Fuera de Series Fuera de Series

Críticas

Crítica: ‘El cuento de la criada’ 3×10— ‘Dar fe’

La revolución será dulce

(Fuente: Hulu)

Una mesa llena de canastas de muffins de todos los tamaños y sabores representa, ahora sí, el inicio de la revolución en El cuento de la criada. La idea (porque aún no es un plan) de June es loquísima y fue difícil decirle que no. No es el escape de una Criada o una Martha, no es el escape de uno de sus hijos, es la idea revolucionaria e inspiradora de sacar a varios niños de Gilead y romper así los cimientos sobre los que han construido su aberrante forma de vida.

Eso les va a doler y, además, no podrán hacer como si no hubiera pasado nada, porque si consiguen sacar a varios niños no tendrán forma de inventarse un cuento chino como hicieron los Waterford. Es una idea loquísima y, por tanto, es imposible que la vean venir.

A otra idea le habrían dicho que no, porque con el historial de incidentes de June y lo que ha ocurrido con las parejas de compra, hasta sus compañeras más cercanas hacían lo que fuera por evitar su presencia. Ahora están más vigiladas y Winslow & Waterford quieren traer a Boston la cultura opresora más estricta de la capital, las costumbres del Antiguo Testamento y de los primeros días de Gilead.

(Fuente: Hulu)

Como la Ceremonia vigilada, escena con la que nos enteramos que esa fue una práctica común en los primeros días de Gilead, para someter a los rebeldes y velar porque se cumpliera la ley. Joseph (como Serena) pensaba que era intocable, tanto, que le prometió a Eleanor que nunca tendrían que pasar por eso. Ay, los privilegios. “Las cosas cambian”, como dice June. Y eso, en el caso de ella, funciona como esperanza.

“Usted ayudó a crear este mundo. ¿Cuánto tiempo creía que tardaría en volverse en su contra”.

Como todas las Ceremonias, aunque la dejaran (gracias) fuera de plano, esta fue terrorífica. Una violación institucionalizada y por coerción en la que ninguno de los involucrados tenía opción de elegir. June sacó fuerzas de donde no tenía para ponerse en la absurda situación de guiar a Joseph en el proceso que ella misma se ha enseñado para sobrevivir: “Enfóquelo como un trabajo. Intente distanciarse. Verlo todo desde fuera. Usted no es usted. Yo no soy yo. Esto es una transacción. Y nada más”. Unas horas antes Joseph le había dicho a June “Qué sabrás tú del aguante que tiene la gente”. Ahora lo entiende.

¿Vosotros cómo queréis que muera Fred Waterford? Yo quiero que lo haga profundamente humillado y de forma lenta y muy dolorosa. Por ahora, la frase “Por lo menos no eras tú” que le dice June me vale como aperitivo; es uno de los momentos del año.

(Fuente: Hulu)

Notas al margen:

  • La atención a la salud mental femenina en Gilead es como la que describía Charlotte Perkins en El papel amarillo. Eleanor lleva cinco años en Gilead, cinco años en los que no ha recibido el tratamiento que necesita. En sus momentos lúcidos ayuda siempre a June, pero hay que tener presente que si está lúcida también es plenamente consciente del lugar en el que está. Un infierno que se intensifica con el desajuste químico de su cerebro. Ojalá June consiga sacarla junto a los niños, tal como le ha pedido Joseph.

(Fuente: Hulu)

  • Tenemos que hablar de Serena. Buscó a Eleanor para sentarse a su lado y, creo que es importante detenernos en este detalle: no reportó que estaba mal ni intentó venderle ninguna falacia de su sistema de creencias. Ella no estaba interesada en la monstruosidad que acababa de ocurrir, sabe que todo fue una patraña de Fred y su obsesión con June y le importan un pimiento las leyes de Gilead.
  • ¿Será posible que Serena se haya puesto el vestido y esté moviendo los hilos, como le dijo June? Le dio el teléfono de Tuello proponiéndole que ofreciera su cooperación. Por lo que hemos visto, sabemos que ese nunca fue el acuerdo. Por lo que ella ha visto sabe que esa persona no tiene disposición de devolverle a su hija porque defiende a Estados Unidos y no a Gilead. Así que solo podemos pensar que sí ha hablado con él y que ha llegado a algún tipo de acuerdo para ella, es decir, que quiere traicionar a Fred. Esto es una fantasía, pero A Girl Can Dream. Quiero un avión en el final de temporada.

(Fuente: Hulu)

  • A nivel de dirección, es interesante la puesta en escena de la escena del teléfono. Serena está sentada en la mesa, en una posición superior a la de Fred, en posición de poder y control. Pone la mano del dedo cortado sobre el documento para que Fred la vea bien, para recordarle lo que le hizo, para apelar a su necesidad de querer complacerla, para que baje la guardia. En todas las escenas de Fred siempre estuvo presente la mirada de Serena, su punto de vista.
  • Hablando de la basura que es Fred, ¿os fijasteis en los comentarios que hacían él y Winslow en la Inspección mientras Serena le hablaba a June? Winslow se sorprendió porque una criada era muy joven y Fred dijo “A esa le sacaremos mucho partido” (We’ll get a lot of mileage out of that one).
  • Las ironías de la vida han hecho que June tuviera que decirles a todos en la casa Lawrence lo que tenían que hacer porque allí nunca se habían hecho Ceremonias.

(Fuente: Hulu)

  • June tiene un sótano lleno de información y pruebas.
  • “Vive en la playa”. Pobre Janine, por qué habéis escrito una historia tan trágica para ella.
  • ¿Cómo seguirán las cosas por Canadá y con Nick en Chicago? Hace tiempo que no sabemos nada de ellos. Y han pasado, por lo menos, dos meses en la serie.
  • “Necesitaremos un barco más grande”. O un avión…
  • “Blessed be the muffins!”

(Fuente: Hulu)

Todas las críticas de ‘El cuento de la criada’

Los nuevos episodios de ‘El cuento de la criada’ están disponibles los jueves en HBO España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir