Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Feud: Bette and Joan’ 1×04 — El show de Mamacita y Pauline

‘More, or less’, un episodio sobre triunfos amargos y sueños efímeros

AD

Pauline y Mamacita en un fotograma del episodio 1×04 de ‘Feud: Bette and Joan’

Este fue el episodio de Mamacita y Pauline, las protagonistas perfectas de un spin-off que sería absolutamente maravilloso. Me emociono solo con pensarlo. Necesito un episodio especial de Navidad con estas dos mujeres haciendo películas y rompiendo techos, de todos los materiales, en Hollywood.

Después del inesperado éxito de ¿Qué fue de Baby Jane? (inesperado para todos menos para Pauline, una mujer con visión), el director y las protagonistas de la película esperan recibir ofertas y tener la oportunidad de elegir el mejor proyecto para relanzar sus carreras. Pero este cuarto episodio de Feud, es un crudo retrato de triunfos amargos, sueños efímeros y esperanzas rotas. No solo para las mujeres, empecemos con Bob Aldrich, y así nos lo quitamos de encima.

Bob esperaba poder dirigir otro tipo de películas y desarrollar su talento y visión tras la cámara, pero Jack Warner se encarga de bajarlo de la nube rápidamente. Para Warner, Aldrich no es más que una simple pieza en la maquinaria, un técnico y no un creador, un perdedor que volverá a tocar a su puerta porque sabe no hay nada más ahí afuera para él.

Bob Aldrich y Pauline en el episodio 1×04 de ‘Feud: Bette and Joan’

El orgullo herido de Bob da origen al alud que se llevará por delante la ilusión de Pauline. Es casi imposible contener las ganas de tirarle cosas a la tele en esta escena. No lo hacemos, porque sería literalmente tirar piedras sobre nuestro tejado. Su explosión es mezquina. Y luego hay quien dice que las mujeres no sabemos controlar nuestras emociones. Según él, Pauline vive en un un mundo de fantasía por ser capaz de imaginar que un productor invertirá dinero en una película dirigida por una mujer. Tiene razón, en el mundo real, el dinero se invierte en cualquier película basura si es proyecto de un hombre famoso. En el caso de Feud, el peliculón de Frank Sinatra.

Con Bette y Joan asistimos, una vez, más al desprecio y la humillación a la que son sometidas por ser mujeres de una cierta edad. Ser las protagonistas de un éxito de taquilla no les garantiza nada; su situación no ha cambiado, el éxito ha sido fruto del azar porque el gran público no está interesado realmente en ver en la gran pantalla historias de mujeres. Cincuenta y cinco años después seguimos igual.

Bette en el episodio 1×04 de ‘Feud: Bette and Joan’

Ellas llevan décadas en la industria y quieren actuar rápido porque saben que ya tienen el tiempo en contra. Al principio, Joan disfruta al sentirse querida, reconocida y admirada por el público, pero el disfrute le dura poco y vuelve a refugiarse en la bebida para ahogar allí sus inseguridades. Bette, en cambio, se resigna después de comprobar que ni siquiera Bob cuenta con ella para un próximo proyecto, y decide aprovechar el momento para aprovechar todas las oportunidades que le ofrezcan. Así que, hace campaña para su nominación para el Oscar, lanzando muñecas de Jane desde un escenario o haciendo vodevil en la televisión, lo que haga falta. Al menos obtiene su recompensa. Cuánto le durará la felicidad, lo sabremos en el próximo episodio.

Joan, Mamacita y Pauline en el episodio 1×04 de ‘Feud: Bette and Joan’

Y no solo son los hombres quienes pisotean los sueños de las mujeres. Esta escena es otro de esos momentos que nos dejan rotos al ver el episodio. Pauline nos hizo dar palmaditas en el sofá cuando nos dejó saber que había escrito un guión, en su poco tiempo libre porque es una crack, y que quería dirigirlo. Más aun, cuando fue a hablar con Mamacita, el primer momentazo del episodio, y uno de los de la serie, para explicarle el proyecto, porque también tiene visión de productora, y sabe cuáles son las teclas que hay que tocar. Cuando llega el momento de hablar con Joan, llega el desprecio: “no tengo interés en trabajar contigo, no porque seas mujer, sino por que no eres nadie”. En Feud, cuando son mezquinos, no hay quien les gane.

Pauline y Mamacita en el episodio 1×04 de ‘Feud: Bette and Joan’

Pero afortunadamente tenemos a Mamacita. Qué regalo para la historia de la televisión, y para nuestra vida diaria. Esta escena va directa a mi top de la década. En solo tres minutos, consigue que Pauline y Mamacita nos revelen detalles sobre la vida que han tenido, las personas que son y las que quieren ser. Es, además, una escena divertida, con grandes líneas de diálogo y un alegato feminista maravilloso e inspirador entre dos mujeres inteligentes.

“Para 1970, habrá seis millones más de mujeres que hombres. Serán el 52 % de la población. ¿Sabes qué significa eso? Que los estudios tienen la obligación de hacer que la mitad de las películas sean sobre mujeres, hechas por mujeres, para mujeres. Pura lógica económica. Mantén la cabeza alta. Tu día llegará”
-Mamacita

Ay, Mamacita. Qué emocionante es saber que cuando Joan está de resaca, es decir, todos los días, te vas con las gemelas a la biblioteca a leer, a aprender y a reflexionar. Eres una mujer inteligente y tus previsiones están llenas de lucidez. Qué irónico y cómo duele escucharte en 2017.

Notas al margen:

  • En una entrevista para Indiewire, Alison Wright (Pauline), explica que su personaje, aunque está inspirado en varias mujeres de la época, es ficticio, por lo que su destino no está escrito en la Wikipedia y puede darnos alguna satisfacción. Ojalá, que con las mujeres de Feud no ganamos para disgustos.
  • Me gustó mucho la escena del preestreno de la película y ver las reacciones de los espectadores ante diferentes momentos icónicos, como el de la rata en el plato. Ver la mirada dispuesta a dejarse sorprender y los rostros iluminados por la luz de una pantalla es siempre algo mágico.
  • También me gustó que la última escena, en la que Joan se despierta y recorre la casa encontrando todos los teléfonos descolgados, esté rodada casi como una película de terror. Al final, revela la peor noticia para Joan, y nosotros escuchamos su reacción fuera de plano con una vista general de la mansión.
  • El anuncio clasificado que publicó Bette Davies, apareció en la edición de Variety del 24 de septiembre de 1962. La película ¿Qué fue de Baby Jane? se estrenó el 31 de octubre del mismo año.
  • En Daily Mail han publicado un artículo con extractos de la biografía de Joan Crawford, My Way of Life, en el que se explican cómo conoció a Mamacita, cuyo nombre real es Anna Marie Brinke, algunas anécdotas de los 14 años en los que vivió en su casa y de dónde surgió el apodo. Recomendada lectura.
  • La actuación de Bette Davies en el show de Andy Williams que se ve en el episodio se produjo el 20 de diciembre de 1962, y la canción fue compuesta por Frank de Vol. Os dejamos con el vídeo original.

Los nuevos episodios de Feud: Bette and Joan están disponibles los lunes en HBO España.

Todas las críticas de ‘Feud: Bette and Joan’

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir