Quantcast
Crítica: ‘Tabula rasa’, un thriller psicológico muy adictivo - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Crítica: ‘Tabula rasa’, un thriller psicológico muy adictivo

Esta serie belga que ha estrenado Netflix sin promoción previa lo tiene todo para enganchar a quien decide probarla

Esta crítica no contiene spoilers.

Hace tiempo asumimos que es imposible verlo todo. Yo lo hice. He decidido ver lo que me apetece, cuando me apetece y sólo mientras lo esté disfrutando. Es difícil seguir el ritmo de estrenos de series y al final terminamos dándole prioridad a lo que más ruido hace. Ese ruido, es el resultado de la promoción previa por parte de las cadenas, del cartel de actores o el equipo técnico, o el que generan las primeras críticas y las opiniones de nuestro círculo de redes sociales.

En el caso de Tabula rasa, no me llegó ruido alguno; no hay ficha de la serie en el centro de materiales habilitado para prensa y el trailer no está disponible en los canales de YouTube de Netflix Estados Unidos o España. Es mi primera incursión en la ficción belga, no conozco a los actores, ni a la creadora ni a los directores. Sólo puedo decir que me llamó la atención la imagen promocional de la serie en la plataforma, vi el el trailer, y nueve episodios después, aquí estoy.

De qué va ‘Tabula rasa’

Mie D’Haeze (Veerle Baetens) acaba de ser recluida en un hospital psiquiátrico como pieza clave, y principal sospechosa, en la investigación de un caso policial de un hombre que ha desaparecido desde que fue visto con ella por última vez. Si quiere salir de allí, Mie deberá colaborar con el detective encargado del caso, resolviendo el misterio para demostrar su inocencia. Pero hay un pequeño detalle que juega en su contra: Mie no recuerda nada de lo ocurrido, no sabe si le han tendido una trampa, si es la responsable y, si lo fuera, desconoce cuáles fueron sus motivos.

La amnesia de Mie no es producto de un bloqueo de memoria producido por el trauma de lo que haya podido ocurrir en los días previos a su ingreso en el psiquiátrico. Unos meses antes, Mie fue víctima de un accidente y desde ese momento sufre de amnesia anterógrada, la misma que vimos en la película Memento. Este trastorno neurológico le impide a quien lo padece retener nuevos recuerdos a partir del momento de la lesión, condenándolos a vivir en un eterno presente. Mie sabe quién es, y recuerda todos los detalles de su vida antes del accidente, pero desde que ocurrió, es incapaz de almacenar información nueva. Mie no sabe quién es el hombre a quien busca la policía, aunque le enseñen una foto en la que está con él.

Lo que veremos en los nueve episodios de Tabula rasa es el viaje de Mie a través del oscuro laberinto de sus recuerdos, a los que irá accediendo a través de estímulos que va recibiendo, en una narración en dos tiempos: el presente en el hospital, y el pasado reciente desde el accidente de coche. Para resolver este intrincado puzzle, Mie debe reconstruir su memoria, pero mientras más recuerda, menos confía en todos los que la rodean, incluida su propia familia.

Puntos fuertes

  • Veerle Baetens está espectacular, su trabajo es sobresaliente. El resto de actores también están a la altura y consiguen darle entidad a sus personajes, tarea que no es fácil en un relato tan fragmentado.
  • A nivel visual consigue imágenes muy icónicas y perturbadoras. Tiene varios recursos recurrentes para transmitir el estado emocional de Mie que resultan muy atractivos.
  • Al principio tiene un ritmo pausado, pero Tabula rasa es un thriller adictivo en el que cada descubrimiento de Mie nos hará dudar de todo lo que hemos estado viendo hasta el momento. Con la misma precisión con la que giraba Mie cuando era bailarina, el guion hace sus propias piruetas convirtiendo el visionado en una experiencia entretenida y muy estimulante. Yo vi la serie sola y cuando Dani (persona con la que comparto casa, vida y gato) volvía a casa, le espetaba la nueva revelación retorcida que había visto en la serie antes de que tuviera tiempo de decirme “hola”.
  • Todos saben más que Mie y poco a poco irá descubriendo que le han estado ocultando información, esto facilita que nos identifiquemos con su frustración, con la vulnerabilidad que produce no poder confiar en nadie, ni siquiera en sí misma, y con el poco control que tiene sobre su vida. Mie es una narradora no fiable de manual; no puede confiar si lo que recuerda ocurrió realmente o es una sensación con la que está rellenando huecos.
  • Como vemos el mundo a través de los ojos de Mie, y sentimos su paranoia, cada acción de los que la rodean nos hace desconfiar de ellos, porque estamos interpretando sus actitudes desde el punto de vista de la protagonista, y con la información que ella tiene en cada momento. Durante el visionado iremos haciendo nuevas lecturas de todo lo que creíamos saber y, para el último episodio, el misterio queda resuelto. Podremos estar más o menos conformes con la resolución, pero es difícil que lo hayamos visto venir y es satisfactorio, a pesar de lo rocambolesco que pueda resultar.

Crítica: ‘Requiem’ por una serie que podía ser mucho más de lo que fue
La serie llegó a Netflix con buenas críticas después de su estreno en BBC y, aunque es entretenida, se queda a medio…fueradeseries.com

Notas al margen

  • La serie está co-creada por Malin-Sarah Gozin (showrunner) y Veerle Baetens (la protagonista). Fue un éxito en su cadena de origen (VRT), convirtiéndose en la serie más vista de 2017 con un 44% de share.
  • Veerle Baetens tiene formación en teatro musical y ha ganado varios premios en Bruselas. En 2008 ganó premios por su interpretación en televisión en Sara, una adaptación de Betty la fea. También es cantante de la banda Dallas.

Crítica: ‘Killing Eve’ es adictiva, deleitable, entretenida y fascinante
Sólo hará falta ver un episodio para que se convierta en vuestra nueva serie preferidafueradeseries.com

Las notas de Fuera de Series:

En Fuera de Series puntuamos nuestros análisis en una triple escala de 1 a 5, inspirada en la que usa Little White Lies, en función de lo deseosos que estábamos de ver la serie (“Antes”), lo que nos ha parecido viéndola (“Durante”) y las ganas de ver más y de comentarla con más gente tras hacerlo (“Después”)

Antes: 2,5

Sólo quería echarle un vistazo para ver si me servía como serie sustituta para cuando no pudiera seguir con las que veo en pareja.

Durante: 4

Engancha. En lo narrativo, la serie juega con varios tropos de los géneros de terror psicológico y sobrenatural: una casa antigua en medio del bosque, fantasmas, tabla ouija, una vidente con ojo de cristal, niños que dan miedo, acosadores, cazadores misteriosos, amnesia, referencias a ‘El resplandor’, infidelidades, secretos y mentiras; es imposible aburrirse, nos mantiene con la intriga de saber qué es lo que está ocurriendo realmente.

Después: 4

Me lo pasé de muerte siguiendo el puzzle y sorprendiéndome con cada detalle retorcido que se revelaba. La recomiendo para maratones de fines de semana, puentes y vacaciones.

‘Tabula rasa’ está disponible en Netflix.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir