Quantcast
‘SKAM España’ quiere ser algo más que el remake de un fenómeno - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

‘SKAM España’ quiere ser algo más que el remake de un fenómeno

Sus responsables nos cuentan cómo afrontaron la adaptación de la serie juvenil noruega

Eva es la protagonista de la primera temporada de ‘Skam España’. (Fuente: Movistar+)

Verdad, respeto e identificación. Ésos son los tres objetivos que busca la adaptación española de SKAM, una serie de la cadena pública noruega NRK que se convirtió en todo un fenómeno social allí y, de paso, logró generar un pequeño culto también en el resto de Europa, con clubes de fans y disecciones a través de Tumblr de los mejores momentos de sus temporadas. Desde que finalizó su emisión, en 2017, ese éxito se ha trasladado a varios remakes, incluido uno a cargo de Facebook en Estados Unidos, y otro que lleva ya casi tres semanas activo en España.

SKAM España ha despertado cierta estupefacción entre la prensa especializada porque sus responsables, Movistar+ y la productora Zeppelin, no han seguido el camino habitual a la hora de presentar una nueva serie. No ha habido campaña de promoción (más allá de un par de teasers en las redes sociales oficiales de la plataforma), de sus personajes no se conoce el nombre de sus actores (todos jóvenes desconocidos), no ha habido visionados de adelanto de los capítulos, ni siquiera se anunció su fecha de estreno. El primer vídeo de la serie se lanzó sin previo aviso en la tarde del domingo 9 de septiembre.

Pero es que SKAM no es una serie como todas las demás. En Movistar+ eran conscientes de ello cuando, buscando una ficción juvenil que pudiera conectar con un público que apenas ve la tele a la manera tradicional, compraron el formato para adaptarlo a España. “Al ver los dos primeros capítulos de SKAM, nos dimos cuenta de era lo que estábamos buscando. ¿Por qué? Primero, nos había encantado a nosotros, como equipo de contenidos, y porque hace un acercamiento a los jóvenes muy serio, muy respetuoso, muy trabajado, muy de verdad, sobre todo”, explica Fran Araújo, director editorial de Producción Original de Movistar+.

Las peculiaridades de ‘SKAM’

La plataforma quería una serie para adolescentes que fuera diferente, y ésta lo es desde su mismo modo de “emisión”. Y es que no tiene episodios como tal; SKAM está compuesta de vídeos breves que se suben diariamente a su web, a la hora en la que los personajes están viviendo ese momento concreto. Se completan con conversaciones en WhatsApp y actualizaciones de fotos e stories de Instagram, y todo eso compone, cada semana, uno de los “capítulos”, que los domingos por la noche están disponibles en Movistar+.

Esos episodios ni siquiera tienen una duración determinada, sino que depende de los vídeos que se hayan ido colgando durante la semana. Este método de emisión podía encajar bien en NRK, pero trasladarlo a la televisión de pago tenía sus retos, como qué contenido exclusivo le ofreces a tus clientes si la web está abierta a todo el mundo. La semana pasada, por ejemplo, sólo los abonados a Movistar+ pudieron ver unas escenas inéditas de una fiesta en las que aparecía Aitana, ex concursante de Operación Triunfo.

La importancia de ‘SKAM’: nuevas narrativas tecnológicas y sociales
Seis aspectos claves y una reflexión final sobre la importancia de la serie en el contexto de ficción audiovisual…fueradeseries.com

Araújo explica que “no puedes repetir un milagro. En Noruega fue un milagro y, si lo copias aquí, no iba a funcionar. Así que lo que intentamos hacer fue repetir un proceso, no repetir una serie”. Aun así sí que tomaron buena nota de cómo NRK había lanzado su propia SKAM: “La primera semana no hicieron nada de comunicación, nada de publicidad. La idea era que los jóvenes la fueran descubriendo por sí mismos. En la primera semana tuvieron creo que 4.000 visionados del primer capítulo; al final de la segunda temporada tenían dos millones en el último capítulo, en un país que tiene cinco millones de habitantes”.

Esa manera de promocionar una serie es bastante distinta de como estamos acostumbrados en la actualidad, por lo que Araújo reconoce que todos tienen que cambiar la manera en la que tratan SKAM España. “No (tenemos que) pensar en qué audiencia va a tener de arranque, sino que se vaya repartiendo entre ellos, que se vaya esparciendo. Nos parece más interesante que sean los jóvenes quienes hablen de ello que que seamos nosotros los que impongamos una visión sobre todo este tema”, concluye.

De Noruega a España

Las cinco protagonistas de la ‘SKAM’ original. (Fuente: NRK)

Si el método de lanzamiento de los episodios o la decisión de no acompañar el estreno con su correspondiente campaña de promoción eran experiencias diferentes para Movistar+, sobre las que ellos mismos reconocen que han tenido numerosos debates y dudas, sí que estaban seguros de que no podían copiar tal cual la original noruega. Begoña Álvarez, productora ejecutiva de SKAM España, explica que “una de las premisas fundamentales era mantener el espíritu de la versión original porque nos parece super acertada, y cuidada en todos los aspectos, y que está hecha con un cariño brutal. Desde ahí la estamos haciendo todos”.

Los responsables de la serie asistieron a un workshop en Oslo con los creadores de SKAM, y con los encargados del resto de remakes internacionales, en el que aprendieron cómo se había hecho la serie original. De allí volvieron a España con la idea de adaptar sus guiones a la realidad de la sociedad española y a las preocupaciones de sus adolescentes, aunque enseguida se dieron cuenta de que no había tantas diferencias. En palabras de Álvarez:

“Lo que separa a los adolescentes españoles de hoy de los adolescentes noruegos de hace tres años es, básicamente, la logística, es el día a día. En lo profundo, somos todos iguales. En lo profundo, todas las adolescencias son iguales, los miedos son iguales, las traiciones son las mismas, y la sensación de que la adolescencia es una montaña rusa donde no hay grises, todo es blanco y negro, no hay zonas intermedias. Piensan que todo es definitivo y todo es importantísimo”.

Las protagonistas de ‘SKAM España’. (Fuente: Movistar+)

La producción recurrió al psicólogo Jesús López Menéndez y a otros dos compañeros suyos, más un educador social, para tomarle el pulso a los jóvenes entre 15 y 19 años. Begoña Álvarez señala que lo que hicieron fue “un estudio de un montón de adolescentes, un montón de entrevistas grabadas tanto individuales como grupales en las que, básicamente, les hemos preguntado a ellos qué os mueve, cómo os sentís, qué es la adolescencia. Es curioso, una de las palabras que más repiten todos es ¿la adolescencia?, agobio. Agobio por no llegar, por no saber quién eres, por tener novio o no tenerlo, porque no noten que tu familia no tiene tanto dinero como las demás”.

Esas entrevistas servían para tener información de primera mano acerca de cómo son los adolescentes españoles en 2018 y, también, para hacerse una idea de qué serie se les podía ofrecer que les hablara de tú a tú. Esa filosofía ya estaba presente en la original noruega, según apunta Fran Araújo: “como televisión pública, ellos intentaban hacer una serie que fuera muy útil para los adolescentes, hacer un trabajo real de darles a los chavales herramientas para enfrentarse a los miedos y a las dificultades que se tienen a esa edad en el universo en el que vivimos de exigencias en redes sociales, de frustraciones y demás”.

De ahí la necesidad de realizar ese estudio en el que participó, inicialmente, una preselección de unos 200 jóvenes, entre 15 y 19 años, que sabían que estaban ahí como parte de la investigación para crear una serie. Jesús López explica que se buscaba que esas entrevistas fueran lo menos dirigidas posible y, en un siguiente paso, se organizaron grupos de ocho a diez participantes a los que se les aseguraba que no se les iba a censurar nada de lo que contaran, y que cualquier confesión que hicieran sería confidencial. “Lo que nos interesaba es cómo ellos mismos gestionan las soluciones a los problemas”, apunta el psicólogo.

Los temas de la serie

De todas esas entrevistas y conversaciones salieron los temas que SKAM España va a tratar porque son los que más preocupan a su público potencial. Tanto Jesús López como Begoña Álvarez indican entre ellos las relaciones sentimentales, las redes sociales y la presión por estar en ellas y gustar, el bullying, la familia, el temor por que algún amigo te traicione o, como apuntaba Álvarez, que se note que tienen menos dinero que sus compañeros de clase. Ésa sí que es una gran diferencia con Noruega, que en España son mucho más importantes ñas diferencias económicas y de clase.

En palabras de López, “(quisimos) hacer un análisis de la realidad no desde mí mismo o mis compañeros, con un montón de experiencia tratando adolescentes, sino desde los propios chicos”.

En busca de la identificación

Nora y Eva. (Fuente: Movistar+)

La filosofía detrás de SKAM y de su remake español es, como apunta su productora ejecutiva, “respetar la premisa original por el respeto que tiene hacia los adolescentes, y la necesidad de que ellos se vean identificados en lo que nosotros les estamos enseñando y en lo que nosotros les vamos a dar”. Para buscar esa identificación, los actores tienen la edad de sus personajes (también han cesado su actividad en redes sociales, aunque hay fans que los han encontrado por su cuenta antes del estreno de la serie) y el equipo que trabaja en la producción es pequeño para que no se sientan intimidados.

Previas al rodaje hubo tres semanas de ensayos y se han utilizado interiores y exteriores naturales, incluido el instituto. Las cámaras se colocaban lo más lejos posible para que no interfirieran en el trabajo de los actores, buscando una mayor naturalidad y frescura. Según Begoña Álvarez, que también es la directora de la serie, el objetivo era una realización casi invisible.

Y en ese esfuerzo por llegar a los adolescentes y conectar con ellos, SKAM España sigue las directrices de la noruega en ser flexible a lo que sus fans estén comentando sobre ella. Esta semana, por ejemplo, los espectadores han estado comentando en redes sociales que no les gusta nada el peinado de Lucas, así que los guionistas han reaccionado publicando en la web una conversación de WhatsApp entre Jorge y Eva que refleja esos comentarios.

SKAM España es una experiencia nueva para Movistar+ y para Zeppelin. Todos los implicados reconocen que han discutido mucho sobre la manera de promocionar la serie, si hacerlo o no, sobre cómo lanzar los vídeos en la web y qué contenidos dar en exclusiva para los abonados de la plataforma, y son conscientes de que pueden fracasar. Fran Araújo confía, de todos modos, en que esa identificación de su público con la serie puede ocurrir de una manera más orgánica. “Si nosotros, como cadena, tenemos paciencia y dejamos que esto pase, es mucho mejor la relación que se establece con el público que haciendo lo que se hace con todas las series”, afirma.

‘SKAM España’ está disponible a través de su web oficial. Los domingos se emite en #0 un episodio que recopila todos los vídeos lanzados durante la semana.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir