Fuera de Series Fuera de Series

Si Harry Potter diera el salto a televisión, estas 5 series serían buenas ideas

Tras pasar por el cine y el teatro, la televisión es el único medio que le falta al mago de J.K. Rowling

Una imagen de ‘Harry Potter y el legado maldito’. (Fuente: Facebook)

Esta semana se supo que Harry Potter y el legado maldito, la continuación en forma de obra teatral de la saga de J.K. Rowling, ha recibido diez nominaciones a los Tony, los premios que reconocen lo más destacado de la temporada teatral en Broadway, incluyendo mejor obra, mejor actor protagonista y mejores actores secundarios. En el Reino Unido ganó el año pasado nueve premios Olivier, y va camino de ser todo un fenómeno de las tablas tanto londinenses como neoyorquinas.

En el cine, además, la segunda parte de Animales fantásticos y dónde encontrarlos tiene previsto su estreno para el próximo mes de noviembre, y con las plataformas de streaming, sobre todo, buscando la gran saga que les dé su propio Juego de tronos (como busca Amazon con El Señor de los Anillos), resulta curioso que nadie se haya animado hasta ahora a buscar una historia dentro del vasto universo de Harry Potter para crear una serie de televisión.

Harry Potter y el legado maldito tiene como protagonistas principales a Albus y Scorpius, hijos de Harry y Draco Malfoy, en su primer año en Hogwarts, mientras la saga de Animales fantásticos… se centra en las aventuras de Newt Scamander en la primera mitad del siglo XX. Entre ambas hay décadas de historias de las que pueden salir estas 5 series, al menos.

La Orden del Fénix y la Primera Guerra Mágica

La Orden del Fénix original, en un fotograma de ‘Harry Potter y la Orden del Fénix’.

A lo largo de los siete libros de Harry Potter flota siempre la sombra de la Primera Guerra Mágica, causada por el ascenso de Voldemort y su intento de dominar el Ministerio de la Magia y exterminar a los “sangre sucia”, los magos que hubieran nacido de padres muggles. Albus Dumbledore, director de Hogwarts, funda esa orden en los 70 para luchar contra el Señor Oscuro y proteger también a la población no mágica de sus acciones.

La guerra terminó con el asesinato de los padres de Harry y el intento de Voldemort de matar al propio Harry, que no era más que un bebé, pero todas las acciones del que no debe ser nombrado para asumir un poder dictatorial, y los sacrificios hechos por el resto de magos para impedírselo (como les ocurre a los padres de Neville Longbottom) daría para una serie épica y hasta política, y que tendría como protagonistas a las versiones jóvenes de personajes como Dumbledore, los Weasley, Severus Snape y su acuerdo secreto con el director de Hogwarts, etc.

Los orígenes de Voldemort

Del gran villano de la saga se cuentan bastantes cosas tanto en el segundo libro, Harry Potter y la Cámara de los Secretos, como en el sexto y el séptimo, El misterio del príncipe y Las reliquias de la muerte, las suficientes como para que un grupo de fans haya producido un mediometraje de una hora sobre su juventud, Voldemort: Origins of the Heir.

Voldemort se llamaba originalmente Tom Ryddle, y de los escándalos de su familia, su estancia en Hogwarts, su obsesión por ser el heredero de Slytherin y su asunción de la identidad de Voldemort, el Señor Oscuro que dominar el mundo y asegurar que los magos son los únicos que merecen vivir en él, saldría una serie que tendría como protagonista al mayor antihéroe posible. Y, además, hasta tendría tiempo de tratar su relación Bellatrix Lestrange.

Los Merodeadores

Unos jóvenes Sirius Black, James Potter y Remus Lupin, en ‘Harry Potter y la Orden del Fénix’.

Durante buena parte de los libros, y sobre todo desde que conoce a Sirius Black en El prisionero de Azkaban, Harry idolatra a su padre y sus aventuras cuando estudiaba en Hogwarts junto al propio Sirius, Petter Pettigrew y Remus Lupin. Los cuatro formaban los Merodeadores, el nombre que se dieron para hacer todo tipo de travesuras en el colegio y para crear el mapa mágico que permite a nuevos estudiantes (y a Harry) moverse por Hogwarts evitando a los profesores.

Esos años de juventud de James Potter coinciden con el ascenso al poder de Voldemort y, también, con la presencia en Hogwarts de Severus Snape, cuya trágica historia sirve para cambiar la percepción que se tenía de los Merodeadores como héroes de una pieza y matizarlos más. Y para confirmarlo como uno de los protagonistas más importantes de la saga. Sería una ficción de corte más juvenil y de instituto, como si dijéramos.

‘Orange is the new black’ es muy fan de Harry Potter
La serie de Netflix está llena de referencias a la obra de J.K. Rowlingfueradeseries.com

La Segunda Guerra Mágica

La primera mitad de Harry Potter y las reliquias de la muerte sigue a Harry, Ron y Hermione huyendo de los mortífagos y de la nueva ofensiva de Voldemort para controlar el Ministerio de Magia y el mundo, en realidad. Evidentemente, la mera existencia de Harry es su gran talón de Aquiles, por lo que los tres se esconden en los bosques más remotos posibles. La situación se acaba agriando y deriva en que Ron se marche solo, sobre todo porque escuchan por la radio noticias alarmantes de la persecución que Voldemort lanza contra los “sangre sucia” (como la propia Hermione) y todos los magos que no quieran seguirlo.

Esa guerra civil entre los magos se mantiene al fondo del último libro de la saga (y de las dos últimas películas), pero podría centrar perfectamente una serie porque contaría lo que hacen otros personajes muy conocidos por el público, como la familia Weasley, la profesora McGonagall o Neville Longbottom.

La fundación de Hogwarts

El colegio Hogwarts, en el trailer de ‘Animales fantásticos y dónde encontrarlos: los crímenes de Grindelwald’.

El Colegio de Magia y Hechicería Hogwarts es el centro alrededor del que giran casi todas las tramas en la saga de Harry Potter. Es un personaje más de la historia, tan importante como el propio Potter o Albus Dumbledore, y está lleno de secretos que se desvelan, en parte, durante los siete libros escritos por Rowling en su momento. Sin embargo, sólo se da una pequeña pincelada sobre su fundación.

Godric Gryffindor, Helga Hufflepuff, Rowena Ravenclaw y Salazar Slytherin fueron los cuatro magos que fundaron la escuela, en el siglo X. Cada uno dio su nombre a una de las casas en las que se agruparían los alumnos, pero Slytherin enseguida se enemistó con los otros tres al sostener que sólo los magos de sangre pura deberían tener derecho a una educación en magia.

Los casos del Ministerio de la Magia

Una imagen de ‘Harry Potter y el legado maldito’. (Fuente: Facebook)

En Harry Potter y el legado maldito sabemos que Harry y Hermione acaban trabajando en el Ministerio de la Magia; él es el director del Departamento de Seguridad Mágica y ella, la ministra. Eso los sitúa en buenas posiciones para que pudiera crearse una serie que siguiera diferentes casos en los que tienen que asegurarse que no hay involucrado ningún seguidor de Voldemort que todavía albergue esperanzas de que su señor vuelva. Al fin y al cabo, la cicatriz de Harry nunca deja de dolerle del todo.

También hay que ser sinceros y reconocer que la relación interesante en la saga era la de Harry y Hermione. Rowling evitó conscientemente que tuvieran algún tipo de relación romántica entre ellos porque le parecía demasiado evidente, pero su dinámica era lo más entretenido de los libros y, desde luego, de las películas. Que, de adultos, tengan que investigar la posibilidad de un regreso de los mortífagos puede ser material para una serie que expanda, además, el mundo de la saga.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir