Fuera de Series Fuera de Series

‘The Magicians’: Duele, pero comprendo el final de la temporada 4

La despedida de uno de los personajes se convirtió en el momento más épico y también el más polémico de la serie

(Fuente: SYFY)

Este artículo se ha escrito después de ver el final de la cuarta temporada de ‘The Magicians’ y contiene spoilers.

Vi el final de la cuarta temporada de The Magicians hace seis días. Desde entonces he estado retrasando el momento de escribir este texto. Si lo estoy haciendo ahora, no es porque tenga claro lo que quiero decir, sino porque sé que tampoco voy a tenerlo después, I’ll say it anyway, como dice la letra de Take on Me.

Entiendo la polémica que ha surgido con la muerte de Quentin y no porque fuera el protagonista de la serie. Entiendo que alguien sienta que la muerte del personaje encaja en el tropo “Bury your gays”. También entiendo que alguien pueda ver en su destino una lectura peligrosa sobre la depresión. Y que ambas cosas duelen personalmente a todos los que se veían representados en la serie a través de él.

Empatizo con esos sentimientos, pero como no puedo hablar de ellos en primera persona, porque no me identifico con Quentin a esos niveles, siento que mi opinión de algún modo carece de validez. De todas formas, quiero intentar expresar lo que sentí, porque no me parece justo que no se hable de The Magicians en Fuera de Series.

Quentin Coldwater

Quentin nunca fue mi personaje favorito, creo que hasta el episodio final de la primera temporada no empecé a verlo con mejores ojos. No esperaba que su muerte me tocara a un nivel emocional tan intenso. Y eso que llegué sabiendo que ocurriría, porque los spoilers los sirven gratis con el desayuno. No era una sorpresa, pero cuando están en el Mundo espejo y Quentin le dice a Penny 23 que se lleve a Alice, empecé a llorar. Y no paré hasta el final.

La cámara lenta, los efectos visuales, la canción, las interpretaciones y el montaje de la secuencia de la muerte de Quentin son preciosos; es una escena emocionante y épica. Es perfecta. Y, ya que su muerte era una decisión tomada, no se me ocurre una forma más bonita de materializarla. Sobre el papel y en pantalla no puede haber queja alguna, honra de forma muy especial al personaje.

En la conversación que tiene después con Penny 40, Quentin se pregunta si se sacrificó para salvar a sus amigos o si por fin había encontrado la forma de acabar con su vida. La respuesta la obtiene en la escena de la fogata: “cómo no ibas a querer estar con ellos”. Lo suyo fue un acto de valentía y generosidad, esas que tienen los héroes de la vida real que no piensan dos veces para proteger a alguien. Nunca sabremos si algunos espectadores habrían visto su muerte como un suicidio si la serie no hubiese hablado de ello. Pero que decidiera hablar de ello me pareció importante y valiente.

He vuelto a llorar viendo la escena. Y es la cuarta vez.

En la escena Take on Me lloré a mares, parecía el espejo por el que regresan Penny 23 y Alice. Cuando Elliot sacó el melocotón emití un quejido de ahogo y sé lo ridículo que puede sonar esto para alguien que no ve la serie. Quentin tuvo la oportunidad de ver la huella que había dejado en la gente con la que compartió sus últimos años de vida, de confirmar que valía la pena haberse sacrificado por ellos.

Muchos han interpretado que el mensaje que se puede sacar de este descubrimiento personal es que una persona con depresión solo puede encontrar la felicidad en la muerte. Eso es tan serio que me parece atrevido intentar rebatirlo, pero lo que sí puedo decir, es que siento que la serie hizo el homenaje más bonito que se le podía haber hecho a Quentin.

Él, que siempre creyó ser el elegido, que era el protagonista de la historia, pero nunca jugaba el papel principal, encontró la oportunidad de ser un héroe y no dudó en sacrificarse por los demás. Tal como lo hizo Alice en la segunda temporada, y tal como lo hizo él, segundos antes en ese mismo episodio, para salvarla del ataque de La bestia. Y lo más especial, es que salvó el mundo gracias a su especialidad, que en su momento parecía tan insignificante. No hay reparaciones pequeñas.

#Queliot

Peaches and Plums, Motherfucker! (Fuente: SYFY)

El mejor episodio de The Magicians sigue siendo A Life in a Day, ese en el que Quentin y Eliot tienen la oportunidad de hacerse viejos juntos. Cuando en esta cuarta temporada descubrimos que, después de lo vivido, Quentin le había propuesto a Eliot que se dieran una oportunidad y él lo rechazó, aquel episodio cobró aún más importancia.

Impulsados por la serie todos apostamos por esa pareja pero, como la muerte de Quentin convierte su historia en tragedia, se ha catalogado como otro “Bury your gays”, porque Quentin era un personaje de sexualidad fluida. ¿Podríamos intentar verlo de otra manera?

A diferencia de lo que ocurrió con Lexa en Los 100, Quentin y Eliot fueron felices y comieron perdices, aunque haya sido en otra línea temporal. Y, lo más importante, esas experiencias vividas no fueron borradas por arte de magia, su historia de amor fue real.

Lo que quiero decir con todo esto, es que Quentin Coldwater era mucho más que su depresión y su bisexualidad. No me parece justo definirlo solo por su enfermedad mental y su orientación sexual, es como si se produjera una paradoja de la representación. Y tampoco creo que sea justo hablar de su muerte solo en términos de su historia con Eliot, no es justo con Alice y con Julia. Alice por fin había conseguido reconciliarse con él y lo vio morir. Julia era su amiga de la infancia y ni siquiera pudo estar cuando murió.

Muchas personas querían al personaje de Quentin porque habían leído las novelas, pero la mayoría de los espectadores de The Magicians aprendimos a quererlo en la serie y sabéis que en las primeras temporadas no parecía fácil. Algo habrán hecho bien para que su partida nos haya emocionado a todos. La muerte de Quentin no representa la historia de una persona que perdió la esperanza y se rindió, es la celebración de su vida y su viaje en la serie.

Confío en que los guionistas saben lo que están haciendo y que las posibles implicaciones no los han tomado por sorpresa. Confío, porque se han ganado mi confianza. Vi las tres primeras temporadas en maratón antes de la cuarta y sé que, si hubiera visto la primera cuando se estrenó, habría abandonado la serie con la trama de la violación de Julia, pero cuando la vi este año sabía que la gente que está detrás de The Magicians tiene mucha sensibilidad, por eso seguí con la serie. Y fue la mejor decisión que pude haber tomado.

La cuarta temporada de ‘The Magicians’ se ha emitido en SyFy España y está disponible actualmente en las plataformas de los operadores en los que el canal está presente

¿Es ‘The Magicians’ la mejor serie que no estás viendo?
Sí. Os cuento cómo me enamoró porque soy buena persona y me gusta compartir las cosas bonitas de la vidafueradeseries.co

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir