Fuera de Series Fuera de Series

‘Naruto’: El anime para la última semana de vacaciones está en Netflix

La serie llegó al catálogo de la plataforma sin mucho bombo, pero es una joya de la animación japonesa de acción

AD

El anime aterriza en Netflix con 200 episodios. (Fuente: Netflix)

Aunque quizá es un poco tarde para la operación bikini, los que no quieran admitirlo aún están a tiempo de cambiar las mancuernas y los burpees por shurikens y técnicas ninja. Y si no es el caso, Naruto es igualmente una gran opción para sobrellevar la depresión posvacacional.

El anime del ninja rubio (basado en un manga de Masashi Kishimoto) llegó este verano al catálogo de Netflix como una de esas series que la plataforma vuelca en su menú sin sudar mucho con la promoción; y, sin embargo, es un gran anzuelo tanto para fans como para no iniciados. Aunque la propuesta asuste a algunos por su estanco nicho de audiencia, la verdad es que esta serie shonen (el anime de acción adolescente, mal llamado “para chicos”) es una elección interesante para cualquiera con una suscripción y un puñado de horas libres.

¿De qué va ‘Naruto’?

La trama se ubica en una suerte de país campesino asiático que mezcla elementos de la época medieval con otros actuales. En ese mundo sin coches, pero con grúas y bolsas de patatas, se encuentra la Villa Oculta de la Hoja, aldea de ninjas. Allí vive Naruto, un chaval marginado, decidido y torpón que aspira a convertirse en el guerrero más hábil de la villa y demostrar a todos que vale mucho más de lo que creen.

Ahí comienza el camino literal y figurado que convierte a la serie en uno de los relatos iniciáticos más entrañables de la animación japonesa. A medida que pasa por todo tipo maestros, compañeros y misiones, el aprendiz va conociéndose a sí mismo y descubriendo que su ímpetu ardiente e incontrolable encierra mucho más que un TDAH ninja: el demonio conocido como el zorro de nueve colas está encerrado en su interior.

Por supuesto, las peleas no escasean. Pero tampoco los momentos de lagrimón. Y no digo dramáticos, sino de lagrimones de verdad: la receta de Naruto incluye a partes iguales acción y melodrama, y el segundo está casi mejor medido que los mamporros. El tono inclasificable de la serie intercambia los pentagramas de una balada metal con los de una pianola de despertador como si no costara, y arrastra al espectador de los ojos humedecidos a la sed de sangre en segundos. Cuando el peso de los cuchillos, las patadas y los villanos profundos empieza a evaporarse, el drama sublimado en un piano lacrimógeno acude al rescate. Esta dualidad también interactúa con una representación de la mujer algo oxidada: el personaje de Sakura solo está ahí para sufrir por sus homólogos masculinos.

¡Que viva el relleno!

Al respecto de esos vaivenes entre tensión y relax, es muy importante subrayar el valor del relleno, el gran enemigo de los consumidores de anime. Aunque especialmente puñeteros para los que ya han recorrido la historia en el manga y ven los agujeros del guion sin esforzarse, los episodios de relleno (creados para hacer tiempo y tomar distancia con la publicación del cómic que se adapta) son en realidad el espíritu de una serie como esta.

La matriz puñetazo-lloriqueo que cimienta el anime de Naruto es capaz de producir fenómenos tan boreales como el mismísimo segundo capítulo, que ya es un alto en el camino con respecto a la historia original y, aun así, apuntala mucho mejor al protagonista en 20 minutos que el cómic en varios tomos. Saber que te están vendiendo paja y profundidad a la vez es una de esas incongruencias casi orgásmicas que solo Naruto puede proporcionar.

Más de 700 episodios

Netflix ha publicado en su catálogo (y distribuido en nueve temporadas irregulares) los más de 200 primeros episodios, pertenecientes a la Naruto original. Su continuación, Naruto: Shippuden, sería la que alargase la historia hasta los 720 capítulos en total, concluyendo en 2017. En sus 15 años de emisión, la serie construyó un imaginario genérico extremadamente reconocible que ha cosechado un notable éxito dentro y fuera de las fronteras niponas.

Naruto es un cuento adolescente con arcos argumentales tan enrevesados como tontorrones y villanos profundos pero con más teatro que Valle-Inclán. Y esa honestidad plana es la que termina de acicalar un derroche de imaginación visual y narrativa al alcance de pocos clásicos del anime. ¿Quién dice que las mejores historias no pasan por los cerros de Úbeda?

‘Naruto’ está disponible bajo demanda en Netflix.

Crítica: Es muy difícil recomendar ‘Saint Seiya: Los caballeros del zodiaco’
Netflix ya cuenta con una amplia y rica oferta de animación, originales incluidos, con opciones mucho mejores que esta…fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir