Fuera de Series Fuera de Series

Se acaba ‘Preacher’: otros 6 cómics de Vertigo que queremos ver hechos serie

La línea de historias adultas de DC Comics tiene mucho material que valdría la pena adaptar a la televisión

Spider Jerusalem, de ‘Transmetropolitan’, sería buen protagonista de serie. (Fuente: DC Comics)

Preacher se acaba. Sí, lo sé. Yo también tengo ganas de llorar. Pero no todo va a ser regocijarse en los nubarrones: fantaseemos con los días soleados que podrían venir. Con la adaptación del cómic de Garth Ennis y Steve Dillon (aquí, en HBO España) en su recta final (y el aluvión de series Marvel que contraprogamar), en Fuera de Series hemos dado un par de vueltas a qué otros cómics de Vertigo, la línea de historias adultas de DC, nos gustaría ver transportadas a las pantallas de televisión. Algunas ya han llegado, como Preacher; otras han generado comparaciones insistentes con series de temáticas muy similares, como ocurrió con Érase una vez y Fábulas, el cómic de Bill Willingham. Aquí van seis que deseamos.

1. ‘The Sandman’

(Fuente: DC/Vertigo/ECC Cómics)

Si hay un escritor y guionista de cómic cotizado en el panorama televisivo actual (con perdón de Mark Millar), ese es Neil Gaiman. Sus series American Gods (Starz) y Good Omens (Amazon Prime Video) han abierto camino para la que es LA ADAPTACIÓN del mundo del cómic, si partimos de que la Watchmen de HBO ya casi se nos echa encima. The Sandman, el larguísimo cómic de Gaiman, premiado con los galardones Eisner y Harvey, es considerado por muchos el mejor de la historia (y uno de aquellos para los que más se utiliza, con intención de generar un altísimo grado de sofisticación a su alrededor, la expresión “novela gráfica”).

Por suerte, este no es solo un deseo. Ya está confirmado que, con una inmoral cantidad de dinero de por medio, Netflix ha cerrado la adaptación del onírico, mitológico, terrorífico y fascinante cómic del escritor, a cuya cabeza estarán él mismo, Allan Heinberg (Anatomía de Grey) y David S. Goyer (Krypton e, importante, Constantine). Tras los intentos fallidos de DC y Warner por llevar a Morfeo (el dios de los sueños, capturado en el mundo terrenal por un espiritista) a la gran pantalla, será la televisión la que lo acogerá por fin.

2. ‘100 Balas’

(Fuente: DC/Vertigo/ECC Cómics)

No hay mucho que decir aquí: es Los Soprano. Punto y final. Si hay que adaptar algo, que sea la tenebrosa historia de unas familias mafiosas a cargo de dos nombres muy sonoros, Brian Azzarello al guion y Eduardo Risso al lápiz. En 100 Balas, una suerte de novela negra pulp también ganadora de Eisners y Harveys, el agente Graves entrega a personas con vidas arruinadas 100 balas irrastreables que permiten asesinar a quien uno quiera.

En su lectura, pesan mucho más los momentos en los que uno siente que todo va a explotar en cuanto alguien diga la palabra equivocada que las secuencias de verdadera acción; y ese tono de incómodo drama thrilleresco es lo que pide a gritos su conversión en una serie sucia, lenta y con un explosivo y what-the-fuckesco último episodio por temporada. Parece que sí podría llegar, a manos de Warner y Tom Hardy, pero aún no se sabe mucho.

3. ‘Transmetropolitan’

(Fuente: DC/Vertigo/ECC Cómics)

En esta crónica gonzo de la vida en la podrida gran ciudad, pasada por el filtro (muy de refilón, casi imperceptible) de la tecnología futurista, hay gran material para una buena serie ácida, cachonda y muy social. Warren Ellis y Darick Robertson (que sonará a los seriéfilos por dibujar el cómic de The Boys) dan forma a una caricatura viviente del periodismo, Spider Jerusalem, un cínico y violento columnista que se ve obligado a regresar a la ciudad que odia. ¿El motivo? Que se fugó a la montaña con el pago por unos libros que nunca escribió, pero el dinero se acaba.

Si Preacher hacía diversión de la violencia sin sentido, Transmetropolitan cuela un cierto poso social en su no poco degenerada trama que consigue remover conciencias. Además, ¿quién no querría ver en Netflix, en capítulos de 40 minutos, a un tipo completamente pelado y vestido de negro fumar y beber como un cosaco, soltar la mayor cantidad de palabrotas por página de la historia de cómic e intentar truncar la carrera política de un presidente diabólico mientras hace todo eso?

4. ‘Hellblazer’

(Fuente: DC/Vertigo/ECC Cómics)

Hacen falta series de terror. Aunque el género se explota mejor en las condiciones de la proyección en salas, el extrañamiento que provocan las historias aterradoras en la seguridad del salón de uno es una sensación mágica. Y para eso, nada mejor que Hellblazer. La protagoniza John Constantine (sí, el mismo que el de la serie de Goyer), una especie de detective-exorcista ambulante a lo Hemingway que mete la zarpa en los casos paranormales más extravagantes. Ya hubo una serie de NBC adaptando al personaje, pero queremos otra. Y mejor.

El cómic, una de las cabeceras más longevas de la línea editorial, sirvió en cierto modo de campo de pruebas para grandes autores británicos que iban ganando popularidad en otras series. Por eso, una selección de las mejores etapas del personaje, como las escritas por Paul Jenkins o el acojonante (de acojonarse, vaya) Jamie Delano, serían un fantástico punto de partida para una serie procedimental delirante y siniestra. Un episodio, un fantasma de mono asesino; cosas así.

5. ‘Y, el último hombre’

(Fuente: DC/Vertigo/ECC Cómics)

Con el tiempo, uno revisa las sinopsis de cómics antiguos y se pregunta cómo se habría entendido su trama hoy. Es el caso de Y, el último hombre, que narra las aventuras de Yorick Brown y su mono Ampersand en un mundo (¿post-apocalíptico?) en el que una extraña pandemia ha acabado con la vida de todos los seres de sexo masculino del planeta.

Además del misterio que entraña el propio título (la “Y” es de Yorick, también hace referencia al cromosoma y es, además, “¿por qué?” en inglés), la verdad sobre el suceso que trata de desenterrar Yorick levanta muchas y evidentes cuestiones sobre el género y nuestra percepción de él que podrían releerse de formas muy interesantes con una serie que la adaptara libremente hoy. Sorpresa: FX la traerá a la pequeña pantalla con el nombre de Y en 2020.

Aprovecho además para reivindicar a Brian K. Vaughan, que escribió la serie para los lápices de Pia Guerra. Otro cómic del guionista, Saga, sería también la serie perfecta; pero es de la editorial Image, no de Vertigo.

6. ‘Los Invisibles’

(Fuente: DC/Vertigo/ECC Cómics)

Grant Morrison está loco. Es un hecho que nadie va a negar a estas alturas. Y su locura alcanzó cotas insospechadas hasta entonces en Los Invisibles, la Ilíada metaficcional que marcó para siempre su carrera. En ella, Dane McGowan es un adolescente conflictivo e inadaptado que protesta contra el sistema a través de un vandalismo que lo lleva al correccional Harmony House. Allí, justo antes de ser reprogramado, es rescatado por King Mob, miembro de una organización clandestina conocida como Los Invisibles, una suerte de terroristas libertarios.

La patológica aventura de Morrison ya vendió sus derechos de adaptación a serie de televisión a BBC Scotland, pero eso nunca ocurrió. De momento, parece que será Universal quien la saque. Como señala muy acertadamente José Torralba en Zona Negativa, lo más parecido a una adaptación que los fans del cómic encontrarán por ahora es la saga de películas de The Matrix (contra las que, por cierto, Morrison se planteó querellarse). Convencido de que él era el elegido por los alienígenas y su obra un sello mágico que transformaría para siempre la cultura en el cambio de milenio, el guionista escocés parió una serie nacida para ser adaptada. ¿Que cómo hacerla? A mí no me miréis.

El cómic ‘The Sandman’ de Neil Gaiman será una serie en Netflix
La popular historia de Morfeo saltará a la pantalla tras muchos intentos de adaptaciónfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir