar en el Trono de Hierro si probablemente no va a quedar un trono que ocupar? Sin entrar en esa visión de Daenerys en la Casa de los Eternos, el Largo Invierno es la amenaza que ha sobrevolado toda la serie y que debe unir a todos sus personajes. Hasta ahora, muy pocos han conseguido superar sus reticencias y sus ambiciones personales para luchar por algo más grande que ellos, pero es ese camino el que lleva al último episodio.

Juego de tronos arrancó con esa idea individualista de que o ganas o mueres y va a terminar abogando por la soliaridad implícita en “la manada sobrevive”. El Trono es lo más secundario.

Por qué ‘Juego de Tronos’ siempre iba a acabar siendo ‘El Señor de los Anillos’
Las últimas temporadas de la serie exponen su ADN de fantasía épicafueradeseries.com

Subir