Fuera de Series Fuera de Series

‘The Big Bang Theory’ tiene tres personajes secundarios imprescindibles

La serie no sería lo que es si sólo contara con sus protagonistas

La relación de los protagonistas con sus padres es uno de los temas recurrentes en la serie. (Fuente: CBS)

Tras tantos años, la estructura del éxito de The Big Bang Theory no es tan sencilla como aparentemente pudiera parecer. Sus protagonistas funcionan, les queremos hasta cuando nos caen mal y nos divierten. Pese a todo, no juegan solos. En estas doce temporada, los actores secundarios han sido un punto muy a favor. Hace tiempo repasábamos los cameos con los que habían contado, pero no es eso lo que queremos recordar hoy, sino aquellos papeles recurrentes que nos han acompañado a lo largo de toda la serie y que han supuesto un complemento perfecto para la comedia de CBS.

Dr. Beverly Hofstadter, el hielo hecho madre

Beverly y Penny. (Fuente: CBS)

Leonard tiene una parte rota, es así. Cada vez que aflora un pasaje de su infancia aparece como algo más bien cruel y falto de amor. Y de entrada, esto podría hacer que todos odiáramos a su madre. Pero luego ves a Beverly, papel interpretado por Christine Baranski, y en seguida asumes que nada a lo que dé vida semejante diva podrá parecernos mal.

Es impertinente, distante y extremadamente racional y, curiosamente, es el complemento perfecto para Sheldon, con quien el entorno hasta bromea desde un punto romántico. En ocasiones, Beverly se preocupará más por el amigo de su hijo que por su propio retoño, a quien ha utilizado toda la vida para experimentar y teorizar en su propio campo. Lo que, por otro lado, habría sido el sueño de Sheldon.

Lo dicho, debería caernos mal. Pero es maravillosa. Irónica, inteligente y pura diversión en cuanto toma una copa o le ponen delante un karaoke. Y además es muy interesante ver cómo tras un aparente clasismo (tema que, por cierto, se recorre durante toda la serie, mejorando a lo largo de las temporadas) en el que su hijo no ha alcanzado el supuesto éxito de sus hermanos y su mujer es una simple camarera, al final acepta más que Leonard no sea lo esperado de lo que en otras familias podría suceder.

Necesitamos cerrar la serie con un momento en el que Beverly reconozca que las cosas han salido bien. Que Leonard no es el carácter fuerte que hubiera esperado, pero ha logrado apañárselas la mar de bien en su campo profesional, en su entorno emocional y en su vida en general.

Mary Cooper, la otra cara de la moneda maternal

Mary, Sheldon y Amy en Texas. (Fuente: CBS)

Y si Beverly era la radicalización de lo racional, Mary (Laurie Metcalf) es justo lo apuesto. Protestante, muy practicante y señora de su hogar, la madre de Sheldon está completamente volcada en sus hijos, especialmente del pequeño genio.

Su carácter ha evolucionado a lo largo de los años, en parte porque hemos ido sabiendo más de ella, en parte porque el estreno de El joven Sheldon impone alejarla un poco de una figura simplificada que sólo habla de religión. Pero además ha mostrado tener carácter tras esa primera impresión de amor ciego. Los momentos en que pone el freno a su hijos son brillantes, demostrando que Sheldon es perfectamente capaz de entender los límites cuando se los expones claramente y, a la vez, que crecer tan rápido ha hecho que por el camino pierda ciertas formas que deben aprenderse en la infancia. Ver a Laurie Metcalf parando los pies a Sheldon es maravilloso y envidiable.

Stuart Bloom, el eterno perdedor

Raj y Stuart, los mejores canguros de los hijos de Howard y Bernadette. (Fuente: CBS)

Si bien el perfil inicial de The Big Bang Theory nos mostraba a los cuatro amigos como poco populares, lo cierto es que dentro de su pequeño mundo no lo son tanto. Entre otras cosas, Stuart (Kevin Sussman) sirve para evidenciar que hay gente con peor vida social. Sin amigos, sin dinero, sin novias ni perro que le ladre, el dueño de la tienda de cómics ha pasado por todos los sufrimientos. Pero es a partir de cuidar a la madre de Howard cuando su papel en la serie empezó a cambiar.

Desde entonces ha sido escalando poco a poco, de simple dueño a conocido que revoloteaba, ha pasado a ser un amigo de la cuadrilla que hasta acude a las sesiones de paintball. Es más, a la última hasta lo hacía acudiendo con su novia y enfadándose ella porque no entendía que quería irse a vivir con él.

De entre todas las historias, la de Stuart es posiblemente la que dé más lástima. Viene del mundo de las artes, y repetidamente se menciona su disciplina como algo menor, pese a que Howard, Leonard, Raj y Sheldon se pasan el día metidos en su tienda e invirtiendo en cosas que nacen de dibujantes. Acabar esta temporada con un Stuart feliz sería el final de la sonata que se nos ha repetido durante doce años en la que no existe dignidad más allá de las ciencias puras.

‘The Big Bang Theory’ se emite los jueves, a las 21:45 h., en TNT.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir