Quantcast
¿Quién no quiere una serie de la Pantoja? - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

¿Quién no quiere una serie de la Pantoja?

Aunque fueras un veneno a mí me resultas bueno

Eva Marciel fue Isabel Pantoja en ‘Mi Gitana’. (Fuente: Telecinco)

Isabel Pantoja se va a Honduras con Supervivientes. La última folklórica ha fichado por Telecinco firmando lo que suponemos que será un contrato con muchísimos ceros y más de una cláusula jugosa. Aunque no han trascendido los detalles del acuerdo, sí han corrido algunos rumores sobre este: se dice que, además de participar en el reality, tendrá en Mediaset un docushow de su vida, será jurado en un concurso musical y podríamos ver ahí la serie de televisión sobre su vida. Eso nos interesa.

No sería la primera ficción sobre Isabel que veríamos en la pequeña pantalla, pero sí la primera supervisada por ella misma. La productora mexicana BFT Media presentó en Cannes Isabel Pantoja. Así fue hace un par de años con la promesa de que, aunque todos los guiones habían pasado por las manos de la cantante, no obviaría los pasajes más polémicos de su biografía. Más tarde, en noviembre del año pasado, se subía al carro Universal Music Spain, después de que la discográfica Universal dejase en la estacada a la tonadillera. Ahora, se desconoce el estado del proyecto impulsado por la misma empresa que convirtió en serie la vida de Juan Gabriel, que fue íntimo de Isabel, en Hasta que te conocí.

Desde luego, una serie de trece episodios sobre Isabel Pantoja, narrada en primera persona, parece venirle a Telecinco como anillo al dedo: daría horas que hablar en sus programas de corazón y podrían resucitar aquella moda de los biopics que tan bien funcionó hace unos años (hicieron de la Duquesa de Alba, de Tita Cervera, de Rocío Dúrcal…) aunque con una calidad superior a la de entonces: Luis Miguel. La serie ha demostrado que biopic y caspa no tienen que ir de la mano o que, más allá de una sucesión de hechos biográficos, este tipo de obras pueden servir para hablar de muchas otras cosas (en su caso, la codicia de un padre). Pueden intentarlo al nivel de Feud: Bette and Joan o Fosse/Verdon, ambición que no falte.

No hay que olvidar que Antena 3 hizo primero el Pantopic con Hoy quiero confesar (estruendoso fracaso de audiencia protagonizado por Belén López), pero Telecinco lo hizo mejor con Mi gitana. A pesar de la digna interpretación de Eva Marciel, aquella ficción de Mandarina (productora especializada en programas de corazón como Salsa Rosa o Está pasando) no pasaba de entretenimiento absurdo: era una recreación de momentos icónicos pantojiles que todos teníamos en la mente o habíamos imaginado alguna vez, desde sus encuentros con Encarna Sánchez a los celos de Mayte Zaldívar, hasta la primera noche en chirona. Era un ejercicio de equilibrismo entre el morbo y la comedia, entre el bochorno y la genialidad.

Pero lo que engrandece Mi Gitana en la memoria es todo lo que vino antes y después, fuera de pantalla. Isabel Pantoja firmó un contrato con Telecinco para, entre otras cosas, dar las Campanadas de bienvenida al 2012 y, según cuentan, bloquear la emisión de la miniserie sobre su figura. Sin embargo, una llamada a Espejo Público, programa de la competencia, provocó un ataque de cuernos en Mediaset que terminó con la emisión y un nuevo episodio de enemistad entre Paolo Vasile y la cantante.

Ella les demandaría por 5 millones de euros de los cuales, en agosto del año pasado, recibiría 10.000 euros cuando finalmente la justicia le diese la razón: Mi Gitana era una “intromisión ilegítima en el derecho a la intimidad y a la propia imagen”, razón por la que no ha podido tener más pases en televisión. Se convertía así en un telefilm maldito, una película prohibida, una obra de culto. Pero en vez de llorar la pérdida podemos relamernos por lo que está por venir. Ojalá la nueva serie de Isabel Pantoja se vea en Telecinco y haya un personaje que represente a Vasile. Y que se vea cómo negocian su contrato de Supervivientes, para cerrar el círculo. Ahí sí que habría veneno.

Subir