Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Feud: Bette and Joan’ 1×07 — Y nunca fue suficiente

‘Abandoned’ muestra las heridas con las que vivieron toda su vida ambas actrices

El penúltimo episodio de Feud: Bette and Joan está dirigido por Helen Hunt y realizó un gran trabajo. Destaco especialmente las escenas de Bette y Bob, cuando esta habla de la experiencia de su primera audición; la de Joan y Bette del “nunca fue suficiente”; y las de ambas cuando son abandonadas por B.D. y Mamasita.

El trabajo de dirección también supo captar muy bien la paranoia, frustración y sensación de aislamiento de Joan, en un entorno por el que se sentía menospreciada en todo momento. El rodaje de Hush Hush… Sweet Charlotte parece estar concebido como la dulce venganza de Bette después del ataque y traición de Joan en la gala de los Óscar. Si realmente eso fue lo que la motivaba, y la humillación de Crawford lo que quería conseguir, pudo darse por bien servida.

Crítica: ‘Feud: Bette and Joan’ 1×05 — La noche en que ambas perdieron
Como bien dice el título del episodio, ‘And the Winner Is… (The Oscars of 1963)’, ganó el espectáculofueradeseries.com

El viaje de Joan se resume muy bien con su primera y última aparición. El glamour, en blanco y negro, cuando baja del taxi; y el último, de rodillas, gritando en el pasillo de un hospital. Joan empieza con buena disposición, esforzándose porque la humedad no arruine su caracterización, sin quejarse por el calor; y bebiendo agua, un acto cotidiano para cualquiera de nosotros, que en ella representa su más claro compromiso por dar lo mejor de sí en el set de rodaje.

“Ahora, la única cama donde tengo algo de poder es en la de este hospital”.
-Joan

Pero tanto esfuerzo no le compensa, los privilegios de Bette como productora, con sus ataques, burlas y críticas constantes la hacen sucumbir (es fácil entender que permita que la rompan, hay que estar hecho de un material muy fuerte para soportar un acoso así, y ella, claramente, no lo está) y en una lucha enloquecida por retomar el control, por sentir que tiene algún poder, lo apuesta todo en la farsa de su enfermedad. Y pierde.

El momento de Bette en el episodio, es también el definitorio para su personaje, tanto en la serie, como en la construcción de la persona que fue: la escena con Bob en la que narra lo que escuchó al salir de su primera prueba de casting, cuando solo tenía 22 años. Y en ella aparece Jack Warner como un fantasma macabro (una sombra ominosa -y asquerosa- hasta cuando no está). La mujer como cosa, como simple objeto sexual, vista a través de los ojos de quienes reducen su cuerpo a un instrumento creado para su deleite personal, y su existencia, a la posibilidad de satisfacerlo.

“Y nunca fue suficiente”.

Una a la que le habría gustado atraer las miradas, la otra que tuvo que soportarlas como un regalo caído del cielo, porque pensaba que no tenía nada más que ofrecer. Y daba igual, hicieran lo que hicieran, no podían ganar.

Como bien decía Olivia de Havilland en el primer episodio, “Las disputas nunca tratan sobre el odio. Tratan sobre el dolor”. La historia de ataques, celos y envidia entre estas dos mujeres nace de la herida producida por la etiqueta con la que cargaron desde el principio, y que las obligaba siempre a demostrarse, en lugar de ser. Una, dijeron, tenía el talento; la otra, la belleza, y para ninguna fue suficiente. Un mundo absurdo, todos sabemos que las dos los tenían todo y siempre fueron mucho más de lo que les dijeron que eran.

Notas al margen

  • “Se lo ha hecho usted misma”. Mamasita cumplió su palabra y se fue.
  • “Tu primera boda será la que siempre recuerdes más.” B.D. Merrill y Jeremy continúan casados.
  • La mención del libro de Friedan, La Mística de la feminidad, a Kiernan Shipka produjo un crossover astral en mi cerebro. Viendo Mad Men, siempre imaginé que Sally descubría el libro y se lo regalaba a Betty. En mi cabeza, eso fue lo que ocurrió cuando B.D. salió de escena.
  • Nunca me había fijado en la importancia del año en el que se están grabando las entrevistas con Oliva de Havilland y Joan Blondell. Ahora entiendo que no es casual. Se me ha ocurrido que quizá Murphy se permitirá una licencia creativa y veamos también a Bette frente a esas cámaras. En una semana lo sabremos.

  • La obsesión de Joan Crawford por cubrir todos los muebles con plástico no ha dejado de sorprenderme en cada episodio. Y lo hace más aun cuando me encuentro fotos reales.
  • El vídeo con el que os dejamos hoy es el trailer original de Hush Hush… Sweet Charlotte, con Olivia de Havilland interpretando a Miriam, el papel de Joan Crawford.

Todas las críticas de ‘Feud: Bette and Joan’

Crítica: ‘Feud: Bette and Joan’ 1×06 — Tener el control
En ‘Hagsploitation’ los personajes se rebelan e intentan gobernar sus destinosfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir