Fuera de Series Fuera de Series

Antonia Zegers (‘La Jauría): “Cada vez que el arte se mete a dar lecciones se equivoca”

La protagonista de la serie de Amazon comenta el boom de la ficción de su país: “Con las series aún estamos partiendo”

AD

La actriz Antonia Zegers. (Fuente: Daniel Gil/Mesala Films)

Antonia Zegers no tiene miedo al virus que está retorciendo su país. Al contrario que otros compatriotas que, incide, simplemente “no pueden parar” para acatar el confinamiento, la actriz chilena asegura que dentro de la oscuridad del encierro ha encontrado algún chispazo de alegría. “Momentos de celebración” entre los que señala el estreno de la serie que capitanea, La jauría, con la que Amazon Prime Video continúa su puja por el talento televisivo chileno, que ahora se produce internacionalmente y exporta a gran escala.

Zegers, cara y cuerpo de la comisario protagonista de una trama inspirada en la violación en grupo de La Manada, pero también en muchos otros escándalos con la mujer como blanco predilecto, ha transitado tanto por el tubo catódico del país andino como por las tablas del teatro y la pantalla de cine. Nunca ha sabido ni querido destacar el medio en el que se siente más cómoda. “Son distintas esquinas del oficio, distintas posibilidades, pero lo que un actor pone en juego es siempre lo mismo”, apunta. No obstante, la actriz opone la carrera de resistencia que supone preparar una obra teatral, ensayando un texto durante meses, al esprint del producto audiovisual. “Al repetir el mismo libreto se encuentra el alma que hay tras él. Eso en el audiovisual hay que descubrirlo rápidamente”.

Las prisas no son enemigas del tacto. En el desarrollo de la colección de titulares de crónica negra que es La jauría pasaron dos años y medio de ardua documentación hasta que Zegers tuvo el guion en sus manos. No le son ajenos los temas espinosos, en cualquier caso. Los conoce bien de citas anteriores como El club, sobre las conductas abyectas de un puñado de curas, o Los perros, centrada en el recuerdo de la dictadura. “Ha sido un privilegio para mí habitar temas espinosos. Ahí el arte debe ser espejo, un canal que nos permita conversar y reflexionar”, sentencia advirtiendo de que “cada vez que el arte se mete a dar lecciones se equivoca”.

“No hay que olvidar el género de La jauría, un policial: en el intento de llegar al culpable en la ficción van apareciendo todas esas otras capas de realidad”. Pero, ¿desvía esa adscripción genérica la atención de lo verdaderamente importante? Zegers está segura de que no. Más bien todo lo contrario: “Eso es lo que hace que no estemos dando cátedra ni haciendo un documental”. La distancia que aporta una ficción que además de comprometida sea entretenida, apostilla, no achica la capacidad de invocar cuestiones relevantes: “El ejercicio de nombrar no es menor, es hacer aparecer lo que está mal. Yo a la edad de los personajes no sabía que el abuso se llamaba abuso. No tenía abecedario para denunciar algo así”.

En el último tercio del notable ejercicio del policiaco (“que los americanos manejan del derecho y del revés pero a nosotros [los chilenos] nos ha costado mucho”) que despliega La jauría se encuentra el momento más afortunado de la interpretación de Zegers, en el que su personaje se abalanza a defender a un niño, su hijo, que se ha implicado en una red digital de agresores sexuales. El instinto animal de la escena emana en parte de la conciencia de la chilena, que propone observar la niñez como génesis de la misoginia. “En la serie hay niños que podrían haber sido buenos niños pero tomaron la decisión equivocada. A los hombres no se les permite la fragilidad y eso también hay que ponerlo sobre la mesa. Es lo que complejiza la serie y hace que no sea panfletaria”.

En cuanto al comentado boom de las series chilenas, que estos días copan ponencias desde Navarra hasta Berlín, Antonia Zegers conjura el fenómeno similar que experimentó en su momento el cine de la oblonga república, sobre todo de la mano de Pablo Larraín, realizador chileno de referencia y padre de sus dos hijos. Recuerda con cariño su asistencia a la Semana del Cine Chileno del pasado año, que trajo a Madrid diez de las mejores películas salidas de la tierra de Neruda, varias con ella en plantilla. “Con las series aún estamos partiendo. Nos queda un largo camino”. Sobre una segunda temporada de La jauría (aún pendiente de confirmación oficial), la actriz solo puede confesar unas ganas irreprimibles de hacerla.

‘La jauría’ está disponible bajo demanda en Amazon Prime Video.

Crítica: ‘La jauría’ aborda la violación y el trauma desde una distancia ambigua
La productora de los chilenos Larraín se inspira ligeramente en el caso de La Manada para este thriller de Amazon Prime…fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir