Fuera de Series Fuera de Series

AD

Always Yours

Dear Rue McClanahan,

La más atrevida de Las Chicas de Oro.

Rue McClanahan

Hacía tiempo que quería escribirte porque en esta época las actrices van de transgresoras pero se quedan en una mera copia de lo que fuiste tú con tus interpretaciones en la serie Maude y más tarde en Las chicas de Oro. Rue soy tu admiradora absoluta.

Para quien no lo sepa, tenías ascendencia irlandesa e india nativa americana, creciste en Ardmore, Oklahoma y tus comienzos fueron sobre los escenarios de Nueva York en 1957, aunque tu popularidad te llegó al interpretar el papel de Caroline Johnson en la serie de televisión Another World y con la conocida Love Boat (Vacaciones en el mar). Participaste en Mama’s Family dando vida a Fran Crowley y seguidamente, llegó tu mejor momento con la serie Maude, (1972-1978), dando vida al personaje de Vivian Harmon, la mejor amiga de la protagonista, interpretada por Beatrice Arthur: tu total contrapunto en Las Chicas de Oro. Tras la cancelación de esta última, trabajaste en el spin-off The Golden Palace junto a Betty y Estelle pero sólo duró una temporada para disgusto nuestro. Cuando dejaste la televisión por un tiempo el éxito regresó a tu vida donde empezaste, en aquella ocasión, con la obra teatral Wicked inspirada en El mago de Oz, que se representó sobre los escenarios de Broadway.

Poco conocemos de tus otros papeles pero mucho sobre el de nuestra querida Blanche Deveraux y de este tenemos mucho de qué hablar. La comparativa más cercana que se hace sobre tu personaje es la de Samantha en Sexo en Nueva York, por eso digo, que creen que inventan papeles locos pero tú fuiste la pionera.

Como Blanche fuiste una mujer maravillosa que tras la muerte de tu marido te conviertes en la viuda más joven de Las chicas de Oro. ¿Cómo llevas su muerte? de la mejor manera que sabes: negándote a dejarte morir y manteniendo el recuerdo de George lo más lejano posible en tu memoria, para ello, nada mejor que sacar tu coquetería sureña y que los hombres te adoraran aunque fuera en pleno entierro de tu marido. ¿Podías ser más divina? imposible.

Vestida para un funeral siempre de rojo.

La interpretación de Blanche distaba mucho de Rue. El acento lo tuviste que practicar y tu papel iba a ser el de Rose pero nadie como tú para hacer de la perfecta mujer del Sur que se niega a envejecer y que cuenta las historias como si hubieras vivido en Tara como Scarlett O’Hara en plena Guerra de Secesión Americana.

Criada por las normas de educación del sur, querías ser la perfecta anfitriona, pero como un hombre guapo se cruzara en tu camino dejabas las maneras de lado para convertirte en una cazadora sin piedad. Tu papel, en ocasiones, dejaba una profunda tristeza en nuestros corazones porque vivías para lo que estabas acostumbrada: a que todos te adoraran. Para ello necesitabas la aprobación de todas tus amigas, los hombres que conquistabas y ante todo la tuya; si no te veías magnífica eras incapaz de salir adelante porque tu físico lo era todo. Un papel duro por la vanalidad aunque excelente por el amor que profesabas a todos los que te prestaban un poco de atención. Y con este papelón te llevaste el Emmy.

Ganadora del Emmy en 1987

Pero ¿cuánto encontramos de parecido en los amores de la auténtica Rue y de tu papel como Blanche? Pues aunque como Blanche no volviste a casarte, pese a tantas propuestas de matrimonio y ser una romántica empedernida, tu registro civil como Rue McClanahan es maravilloso y demuestra que el romanticismo era algo que teníais en común.

Seis matrimonios, cinco divorcios y un distanciamiento antes de tu muerte. La historia de tus varios matrimonios comenzó en 1958 con tu primer esposo, Tom Bish y lo finalizaste en 1959, pero no antes del nacimiento de tu único hijo, Mark Bish. El mismo año en que te divorcias de Tom, te casas con Norman Hartweg, pero lo dejaste apenas tres años después. El tercero fue Peter DeMaio en 1964, y aunque perduró hasta 1971, también terminó en divorcio. En noviembre de 1976 llega tu cuarto galán, el agente inmobiliario griego-estadounidense Gush Fisher, con quien solo duraste dos años. En 1984, curiosamente, quien había sido tu novio en la escuela secundaria Tom Keel aparece y te casas con él pero, como era de esperar, terminó al año siguiente. Tu último esposo fue Morrow Wilson, con quien duraste 10 años hasta que lo echaste de tu casa. ¿Por qué tantos matrimonios? ¿Y por qué no? lo dijiste una vez: «Me criaron para creer que vivir con personas era pecaminoso y casarse era lo que había que hacer». Lo clavaste.

Lo que mantuviste para siempre fue la amistad que creaste en la serie que te dio la fama. Hasta tus últimos días tuviste contacto con todas y cada una de tus Chicas de Oro.

Fuiste una auténtica revolución, un torbellino imparable que dejaba frases en el aire y a todos con la boca abierta y aunque sabías que la belleza no lo era todo, eras muy consciente que la confianza en una misma sí era clave para ser una mujer imparable y de armas tomar: esto nos lo dejaste como legado para todos aquellos que vivimos con adoración tu papel como Blanche.

Además de esas fotos maravillosas quiero que tus fans te recuerden en estos momentos hilarantes siendo la más sexy del lugar.

Imposible tener más confianza en una misma que Blanche.

Querida Eddi-Rue McClanahan nos dejaste pronto siendo la más joven del elenco, y a los 76 años ya estabas acompañando a nuestra querida Estelle Getty que nos había abandonado dos años antes. Ya les escribí a tus amigas Betty White y Bea Arthur hace unas semanas y la próxima será el turno de Estelle, pero debo confesarte que tu pasión, tu desinterés sobre lo que pensaran los demás, el decir lo que te venía a la mente y lo maravillosamente casquivana que eras, hace que seas y siempre serás una de mis favoritas, no se lo digas a las demás.

Always yours

Lorena Gil

Las Chicas de Oro está disponible en Disney+

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir