Fuera de Series Fuera de Series

11 series españolas de las que Movistar+ debería hacer un revival

La moda de resucitar series del pasado se resiste a llegar a España, aunque sabemos que a Movistar+ le interesa

Fer tiene que resucitar. Literalmente. (Fuente: Antena 3)

La televisión norteamericana ha encontrado en los revivals un arma muy poderosa: en un panorama saturado de estrenos, es fácil que un título que evoque nostalgia y cuente con una base previa de fans provoque más curiosidad en su lanzamiento que una propuesta nueva. Pocas son las series míticas del pasado que no han resucitado, están en desarrollo o, al menos, se ha tanteado su vuelta en algún momento. Pero España, por ahora, no sigue esta tendencia.

Es cierto que hubo amagos en su momento. Antena 3 estrenó La última guardia en 2010 (antes de la moda norteamericana), una continuación de Farmacia de guardia en forma de tv-movie que no llegó a funcionar bien del todo, y me consta que Globomedia ha trabajado en el pasado en resucitar algunas de sus series clásicas, pero nunca han llegado a buen puerto. Aquel experimento de Antena 3 es, quizás, la prueba de que estas cosas hay que hacerlas con cuidado y de que no todo puede volver.

¿Acapararía titulares la vuelta de Emilio Aragón a Médico de familia? Por supuesto, no hay serie más grande (entiéndase: más importante en el imaginario colectivo) que esa, pero también fue una ficción muy hija de su tiempo que tiene una difícil, si no imposible, traslación a nuestros días. Su tono, sus tramas y, en definitiva, su espíritu pertenecen a otra época. Yo, desde luego, la descartaría.

Lo que sí tengo claro es que, si hay un sitio donde tenga sentido hacer un revival de una serie española, es en Movistar+. La plataforma ha ligado, y muy acertadamente, su imagen de marca a series de ficción originales de factura internacional pero que no pierden la identidad nacional, ya ha coqueteado con productos de otras cadenas (Velvet Colección) y, además, es quien mejor consigue crear un evento en torno a sus lanzamientos de ficción. Y no es algo que no se les haya pasado por la cabeza.

Hace unos meses, en una charla con Domingo Corral (director de ficción de Movistar+), me lo corroboraba: “no lo descarto. La idea la tenemos, pero todavía no sabemos bien hacia dónde ir, si rescatar una serie tipo 7 vidas o Médico de familia o tirar por otro lado”, aunque tenía claro que no iban a rescatar por rescatar: “el punto nostálgico puede atraer al público que veía la serie original, pero si lo haces mal eso te dura diez minutos. Así que lo que importa, como en todas las series que hacemos, es que demos con unos buenos creadores que nos den una buena historia y tener buenos actores”.

Y es cierto. Es peligroso porque puede salir o muy bien o muy mal. Pero hay muchas opciones interesantes que valorar.

‘Motivos personales’

Era la vida de Natalia Nadal la que estaba en el aire. (Fuente: Boomerang TV)

Una serie que fácilmente saldría en una conversación entre periodistas televisivos sobre revivals españoles es Motivos personales. La ficción puso la primera piedra de un camino que muchos seguirían después: el de los thrillers de secretos, sospechas y giros locos que tanto se han explotado en España, y no siempre con acierto. Los creadores de la serie, de hecho, tenían pensada una tercera temporada que nunca vio la luz y que, para rizar el rizo, sucedía diez años después del final de la segunda (han pasado algunos más), así que quizás ese sea un hilo del que tirar.

No obstante, Motivos personales es una serie que ha envejecido regular y si volviese debería hacerlo sin complejos: abrazando su lado más mamarracho, porque lo tenía y era maravilloso. Y esto es algo que no tiene Movistar+, una serie no cómica que no se tome tan en serio a sí misma como La Peste (quizás Instinto sea eso). Un Scandal. Un Oyoyoyoyoy.

‘Qué vida más triste’

Borja y Joseba, en pleno rodaje de ‘Qué vida más triste’.

Si algo necesita Movistar+ son comedias. No porque no tenga, sino porque las que ha lanzado le han dado grandes alegrías. Y un título que podría sumar a su oferta, en forma de revival, es Qué vida más triste, aquella webserie sobre un gruísta de Basauri que consiguió dar el salto a laSexta sin perder ni un ápice de gracia al convertirse en tira diaria. ¿Sus grandes bazas? El humor absurdo, las muletillas (“¡pepitas de oro!”), las metarreferencias y cero miedos a realizar cualquier marcianada.

El universo de Rubén Ontiveros, creador de Qué vida más triste, siguió en Internet con proyectos como Descarga completa, Basauri Vice o Los videotutoriales de Borja Pérez, y más recientemente como sección en Ese programa del que usted me habla, en La 2. Pero merece un regreso más a lo grande. Toma, toma.

Flipa, flipa: 10 años de ‘Qué vida más triste’
Recordamos la primera serie española que pasó de Internet a la televisiónfueradeseries.com

‘Historias para no dormir’

En ‘La sonrisa’ se celebraba el Festival Anual del Odio. Como Twitter, pero en los ’60. (Fuente: RTVE.es)

¿Quieres una apuesta sobre seguro? Entonces ve a por Historias para no dormir. La de Chicho Ibáñez Serrador es una marca grabada a fuego en las mentes de muchos españoles y, a la vez, una carta blanca para crear nuevas historias independientes de diferentes autores. Y en un panorama donde las series de terror están de moda (desde American Horror Story a La maldición de Hill House) ya va siendo hora de que la ficción patria se aproxime al género. Es cierto que Telecinco ya trató de resucitar la franquicia en 2007 con Películas para no dormir (con grandes talentos pero una nefasta estrategia de lanzamiento), pero de esto ya nadie se acuerda. Borrón y cuenta nueva.

‘Verano azul’

Oye, Julia, ¿dónde está Chanquete? (Fuente: RTVE.es)

Vamos con algo más difícil. Verano azul no es solo una serie. Es, sencillamente, la infancia de millones de españoles. Y abrir un icono de este tipo, con el paso de tantos años, es como abrir un melón cerrado. Pero yo lo intentaría. Ahí va mi propuesta: Tito, Javi, Bea, Pancho, Piraña, Quique y Desi, ahora adultos, regresan a Nerja (¿Julia está enferma?, tal vez) para echar la vista atrás y reconectar con el espíritu de La Dorada que han perdido con el paso del tiempo.

Entiendo que es complicado recuperar la magia de Antonio Mercero (y que algunos protagonistas no se dedican a la interpretación, aunque el peso puede recaer en Juanjo Artero), pero sería muy interesante realizar una serie que hable a quiénes fueron niños con Verano azul de lo que les preocupa ahora y de lo que fueron. Y que puedan verla junto a sus hijos.

‘Raquel busca su sitio’

Tiene en contra no ser una serie muy recordada porque no llegó a ser un éxito de público (aunque tuvo críticas excelentes), pero juega a su favor ser la serie que Movistar+ necesita. Para quien no la recuerde, Raquel busca su sitio contaba el día a día de un grupo de trabajadores sociales entre los que se encontraba Raquel (Leonor Watling), un pez fuera del agua que llegaba enchufada con mucha teoría, poca práctica y grandes intenciones, y que chocaba con Quela (Cayetana Guillén Cuervo), una jefa idealista de buenas intenciones y malos modos.

Lo interesante de la serie es que entrelazaba las vidas sentimentales de los protagonistas (había enredo a cuatro bandas entre las dos mujeres y los personajes de Nancho Novo y Javier Albalá) con los casos semanales en los que trabajaban y que servían para crear comentario social. Y precisamente eso nos falta en el panorama televisivo español actual saturado de ficciones de época: una serie que hable de nuestro presente, que trate temas sociales como hace al otro lado del charco, por ejemplo, The Good Fight y, sobre todo, que se moje.

‘7 vidas’

¿Tendrá Diana el chichi pa’ farolillos ahora? (Fuente: Mitele.es)

Blanca Portillo, Javier Cámara, Gonzalo de Castro, Anabel Alonso, Carmen Machi… Solo recordando el elenco de 7 vidas ya entendemos por qué es tentador traerla de vuelta, aunque hay algo detrás de las cámaras tan importante o más: de su sala de guionistas ha salido el talento que luego ha liderado muchos otros los proyectos de comedia potentes.

Rearmar el equipo no será sencillo, ni tampoco negociar los cachés de los protagonistas (y preguntarse si nos queremos meter en el jardín Willy Toledo y en el jardín Toni Cantó), pero hay un reto mayor: reconfigurar el humor de 7 vidas. Y no porque sea añejo (al hilo de Médico de familia), sino porque dependía mucho de la actualidad. Aquellos chistes de Karembeu (exacto: ¿quién es Karembeu?, se pregunta alguien de 2019) han sido el gran obstáculo para que la serie triunfe en las reposiciones de FDF y una nueva aproximación a “la Friends española” (con comillas muy grandes) debería tirar por otro lado. Pero, ¿quién no quiere saber qué ha sido de Diana Freire?

‘Física o química’

A Cabano los zapatos le quemaban por dentro (Fuente: Antena 3)

Si 7 vidas tenía un elenco que ahora suena a All-Stars, qué tal este: Úrsula Corberó, Maxi Iglesias, Andrea Duro, Javier Calvo, Angy Fernández, Adam Jezierski… La última serie adolescente española de referencia hasta la llegada de Élite es otro posible revival a tener en cuenta, aunque habría que evitar hacerlo con nuevos adolescentes (ya hubo una segunda generación y, como suele pasar en estos casos, no cuajó) y centrarse en contestar a la pregunta de dónde están estos personajes y qué problemas les atormentan ahora que se acercan a la treintena (bueno, y cómo resucitar a Fer es otra buena pregunta).

Debería ser una serie actual, mordaz, entretenida, atrevida y, por supuesto, con mucho sexo. ¿Es verdad aquella leyenda de que los actores hacían orgías entre ellos? Queremos verlo en pantalla. Javi Calvo ya ha dicho en alguna ocasión que lo dejaría todo si este proyecto suena.

Podcast: Razones para ver… ‘Élite’. (ep.5)
Comentamos nuestras primeras impresiones del estreno de la nueva serie juvenil de Netflixfueradeseries.com

‘David el Gnomo’

La ficción nacional también nos dio muchas alegrías en el campo de la animación gracias a productoras como BRB Internacional o D’Ocon Films, y Movistar+, cuyo perfil de cliente está asociado a la familia, podría plantearse resucitar a David el Gnomo y sus valores de respeto, amistad y ecología para las nuevas generaciones. La serie original, emitida en 1985, dio un trágico (y bello) final a la existencia de David y Lisa, pero no sería problema: en 1996 ambos volvieron con El nuevo mundo de los Gnomos obviando aquel desenlace. Por otro lado, no hay que olvidar tampoco a Klaus, el juez de La llamada de los gnomos (1987), que protagonizó su propia serie.

‘El grupo’

Unax Ugalde y Bárbara Goenaga eran los jovenzuelos de la consulta. (Fuente: Globomedia)

Si hubo una serie adelantada a su tiempo, esa fue El grupo. Globomedia y Estudios Picasso propusieron a la audiencia una ficción al margen de dramedias familiares y series profesionales que seguía la consulta psicológica de grupo. Con una ambición estética inusual para el momento, y dejando fuera a los niños de la ecuación, no alcanzó los niveles de audiencia deseados, pero demostró que otro tipo de series era posible. Título de culto no tan recordado, podría servir como base para un reboot con nuevos personajes.

‘Pepa y Pepe’

Pepa y Pepe nació en TVE como respuesta a Médico de familia: jugaba al humor mordaz aunque era entrañable, pero buscaba ser menos empalagosa y más realista, con una familia que no vivía en un chalet, sino que tenía una casa bastante más modesta. En cierto modo, aquella familia con Verónica Forqué de maruja, Tito Valverde de calzonazos, y María Adánez, Silvia Abascal y Carlos Vilches de hijos, era el equivalente a Roseanne en España. La fórmula para traerla de vuelta es sencilla, la misma que Madres forzosas o la propia Roseanne: los hijos pasan a ser los padres y los padres, los abuelos, pero se actualizan los conflictos. ¿Una sitcom tradicional en España en 2019? Arriesgado es.

Podcast: Razones para ver… ‘Élite’. (ep.5)
Comentamos nuestras primeras impresiones del estreno de la nueva serie juvenil de Netflixfueradeseries.com

‘Los misterios de Laura’

Pujalte siempre será mejor Laura que Debra Messing (Fuente: RTVE.es)

No es ningún secreto que TVE ha maltratado a muchas de sus series. Y, con permiso de 14 de abril. La República, lo de Los misterios de Laura se lleva la palma. La cadena pública dejó demasiado tiempo entre temporada y temporada de una serie que funcionaba muy bien y encajaba con su casa (era accesible, entretenida y muy digna) y terminó muriendo por olvido. Pero no me cabe duda de que sus fans abrazarían un regreso de María Pujalte a la piel de Laura Lebrel con mucho amor. ¿La forma ideal? Temporadas cortas al estilo Sherlock.

Upfront Movistar+: la plataforma presenta sus estrategias de cara a la nueva temporada
En la presentación han revelado datos de consumo de sus series originales, la fecha de integración de Netflix, la nueva…fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir