Quantcast
De ‘After Life’ a ‘Dead to Me’, las series y la exploración del duelo - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

De ‘After Life’ a ‘Dead to Me’, las series y la exploración del duelo

La ficción seriada se aleja del “high concept” y se interesa por temas universales que apelan a los sentimientos más íntimos

Christina Applegate y Linda Cardellini en ‘Dead to Me’. (Fuente: Netflix)

Identificar las tendencias en las series que se estrenan cada nueva temporada televisiva es un ejercicio curioso. Por un lado, podemos hacerlo teniendo en cuenta los formatos; con esto en mente, encontramos que en las propuestas de las cadenas generalistas de Estados Unidos para otoño y midseason, destacan los spin-offs, producciones derivadas de otras en curso, como The Goldbergs, Black-ish, 9-1-1, The Walking Dead o Riverdale.

Pero si pensamos en temas en los que coinciden, se nos revelan temáticas similares en productos que no tienen ninguna relación entre sí en un principio y que, sin embargo, independientemente de sus responsables o de dónde se emitan, comparten obsesiones. En otoño del año pasado, nos llamó la atención que varias series se hubiesen interesado en explorar el trauma a través de sus protagonistas, como hicieron series tan diferentes como La maldición de Hill House, Tabula rasa, Homecoming, Bodyguard o Heridas abiertas.

La maldición de Hill House y Heridas abiertas se enmarcan también dentro de una nueva tendencia, que es en sus casos el origen de los traumas: la de la exploración del duelo por la pérdida de un ser querido. El duelo es un tema universal con el que cualquier espectador puede sentirse identificado; aunque no haya sufrido una pérdida, porque es un sentimiento de vacío con el que se empatiza inmediatamente y no hay que hacer ningún esfuerzo para imaginarnos un una situación hipotética.

Hay series, como Dead to Me, Vida, Kidding, El Método Kominsky, Muñeca rusa, Fleabag o Maniac que usan esas pérdidas como centro del conflicto de sus protagonistas. Otras nos invitan a explorar el proceso de duelo durante la totalidad de sus temporadas, como han hecho Sorry for Your Loss o After Life, ambas renovadas.

Ricky Gervais y Penelope Wilton en ‘After Life’. (Fuente: Netflix)

A Million Little Things, uno de los estrenos de ABC el pasado mes de septiembre (que aún no se ha estrenado en España), explora las consecuencias emocionales en un grupo de amigos y familiares después del suicidio de uno de ellos; la tercera temporada de El cuento de la criada explora el duelo a través del personaje de Serena, la segunda de Big Little Lies, con las experiencias de Celeste y Mary Louise y seguramente será a lo que se enfrentarán los protagonistas de The Magicians en su quinta temporada.

Sobre el papel, el duelo es uno de esos temas que parece no ser el más atractivo si valoramos las series solo por su función escapista. Entrar a una historia para seguir el punto de vista de una persona que vive con la aflicción y el desconsuelo de una pérdida puede que no sea lo primero en que pensemos cuando queramos darle la oportunidad a una nueva serie.

Y puede que, definitivamente, no sea lo que queremos ver si hemos vivido una situación similar recientemente, pero además de entretenernos, las series también tienen la capacidad de permitirnos experimentar catarsis colectivas y de desarrollar la empatía. Para esto no hay nada mejor que las historias con sentimientos cercanos y gran carga de humanidad.

No más ‘Breaking Bad’, ahora la moda es ser buenas personas
Una tendencia que hace una década habríamos catalogado como ñoña ha demostrado tener valor en la ficción actualfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir