Fuera de Series Fuera de Series

‘Fullmetal Alchemist: Brotherhood’, una fantasía épica

En el que intento explicar por qué adoro y quiero que veáis esta maravillosa serie

Netflix ha incorporado recientemente a su catálogo español el anime Fullmetal Alchemist: Brotherhood y hoy vengo con la misión de recomendarlo a todos aquellos dispuestos a darle una oportunidad a las buenas historias, sin importar el formato en el que se presenten. Da igual si sois fans o no del anime, o de las series de animación en general, ésta es una serie épica.

FMA: Brotherhood es la segunda adaptación en anime del manga Fullmetal Alchemist de la autora japonesa Hiromu Arakawa; aprovecho para dejar claro que no he leído el manga ni he visto la primera versión en anime (2002–2004), de lo que vengo a hablar es de la serie que he visto, y lo hago, porque me encantó y quiero compartirla con vosotros para que también os enamore, porque compartir cosas buenas es muy bonito y es lo mejor de Internet. Si os decidís a verla, os lo recuerdo una vez más, para que no haya confusiones, es la que añade Brotherhood al título (2009–2010).

Crítica: ‘Desaparecido’, la versión anime de la nueva serie de Netflix
Una historia preciosa sobre viajes en el tiempo, segundas oportunidades y la importancia de la empatíafueradeseries.com

De qué va ‘FMA: Brotherhood’

Este anime nos cuenta la historia de los hermanos Edward (15 años) y Alphonse (14), quienes después de la muerte de su madre (cuando tenían la tierna edad que podéis ver en el gif superior), rompieron el mayor tabú de la alquimia al querer resucitarla: la transmutación humana. Como consecuencia, y debido a la ley del intercambio equivalente, Edward pierde su pierna izquierda y su hermano menor todo su cuerpo. Para salvarlo, Edward sella el alma de Alphonse a una gran armadura de hierro y sacrifica a cambio su brazo derecho.

A partir de aquí, los hermanos Elric comienzan un periplo para cumplir una misión: encontrar la piedra filosofal para recuperar sus cuerpos. Lo primero, es entrenar, y para ello acuden a la que será su sensei, la maravillosa Izumi quien, como todos los personajes de esta serie, también tiene una potente historia a sus espaldas.

Enric y Alphonse son huérfanos, pero no están solos, cuentan con grandes aliados, como Winri y su abuela, quienes los acogen cuando quedan sin hogar. Winry, además de amiga, es también la mecánica/cirujana personal de Enric, la que diseña y mantiene su brazo y pierna prostéticos. Otro personaje del que hay que ser muy fan.

Enric se convierte así en el alquimista más joven del gobierno, conocido como Fullmetal Alchemist, y como trabajador estatal, junto a su hermano, y bajo las órdenes del coronel Roy Mustang, tendrá que cumplir misiones mientras no pierde de vista su propio objetivo.

Los hermanos descubrirán que ambas facetas de su vida están profundamente ligadas, cuando en su búsqueda de la piedra filosofal salga a la luz una conspiración que esconde un oscuro secreto relacionado con una guerra civil y el exterminio de una nación.

La mitología de esta serie es uno de sus puntos fuertes, no sólo es un mundo steampunk en el que existe la alquimia, también se habla de un conflicto racial que la ancla a una realidad social muy dolorosa. Y los homúnculos, cuyo origen ya conoceréis a su debido tiempo.

Todo en FMA: Brotherhood está perfectamente atado, mantiene la coherencia de todas las reglas con las que construye su rico universo. Cuando digo que es una serie épica, me quedo corta. Es narrativamente compleja y sorprendente a nivel técnico, con muy buenas escenas de acción; la historia de los protagonistas es potente, pero las de cada uno de todos los demás son absolutamente memorables. Y hay muchos personajes femeninos, y son todos impresionantes, eso siempre es para mí un punto a favor (o tres).

Winry siendo fan de sus cosas.

Cuando se pone dramática no hay quien le gane (si cuando veáis el cuarto episodio no se os rompe algo por dentro es que ahí no tenéis nada), te estruja el corazón sin piedad, pero porque todo importa, porque los viajes de sus personajes y todo lo que hay en juego importa. Por eso me parece tan fundamental y necesario su humor; hay quien dice que no le encaja, pero si no fuera por esos momentos me habría tirado por la ventana cual Tommen.

Hasta las cabeceras molan. Mi preferida es la de la primera temporada, aún me trabo cuando intento cantar las partes rápidas, pero no por eso dejo de intentarlo. De las otras tres algunas me gustan más que otras, pero al final me he enganchado a todas. Esto os parecerá un punto insignificante para destacar, pero no lo es cuando decides que no te vas a saltar las cabeceras.

Os esperan cinco temporadas (cada una con 13 episodios de unos 20 minutos) para sentir, sufrir y disfrutar. Yo he visto la serie entera dos veces y volvería verla desde el principio ahora mismo. Ya sabéis donde encontrarme si luego queréis darme las gracias por animaros a verla. De nada 🙂

De regalo, el gif perfecto para usar cada día en Twitter.Crítica: ‘Desaparecido’, la versión anime de la nueva serie de Netflix
Una historia preciosa sobre viajes en el tiempo, segundas oportunidades y la importancia de la empatíafueradeseries.com

‘Fullmetal Alchemist: Brotherhood’ está disponible en Netflix.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir