Fuera de Series Fuera de Series

El caso real del Acosador Nocturno de ‘American Horror Story: 1984’

La serie de terror incluye a este violento asesino que atemorizó a la ciudad de Los Angeles en los ochenta

Zach Villa interpreta a Richar Ramirez en ‘American Horror Story’. (Fuente: FX)

Desde la Dalia Negra de Murder House, American Horror Story ha introducido en su universo ficticio algunas historias reales, a veces modificadas a conveniencia, que se mezclaban con la trama principal. La aparición de Anna Frank, el Hombre del Hacha de Orleans, la leyenda de la colonia de Roanoke o la prostituta Aileen Wuornos son algunos ejemplos, así como la figura del Acosador Nocturno que aparece en American Horror Story: 1984.

En la serie, Brooke, el personaje de Emma Roberts, es atacada en su apartamento de Los Angeles por un hombre, lo que la motivará a abandonar la ciudad con sus nuevos amigos para irse al Campamento Redwood. Tal y como se menciona en la serie, el criminal es conocido popularmente como el Acosador Nocturno (Night Stalker, en inglés) y ha sembrado el pánico. No es una invención de los guionistas: este delincuente existió y se llamaba realmente Richard Ramirez.

Ramirez nació en una familia humilde de El Paso, Texas, y tuvo una infancia traumática marcada por dos hombres: su padre, que acostumbraba a darle palizas, y su primo Mike, un veterano de Vietnam que solía enseñarle fotografías en las que se le veía torturando, violando o posando junto a cadáveres y que, además, mató a su esposa con un disparo de escopeta delante del propio Richard. Desde pequeño empezó a robar y a consumir drogas y en uno de sus primeros trabajos como limpiador en un hotel trató de violar a una huesped, aunque fue detenido por su marido, pero no le denunciaron.

Pero no fue hasta que se trasladó a Los Ángeles cuando creó el terror con su ola de crímenes. En solo dos años, 1984 y 1985, Richard Ramirez cometió 14 asesinatos, 5 intentos de asesinato, 9 violaciones (dos de ellas a menores) y 2 secuestros de niños a los que abandonaba a kilómetros de casa solo por diversión. Cazarle no fue fácil porque a veces había conexión entre sus acciones (creía que estaba poseído por el demonio y pintaba símbolos satánicos en la escena del crimen) y otras veces mataba en modo aleatorio sin ningún tipo de plan, simplemente por gusto.

Su última víctima, una mujer a la que Richard dejó viuda, consiguió ver la furgoneta de este mientras escapaba y esa fue la pista decisiva para que la policía conectase la ola de crímenes con su ficha policial. La ciudad de Los Angeles se llenó de carteles con su cara, pero él había salido unos días fuera. Cuando volvió fue rápidamente reconocido y casi muere en un linchamiento popular que tuvo que ser detenido por la policía. Entonces se enfrentaría a un juicio en el que sería sentenciado, en 1989, a la pena de muerte en cámara de gas.

Sin embargo, Richard Ramírez no llegaría a ser ejecutado ya que murió en 2013 de una insuficiencia hepática a los 53 años y se estimaba que, debido a los largos procesos de apelación de California, no habría cumplido la pena capital hasta sus 70.

Lo curioso es que no es la primera vez que Richard Ramirez aparece en American Horror Story. Antes de verle en 1984 encarnado por Zach Villa, el nombre del asesino formó parte de Hotel. En aquella temporada James March (Evan Peters), el asesino dueño del Hotel Cortez, celebraba la Noche del Diablo, una cena con famosos asesinos entre los que estaba Ramirez, más mayor que en la nueva temporada y encarnado por el actor Anthony Ruivivar.

La temporada 9 de ‘American Horror Story’ se emite los sábados a las 0:05h. en FOX España.

Crítica: ‘American Horror Story: 1984’ 9×01 — Campamento Redwood
La serie de terror vuelve, como no podía ser de otra forma, con puñaladas, sexo y sentido del humorfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir