Fuera de Series Fuera de Series

‘Freaks and Geeks’ es la serie de instituto definitiva

Amazon Prime Video ha incluido en su catálogo su única temporada, pero solo en español

AD

El reparto de ‘Freaks and Geeks’ acabaría siendo muy conocido. (Fuente: NBC)

Las series de instituto son un género que nunca se agota. Solo en Netflix se han estrenado este año unas cuantas que abordan la temática teen desde diferentes ángulos, como Esta mierda me supera, Yo nunca, las nuevas temporadas de Sex Education, Élite y Por trece razones o Rétame, incluida desde USA Network. Las tribulaciones de los adolescentes mientras van afrontando por primera vez situaciones del mundo adulto jamás pasarán de moda, y es también un género que tiene sus propios clásicos.

Uno de los más rutilantes, y de los más influyentes, es Freaks and Geeks. Creada por Paul Feig, y producida por Judd Apatow, la serie solo tuvo una temporada en la NBC de 1999/2000, con una emisión muy errática e incompleta, pero fue suficiente para que se convirtiera enseguida en una serie de culto. ¿La razón? Que aunque era una mirada nostálgica de Feig a su propia adolescencia en un pequeño pueblo a principios de los 80, mostraba los conflictos de sus personajes de una manera muy realista.

La entrada de la serie en el catálogo de Amazon Prime Video (aunque con audio solo en español) es una buena manera de acercarse a las dificultades de los hermanos Weir para adentrarse en una nueva etapa en sus vidas. Lindsay, la mayor, está mucho más afectada por la muerte de su abuela de lo que querría admitir, y va dejando de lado su faceta de buena estudiante para juntarse con los pasotas del instituto. Su hermano pequeño Sam, por el otro lado, intenta hacerse un hueco siendo un super fan de los juegos de rol y sabiendo que nunca será de los chicos populares.

Cada uno de los dos nos lleva a conocer a los freaks (los raros) y los geeks (los empollones) y a ver cómo son más allá de las etiquetas que les cuelgan los demás para, básicamente, poder meterse con ellos. La rebeldía de Lindsay esconde a alguien que ha perdido su ancla en el mundo y ahora no sabe cómo continuar adelante, y muchos de sus nuevos amigos tienen problemas en casa, o son patológicamente tímidos. Y luego está Bill Haverchuck, al que nadie puede arruinarle su visionado semanal de Dallas ni su disfraz en Halloween de la Mujer Biónica.

El naturalismo con el que la serie mostraba a sus personajes y las situaciones en las que se encontraban fue, quizás, lo que la condenó a la cancelación en 2000, pero es lo que la ha hecho perdurar. El peculiar tono de humor que Feig y Apatow han desarrollado en sus carreras respectivas en el cine ya estaba en esa serie, lo mismo que su buen oído para la música y su ojo para encontrar actores que, desde el principio, parecen las únicas opciones posibles para sus personajes.

El reparto de Freaks and Geeks estaba compuesto por jóvenes semidesconocidos que, en algunos casos, tenían la edad de los protagonistas, o apenas eran un poco mayores, y que después tendrían bastante éxito en Hollywood. James Franco puede ser el ejemplo más evidente (aunque también hay bastantes historias de lo insufrible que fue en aquel rodaje), pero con él estaban también Seth Rogen, Busy Phillips, Martin Starr, John Francis Daley (reconvertido ahora más a guionista), Jason Segel o Linda Cardellini. Entre los secundarios con papeles más pequeños hasta se pudo ver a Jason Schwartzmann o Lizzy Caplan.

Todos ellos encajaban a la perfección en el mundo del instituto William McKinley (sí, como el de Glee) de una ciudad dormitorio de Detroit, un mundo en el que no había peligrosos secretos que descubrir y nadie se daba cuenta de que tenía superpoderes. Lindsay, Sam y todos los demás solo intentaban encontrar su sitio dejando atrás una etapa en la que crees saberlo todo, como la infancia, y adentrándose en otra llena de inseguridades.

Por eso, Freaks and Geeks ha terminado siendo la serie de instituto definitiva, porque retrataba a sus personajes con honestidad e intentado ser realistas. Paul Feig pudo crearla basándose en sus propias experiencias, pero no hay nostalgia mitificadora ahí y, sin embargo, es muy fácil empatizar con ellos, y hasta verse reflejado. Y una serie que tiene como sintonía Bad reputation, de Joan Jett, tiene, desde luego, las cosas muy claras.

‘Freaks and Geeks’ está disponible en Amazon Prime Video.

Por todo esto deberías ver ‘El ala oeste de la Casa Blanca’
Repasamos algunos de los puntos que ha llevado a la serie a pasar a la historiafueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir