Fuera de Series Fuera de Series

‘Juego de tronos: la última guardia’ merece la pena hasta si odias el final

El documental sobre el rodaje de la última temporada se centra en los técnicos que han hecho posible la serie

Kit Harington, durante la lectura de guiones de la última temporada. (Fuente: HBO)

El documental Juego de tronos: la última guardia casi se abre con la lectura de los guiones de la última temporada de la serie. El reparto al completo está reunido en los Titanic Studios de Belfast para echar un primer vistazo, todos juntos, a los libretos de los seis capítulos finales, y las reacciones de todos cuando descubren cómo acaba el Rey de la Noche o la acción definitiva de Jon son bastante divertidas y se han convertido de algún modo en virales.

Sin embargo, la gracia de este documental no está ahí. Jeanie Finlay, su directora, no lo construye a través del trabajo de los actores (aunque sí vemos bastante a Emilia Clarke mientras se prepara para llevar la peluca de Daenerys), sino de varios de los técnicos que menos atención reciben. El encargado de cubrirlo todo de nieve, el matrimonio que lleva el departamento de maquillaje, las productoras que logran que todo esté listo para cuando haya que empezar a rodar, el extra que vuelve todos los años, hasta la propietaria del carrito del café y los sandwiches instalado en los estudios; esos son los verdaderos protagonistas de las casi dos horas que dura el especial.

Finlay viene a decirnos que Juego de tronos la han hecho esos centenares de personas cuyas jornadas arrancaban, a lo mejor, a las cuatro de la madrugada, o que se pasaron siete meses construyendo las calles de Desembarco del Rey que luego serían destruidas en un par de días de grabación. De los nombres más reconocibles de la serie, son el director David Nutter y la productora Bernie Caulfield quienes más aparecen, más el especialista Vladimir Furdik, que interpreta al Rey de la Noche, pero son las personas en los márgenes los que de verdad interesan a la realizadora.

Ella se pasó un año siguiendo el rodaje, desde aquella primera lectura de guión hasta el cierre de las oficinas de producción, y es en cosas que parecen muy pequeñas donde encuentra los aspectos más curiosos: Sarah Gower, directora junto a su marido del maquillaje, perdiéndose por los estudios de Belfast buscando el set donde se ha recreado la cripta de Invernalia; Furdik esperando junto a Isaac Hempstead-Wright para rodar el enfrentamiento definitivo entre Bran y el Rey de la Noche o Andy McClay, ese extra que ha sido soldado del ejército de Stannis Baratheon, hermano de la Guardia de la Noche y soldado de los Stark.

Sí, el famoso rodaje nocturno de la batalla de Invernalia recibe su atención, pero siempre vemos a los actores principales y hasta a Benioff y Weiss de lejos. Esas 55 noches de grabación se cuentan más a través de los Gower y la presión y el cansancio por maquillar a tantos extras, y llevar tres semanas lejos de su hija pequeña. La sensación melancólica del final se muestra más a través de la última vez que Emilia Clarke y la responsable de peluquería colocan en su cabeza la peluca de Daenerys, o de la mezcla de alivio y tristeza que siente Bernie Caulfield al saber que han conseguido terminar el rodaje.

Juego de tronos: la última guardia le pone cara no sólo a los centenares de personas que han trabajo detrás de las cámaras en la serie, sino que también nos permite ver cómo es la maquinaria necesaria para que una producción de estas características salga adelante y, en concreto, para que las enormes dimensiones que alcanzó la serie no terminaran por hacerla implosionar logísticamente.

‘Juego de tronos: la última guardia’ está disponible en HBO España.

Podcast: Gran Angular — El legado de ‘Juego de tronos’ (ep.49)
C.J. Navas, Álvaro Onieva y Valentina Morillo reflexionando sobre cómo la serie se convirtió en el gran fenómeno…fueradeseries.com

Subir