Fuera de Series Fuera de Series

El episodio de la semana: ‘Anatomía de Grey’

El episodio embotellado, ‘In the Air Tonight’, pone un punto y aparte en la historia de Meredith

Fotograma del episodio ‘In the Air Tonight’ (13×20) de ‘Grey’s Anatomy’ / ABC

En trece temporadas y 293 episodios, en Anatomía de Grey ha pasado de todo. Después de varios cambios de administración y de nombre del hospital, de la marcha de varios personajes, muchas causadas por sus muertes; de tiroteos (ideales para cargarte personajes que no funcionan) y bombas; atropellos de autobuses, accidentes de avión, de ferry y de coches; amenazas de encarcelamiento; episodios musicales y flashbacks con pelucones, la serie sigue en pie y ha conseguido reinventarse varias veces. Hay que reconocer que es un mérito para un drama serializado estar tantos años en antena en la época en la que estamos, y mantenerse a tan buen nivel, aun con los altibajos de esta temporada.

A pesar de la renovación del elenco, del que solo quedan cuatro personajes de los que empezaron en 2005, la serie sigue fiel a su esencia: casos peculiares y extremos que siempre tienen una conexión emocional con los médicos y residentes a cargo, que no suele ser sutil, pero siempre efectiva; el énfasis en la vida amorosa, familiar y las relaciones de amistad de los personajes; situaciones de romance; mucho drama, pero también necesarias dosis de humor que siempre se agradecen; el empoderamiento de la mujer con un hospital en el que ellas son mayoría en los cargos superiores (en este episodio, el piloto, por supuesto es una mujer), y Meredith Grey.

Meredith ha tenido más experiencias dramáticas que cualquier otro personaje de la televisión. Desde su infancia fue testigo y partícipe de situaciones que marcan y definen la vida de cualquier ser humano: en su memoria está su primera experiencia con la sangre en el intento de suicidio con su madre, una persona con la que mantuvo una relación complicada toda su vida y con la que la serie la reconcilió de manera maravillosa en la temporada 11, en un arco dramático que nos sorprendió, borró todas las dudas y renovó nuestra admiración por la serie. La mía, al menos.

Depresión, tendencias suicidas, su mano dentro del pecho de un paciente para evitar que explote una bomba, el escudo en medio de un tiroteo, la víctima del ataque violento de un paciente (un episodio con escenas que dan escalofríos), un accidente de avión, la marcha de su mejor amiga, su persona; la muerte de su madre, de su hermana y del amor de su vida. Meredith es una persona con un corazón enorme, es una gran amiga y su casa siempre ha sido un refugio para los demás. Es una superviviente, una mujer de gran fortaleza, capaz de mantener la serenidad en momentos en los que cualquiera perdería el control. Meredith es una cirujana de cinco estrellas. Meredith es una heroína.

Este episodio de la decimotercera temporada de la serie del que hoy vamos a hablar está dirigido por Chandra Wilson. La actriz que interpreta a Miranda Bailey ya lleva 16 episodios tras las cámaras en Anatomía de Grey, una lista en la que también están Kevin McKidd (15), Debbie Allen (14), y a la que se sumó recientemente Ellen Pompeo, con el episodio Be Still, My Soul (13×18), el de la madre de Maggie.

El episodio de la semana: ‘Big Little Lies’
A partir del episodio ‘Push Comes to Shove’, recomendamos esta serie que explora temas a los que es necesario darles…fueradeseries.com

El episodio: ‘In the Air Tonight’ (13×20)

Fotograma del episodio ‘In the Air Tonight’ (13×20) de ‘Grey’s Anatomy’ / ABC

A PARTIR DE AQUÍ HABRÁ SPOILERS DEL CAPÍTULO 13×20 DE ‘ANATOMÍA DE GREY’

Embotellar a Meredith en un avión, teniendo en cuenta su bagaje, puede parecer la peor idea posible, mas aun cuando su voz en off nos anuncia turbulencias, pero este episodio resultó ser catártico, curativo y liberador para su personaje y además, tuvimos una oportunidad más de verla siendo un héroe.

Meredith es el único personaje que conocemos en el avión; en el fondo, nos tranquilizamos porque sabemos que no puede morir, es un giro de guión para el que no estamos preparados, y la serie tampoco. Aunque es Anatomía de Grey y, por eso, seguimos temiendo que lo peor no es imposible. Entonces, reconocemos a otro de los pasajeros, Nathan, y pensamos que quizá llegarán a su destino y este será otro episodio de su tensión sexual, resuelta varias veces, y siempre sin resolver, una oportunidad para vivir una aventura lejos del hospital.

Fotograma del episodio ‘In the Air Tonight’ (13×20) de ‘Grey’s Anatomy’ / ABC

Pero es Anatomía de Grey, tiene que haber drama, peligro y crisis. Por supuesto, surge un caso médico con peligro de muerte inminente o, en el mejor de los casos, consecuencias desastrosas, en un avión en medio de turbulencias, que no puede descender y que no dispone del equipo médico necesario para atender a una persona con hemorragia cerebral.

Chandra Wilson realiza un gran trabajo de dirección en las escenas de crisis y gestionando la tensión, una labor que se complementa con el concepto e intenciones del guión y la actuación de Elen Pompeo. Meredith no permite que ningún obstáculo o pensamiento lógico le impida salvar la vida de su paciente: con una jeringuilla, un cortauñas, un vaso de plástico y una pajita deja para el arrastre a Mc Gyver. La tranquilidad con la que guía y motiva a sus dos ayudantes en la operación es admirable. Y su seguridad y absoluta serenidad, a pesar de todos los recuerdos y emociones que el entorno y situación ponen a flor de piel, son inhumanas.

El episodio sirve para que Nathan conozca a Meredith, para que entienda de qué material están hechos los ladrillos que construyen sus muros, para que la admire como profesional, y como persona dispuesta a sacrificarse por los demás, y para que reconozca cuáles son sus miedos. Como espectadores, nosotros también revivimos todos los momentos que han marcado la vida de Meredith desde niña, todas sus dudas, su dolor y todos los adioses que se ha visto obligada a dar.

Y, por supuesto, Derek. Reconozco que nunca estuve en su equipo y que llegué a desarrollar un odio incotrolable por su personaje (y su pelo), por lo que, a nivel personal, no tuve conflicto con su partida, todo lo contrario, pero nunca he dejado de entender lo que significó para Meredith. Que podamos revivir su historia de amor con una sucesión de planos cortísimos, y evocando inmediatamente cada sentimiento, demuestra y confirma su importancia.

Fotograma del episodio ‘In the Air Tonight’ (13×20) de ‘Grey’s Anatomy’ / ABC

“Así que, si tuvieras la oportunidad de evitar el accidente de avión, ¿la cogerías? ¿Irías sobre seguro?”.
-Meredith

El montaje de imágenes nos lleva del final al principio de su historia, y de la serie, aquella noche en un bar, y es un recurso magnífico para que comprendamos con Meredith que el miedo a la pérdida es inevitable, pero también, que para perder algo, primero hay que tenerlo. Meredith es capaz de superar y solucionar los retos médicos sin darse la oportunidad a pensar que existe lo imposible y este episodio es el primer paso para vivir su vida personal con la misma valentía.

Derek siempre será Derek y, por ahora, no sabemos si Nathan se convertirá en alguien relevante, pero yo siempre le agradeceré que su personaje le haya permitido a Meredith decidir darse una oportunidad para ser feliz.

Espero que lo sea. Y que el hotel haya sido un cinco estrellas.

El episodio de la semana: ‘Big Little Lies’
A partir del episodio ‘Push Comes to Shove’, recomendamos esta serie que explora temas a los que es necesario darles…fueradeseries.com

‘Anatomía de Grey’ se emite los miércoles, a las 22:10, en Fox Life España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir