Quantcast
De ‘Crazy ex-girlfriend’ a ‘SKAM’, las enfermedades mentales ya no son tabú - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

De ‘Crazy ex-girlfriend’ a ‘SKAM’, las enfermedades mentales ya no son tabú

El trastorno bipolar, la depresión o el TLP se han tratado con respeto en las series este año

Rachel Bloom, como Rebecca Bunch en ‘Crazy ex-girlfriend’. (Fuente: The CW)

Uno de los momentos álgidos de Rebecca Bunch, protagonista de Crazy ex-girlfriend, en la serie no llega cuando consigue que tengan éxito algunas de sus estratagemas románticas, sino que lo hace el día que su psiquiatra le da un diagnóstico para sus problemas mentales. Hasta dedica una canción entera a ello (y otra a que su psiquiatra la convenza de que no pasa nada por tomar antidepresivos). Ese tema, en su momento, fue muy comentado porque mostraba a los pacientes de enfermedades mentales de una manera que no era la habitual en televisión hasta hace no mucho.

Y, además, no es algo aislado de Crazy ex-girlfriend, que al fin y al cabo lleva el término “loca” en su título. El tratamiento más respetuoso y tridimensional de lo que supone vivir con una enfermedad mental se ha vuelto más común en las series en los últimos años. Incluso en títulos como Legión, donde su protagonista puede tanto ser un mutante superpoderoso como padecer un trastorno que no le permite distinguir ficción de realidad (y hasta las dos cosas al mismo tiempo), no es una cuestión que se banalice así como así.

La pasada primavera, los jóvenes espectadores de SKAM España vieron a la protagonista de la segunda temporada, Cris, tener su primer contacto con una persona con TLP (trastorno límite de personalidad). Era una trama más o menos heredada de la original noruega (que tenía un personaje bipolar), y el modo en el que se dibujó a la chica que padecía esa enfermedad y se construyó la evolución de la reacción de Cris hacia ella estaba marcado por el entendimiento y el respeto. Es también la manera en la que estamos viendo a Elías, el nuevo jardinero de la academia de La otra mirada.

Margarita y Elías, en ‘La otra mirada’. (Fuente: Michael Oats/TVE)

Nos lo presentan a través de los ojos de Margarita, la alumna que más trata con él y que empieza a sentir cierta conexión entre ellos. Es gracias a ella que descubrimos que padece esquizofrenia porque, después de sus susto inicial, se propone comprender qué le ocurre a Elías y cómo puede ayudarlo.

Esa intención de comprensión y de no ocultar ni las luces ni las sombras de esos personajes se aprecia también en el modo en el que This is us muestra la ansiedad de Randall o el estrés postraumático de Penélope en Día a día. No es lo que más les define, pero tampoco se curan milagrosamente de ellas. Aprenden a convivir con ellas diariamente, a adelantarse a posibles crisis y a pedir ayuda para no dejarse arrastrar por los momentos más oscuros. Hasta el retrato de los problemas mentales y emocionales de Ann Walker sigue ese camino en Gentleman Jack.

Gloria Calderón-Kellet, cocreadora de Día a día, explicaba sobre el modo en el que la serie abordaba el PTSD y la depresión de su protagonista que “hay tanta gente, gente maravillosa, que se avergüenza cuando no tiene por qué sentirse avergonzada. Creo que, una vez que empiezas a hablar de estas cosas que son tabú, dejan de serlo, así que me gustaría empezar esa conversación. Espero que pueda cambiar mentes y corazones”.

La sitcom de Netflix opta por la empatía; otras series, como Euphoria, se meten de lleno en las partes más complicadas de los problemas que llevan a su protagonista, Rue, a ser muy medicada cuando es una niña y, después, a ser una drogadicta de adolescente. En su caso, parece ser más una cuestión de un mal manejo de lo que fuera que le ocurría cuando era más pequeña, optando directamente por la medicación en lugar de diagnosticarla y tratarla como correspondía.

Tuca & Bertie (en la que se nota que sus responsables provienen de BoJack Horseman), la última temporada de Cuéntame cómo pasó, Jessica Jones… Desde que Carrie Mathison llamó enormemente la atención en Homeland porque era bipolar (y se ganó también críticas por cómo utilizaba en ocasiones su enfermedad como recurso narrativo), se han sucedido las series que presentan personajes con enfermedades mentales a los que no se presenta como los excéntricos, los alivios cómicos o los “locos” peligrosos, como ocurría anteriormente.

De ‘After Life’ a ‘Dead to Me’, las series y la exploración del duelo
La ficción seriada se aleja del “high concept” y se interesa por temas universales que apelan a los sentimientos más…fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir