Fuera de Series Fuera de Series

Las 5 temáticas recurrentes en las series que definieron la década de 2010

De la exploración del trauma a la “comfort TV”, estos fueron los temas que marcaron los últimos diez años de ficción televisiva

Muchos continúan debatiendo si en 2020 empieza una nueva década o no, mientras tanto, nosotros seguimos con nuestros repasos de lo mejor de 2019 y de los últimos diez años en series de televisión.

Hace unos días analizamos cuáles habían sido las claves que habían definido esta década, del fin de la era del antihéroe al Peak TV, y hoy ha llegado el momento de recordar cuáles han sido los temas recurrentes de los que han hablado las series y que han marcado esta década televisiva.

Las series hablaron abiertamente sobre el duelo

‘Forever’. (Fuente: IMDB)

Si pensamos en las series como sinónimo de puro entretenimiento, la pérdida de un ser querido no parece el tema más atractivo sobre el papel. Aun así, en estos años muchos títulos han apostado por explorar el proceso de duelo y la experiencia ha demostrado que el espectador valora las series más allá de su función escapista, que lo que busca son buenas historias.

Entre esas series que han enfrentado a sus personajes con el sentimiento de pérdida y han servido como catarsis colectiva hemos visto The Leftovers, The Affair, Fleabag, The Cry, El método Kominsky, Forever, After Life, Kidding, Muñeca rusa, Dead to Me, Euphoria, Happy Valley o Sorry For Your Loss.

La exploración del trauma

‘Big Little Lies’. (Fuente: IMDB)

De Homeland (2012) a The Virtues (2019), han sido varias las series de estos años que han puesto el retrato de las consecuencias de un hecho traumático en su centro.

Los protagonistas han dejado de ser invencibles, corruptos o violentos por naturaleza y en esta segunda década del siglo se han mostrado vulnerables, así lo hemos visto en series como Bodyguard, The Punisher, BoJack Horseman, Gentleman Jack, Barry, The OA, Jessica Jones, Mr. Robot, Por 13 razones, Peaky Blinders, La maldición de Hill House, Big Little Lies, Homecoming o Heridas abiertas.

Las distopías, miedo al futuro cercano

‘Years and Years’. (Fuente: IMDB)

La ficción que se produce en cada época responde al zeitgeist. Quienes estudien la que surgió en la década de 2010, especialmente en los últimos cuatro años, no necesitarán profundizar mucho en sus disertaciones para encontrar una relación entre el clima político y algunos temas que obsesionaron a las series.

Los cambios en las tendencias políticas y el ascenso de la derecha a nivel global han hecho que las distopías se sientan actuales y relevantes, de El cuento de la criada a Years and Years, pasando por Humans y las antologías de Black Mirror y The Twilight Zone, las series han apostado por mostrarnos espejos del futuro que funcionan como advertencias.

El MeToo y el consentimiento

‘Creedme’. (Fuente: Netflix)

Aunque series como Sweet/Vicious y Girls empezaron a hacerlo antes, el movimiento MeToo ha sido responsable de una transformación de la ficción delante y detrás de cámaras. Las series han respondido con nuevas formas de contar las historias y abrieron conversaciones sobre el acoso sexual y el consentimiento. También cambió la representación en pantalla de las agresiones sexuales, que han dejado de ser un mero recurso de guion usado como detonante para poner en marcha la historia de otro personaje; ahora los supervivientes son sujetos de sus propias historias: tienen el control de su narrativa.

Algunos ejemplos los vimos como tema central o en algún episodio especial de series como Gentleman Jack, Creedme, Tuca y Bertie, The Morning Show, Jessica Jones, Big Little Lies, Succession, Brooklyn Nine-Nine, The Good Fight, Anatomía de Grey o La voz más alta.

La “Comfort TV”

‘The Good Place’. (IMDB)

Al contrario de lo que se pudo haber pensado por las tendencias de la primera década del siglo, en la que unos hablaban del “espectador ilustrado”, se le atribuyó a David Simon la mítica frase “que se joda el espectador medio”, y las series de prestigio (las que se consideraban buenas de verdad), eran los (algunos) dramas de cable, el espectador de esta década no abrazó el cinismo.

Con la libertad de formatos, géneros y temas que que pudo haber llegado con las plataformas de streaming, aprendimos que la ficción televisiva no necesitaba ser más densa, enrevesada ni solemne. Había espacio para todo, incluso para las comedias multicámaras. No solo había espacio, las necesitábamos.

Quién nos iba a decir que en plena época del Peak TV íbamos a caer rendidos ante una serie como Día a día o que íbamos a encontrar refugio en ficciones con un espíritu optimista, sobre personas que quieren ser cada vez mejores, que aprenden a quererse y a las que queremos que les pasen cosas buenas. Bendita sea esta década en la que vimos crecer Parks and Recreation y nos ha regalado lugares felices como The Bold Type, Brooklyn Nine-Nine, Please Like Me, Schitt’s Creek, Unbreakable Kimmy Schmidt, The Good Place y Atypical.

Las series más innovadoras de la década de 2010 fueron las de media hora
La propuestas más interesantes de los últimos diez años se hicieron en formato cortofueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir