Fuera de Series Fuera de Series

De ‘Xena’ a ‘Amar es para siempre’, así ven las series el amor entre mujeres

Conversamos sobre representación, su evolución, las mejores parejas y la labor del fandom

AD

Waverly Earp y Nicole Haugt de ‘Wynonna Earp’. (Fuente: SYFY)

Para el Día de San Valentín grabamos en Fuera de Series un podcast Top de los mejores shippeos, en el que hacíamos nuestras listas de las parejas de series que más nos gustaban, fueran canon o no. ¿Y qué es eso del shippeo? El término ship proviene del inglés y con él se acorta la palabra relationship, que significa relación.

Aunque ver esas relaciones románticas no sea vuestra principal motivación para seguir una serie, y nunca os refiráis a vosotros mismos como shippers, en mayor o menor medida, con más o menos emoción, todos tenemos por lo menos una pareja de ficción a la que queremos que las cosas le salgan bien en la vida y que nos hacen sufrir cuando se separan.

Las personas heterosexuales vivimos el shippeo por placer, porque las historias románticas heteronormativas nos representan (si mejor o peor en cuanto estereotipos de género, o más o menos tóxicas es otra discusión); tantas, que podemos descartar, pero la comunidad LGBTQ+ históricamente no ha tenido la misma suerte y, para encontrar historias de amor con las cuales sentirse identificados, durante mucho tiempo tuvieron que imaginarlas y vivirlas a través de fanfics.

Para hablar de representación LGBT en las series, de su evolución en España, de cómo funciona el fandom y de sus parejas preferidas de la ficción, hemos invitado al equipo de Hay una lesbiana en mi sopa (HULEMS), una de las webs españolas de referencia para mujeres lesbianas, bisexuales y LGBT en general, en la que hablan de cultura popular desde su punto vista personal.

Carol Rovira y Paula Usero son Amelia y Luisita en ‘Amar es para siempre’. (Fuente: Antena 3)

Hace unos días os hablábamos de #Luimelia (Luisita y Amelia), la pareja de moda de Amar es para siempre, la serie de sobremesa de Antena 3. El fenómeno nos pilló por sorpresa porque había trascendido fronteras, de la misma manera que en sentido contrario lo hicieron las parejas de #Aristemo y #Juliantina en dos series mexicanas.

Ya que no seguimos la actualidad de las series diarias, preguntamos a las chicas de Hulems si se ha producido un avance en términos de representación en estas producciones en los últimos años: “Hace tiempo daba la sensación de que los guionistas ponían un personaje LGBT para dar más color a la serie, pero llegados a un punto, no sabían qué hacer con sus tramas, y no solía terminar bien. No se entendía bien que los personajes LGBT pudieran hacer cosas que no estuvieran relacionadas con su orientación sexual”.

La primera pareja lésbica de las series diarias que recuerdan fueron Teresa y Ana de Amar en tiempos revueltos. Esta pareja ilusionó y tuvo mucho seguimiento por parte de los fans, pero el final que le dieron los guionistas fue de los trágicos; ambas murieron y, para más inri, lo hicieron fuera de plano.

Cayetana Guillén Cuervo como Irene Larra en ‘El ministerio del tiempo’. (Fuente: RTVE)

Pero tal como nos cuentan, en los últimos años, las cosas están cambiando: “Lo que antes era casi un experimento, una excepción, ahora se trata con muchísima más normalidad. Ha llegado un punto en el que, casi al mismo tiempo, hemos podido ver relaciones entre mujeres en Servir y Proteger, Centro médico o Seis hermanas”.

Sobre este tema, añaden que han notado cómo ahora los guionistas construyen personajes tridimensionales que no están definidos únicamente por su orientación sexual. Su ejemplo favorito es Irene Larra de El Ministerio del Tiempo: “Nunca habíamos visto nada así en ninguna ficción española, una mujer que sí, es lesbiana, vive su sexualidad sin pedir perdón a nadie y que, además, es la jefa de equipo y tiene unas tramas estupendas que no están relacionadas con su vida personal. Es el tipo de personaje del que no nos cansaríamos nunca”.

Maca y Esther eran de las parejas más populares de ‘Hospital Central’. (Fuente: Telecinco)

A mí, que crecí con telenovelas en Colombia, pensar que mi madre o mis abuelas pueden ver estas historias de amor retratadas con la misma naturalidad con que han visto otras centenares me parece un paso importantísimo, y ellas expresan muy bien por qué: “A los personajes de las series diarias los ven todos los días y tienen problemas cotidianos como los suyos. Son como de la familia. A través de ellos se nos enseña al mundo, a espectadores y espectadoras que, de otra manera, quizá no habrían visto una mujer lesbiana, o una bisexual jamás (que ellos supieran).

Por lo menos, aunque sea en televisión, que se sepa que existimos, que sufrimos, que amamos, que disfrutamos, exactamente igual que el resto de personas. El impacto positivo que tiene la visibilidad es enorme, incalculable. Ha hecho más por las mujeres LGBT la historia de Maca y Esther de Hospital central, por ejemplo, que muchas otras campañas realizadas expresamente para visibilizarnos como colectivo”.

Gabrielle y Xena, la princesa guerrera. (Fuente. Studios USA Television Distribution)

Desde los tiempos de la Star Trek original, en el que los seguidores empezaron a desarrollar historias paralelas en las que Spock y el capitán Kirk materializaban la química que les transmitían los actores en la pantalla, o del subtexto lésbico entre Xena y Gabrielle (Xena, la princesa guerrera), que era más obvio que decir que el agua moja, pero que nunca se convirtió en canon , podemos decir que para 2019 han cambiado un poco las cosas.

Y, aunque la representación sigue siendo poca, de shippear parejas que nunca se convirtieron en canon, a que ahora sus besos protagonicen titulares, ésta parece una época más dulce para disfrutar de la ficción como fans y miembros del colectivo LGBT, “Es una fantasía”, nos dicen: “cuando éramos crías, sentíamos que una mirada entre dos mujeres en una serie podía ser algo más, o seguíamos una serie simplemente porque había una pareja de chicas, aunque no nos gustara, porque era todo lo que había. Es un cambio brutal. Hemos pasado de, buf, ni de coña va a pasar nada aquí, a vernos con desarrollos interesantes y finales felices”.

Imagen de la búsqueda Luimelia en Tumblr.

Lo que no ha cambiado es la ilusión que invierten los fans en las parejas con las que se identifican y el esfuerzo que hacen por difundir la evolución de sus relaciones. Los gifs, vídeos e ilustraciones de las escenas del día circulan casi en directo y son seguidos por usuarios de diferentes países, aunque no entiendan el idioma y no dispongan de subtítulos. Esto último sorprende cuando estamos hablando, no del último estreno de HBO o Netflix, sino de las series diarias.

Me imagino a las fans como a la red de Marthas de la resistencia de El cuento de la criada y me pregunto cómo están al tanto de lo que ocurre en las ficciones de otros países, cómo se difunden los vídeos tan rápido aunque estén en otro idioma: “Hay una necesidad rabiosa de tener referentes, y eso sumado a las redes sociales y al superpoder que tenemos para reconocernos unas a otras y encontrar material que nos interese, es una combinación poderosa. Es justo agradecer a todas aquellas fans de corazón que dedican su tiempo libre a compartir todo un material que de otro modo nos sería imposible seguir, bien porque se emiten en otros países, o por franja horaria, o por lo que sea”.

Tumblr sigue siendo la plataforma oficial del shippeo por excelencia, pero podemos seguir tramas completas de los romances en emisión en Twitter, Instagram y YouTube. Como ellas nos dicen, después de Tumblr, el material sigue su ciclo natural hacia otras redes sociales: “A base de reblogs y retuits, la información viaja de un modo rapidísimo. No hay actividad lésbica que quede en secreto, y es gracias a las fans y a los medios LGBT que, en casi todos los casos, trabajan de manera altruista y sin percibir nada, movidos por esa necesidad de compartir y de crear comunidad como, por ejemplo, Lesbian Lips o Lesbicanarias, que llevan una década estando al pie del cañón”.

Pepa y Silvia, ‘Los hombres de Paco’. (Fuente: Antena 3)

Hay una pareja de la ficción reciente que pudo serlo todo: “Clexa”, de la serie Los 100, pero lo que finalmente consiguió fue popularizar el tropo del Síndrome de la lesbiana muerta. Sobre ese cliché narrativo que recurre a un final trágico para las parejas femeninas, les preguntamos cuál era esa muerte que nunca le perdonarían a los guionistas: “Clexa marcó un punto de inflexión en las fans y fue la gota que colmó el vaso de nuestra paciencia. Fue un final injusto y, sobre todo, anticlimático. De ahí surgieron iniciativas como The Clexa Project, que busca promover una visibilidad positiva de las mujeres LGBT”, pero ¿hay alguien que haya superado la muerte de Silvia, de Los hombres de Paco, todavía vestida de novia?”

Tara y Willow en el episodio ‘The Body’ de ‘Buffy la cazavampiros’. (Fuente: The WB)

En ese tropo también encaja la pareja de Willow y Tara de Buffy la cazavampiros, pero a pesar de esa resolución dramática, ellas hicieron historia en términos de representación: la primera vez que las vimos besarse en pantalla (en el episodio The Body de la temporada 5) fue el primer beso de una pareja lésbica emitido en la televisión en abierto. Un hito que además se produjo con la mayor naturalidad, como todos los besos del mundo.

Willow y Tara son la pareja lésbica de ficción favorita de nuestras entrevistadas: “fueron pioneras en muchos sentidos y a las que tenemos cierta edad nos marcó profundamente”, pero también destacan otras más recientes: “Estamos enamoradas de Alex y Piper (Orange is The New Black), las primeras que vimos de esta nueva ola de series que comenzó con Netflix. O las Hollstein, de Carmilla, porque muestra una historia de amor en la que salir del armario no ha sido ningún problema”.

Nomi y Amanita en ‘Sense8’. (Fuente: Netflix)

También destacan a Amanita y Nomi, de Sense8, “son amor puro y Nomi es de las pocas mujeres trans lesbianas que hay en televisión” y a Marceline y la Princesa Chicle, de Hora de aventuras, “porque representan la ternura más pura y fue toda una alegría para las fans que se confirmaran como canon”.

Entre las parejas que más están shippeando en el último año están “Wayhaught”, de Wynonna Earp, “Catradora”, de She-Ra, las “Korrasami” de La leyenda de Korra, Nico y Karolina de Runaways, Elena y Syd de Día a día, y “Avalance” de Legends of tomorrow: “En esta lista hay westerns sobrenaturales, adolescentes con superpoderes, viajeras temporales, sitcoms con familias latinas, ciencia ficción y dibujos animados. Poder elegir en un abanico tan amplio es un lujazo, y creemos que vamos a ir todavía a más variedad”.

Que así sea.

#Luimelia, la pareja de ‘Amar es para siempre’ que traspasa fronteras
Charlamos sobre la historia de Luisita y Amelia con Eva Baeza, una de las guionistas de la serie de Antena 3fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir