Fuera de Series Fuera de Series

La oportunidad perdida: lo que no hicimos cuando todos nos miraban

Durante el confinamiento, el consumo televisivo ha subido, pero las cadenas en abierto han desaprovechado el momento

‘Lejos de ti’ es la apuesta de ficción más reciente de Telecinco. (Fuente: Mediaset)

Todos encerrados en casa, poco o nada que hacer, y una pantalla negra como ventana al mundo. La televisión tradicional, la de las cadenas generalistas que emiten sus contenidos en abierto, ha tenido todas las miradas puestas en ella durante el confinamiento, pero no ha sabido ver la oportunidad de oro que tenía en sus manos para tejer estrategias a medio y largo plazo y recuperarse de la preocupante caída que venía sufriendo en el último par de años.

La irrupción de las plataformas, los tardíos horarios de las ofertas de prime time y la escasa variedad de contenidos que ofrecían (todos habréis notado que el cine y los realities cada vez acaparan más espacio en las parrillas) han propiciado que las cadenas en abierto ya no sean las reinas del salón en las noches de los españoles; hay otras opciones y el pastel está más dividido. La caída del consumo televisivo era una preocupación para estos canales y resultaba cada vez más acuciante, pero esta extraña etapa que nos ha tocado vivir ha sido una especie de oasis para esa crisis, justo cuando empezábamos a preguntarnos si su modelo de negocio se estaba quedando caduco.

La oportunidad que tenían era la de seducir: si alguien se sienta a mirarte, es tu momento para engatusarle y que se quede lo máximo posible. Sin embargo, Antena 3 y Telecinco han optado por una programación de mínimos, saturando sus parrillas de infotainment sobre el coronavirus y relleno. Esto es flor de un día: captas al público con el tema del momento, pero cuando pase se irán. En mi opinión, era la ocasión perfecta para sacar productos de ficción que atrapasen a la audiencia e hiciesen marca; decirle a todas esas personas que de repente miraban la tele que aquí se siguen haciendo series de calidad y que no todo está en Netflix.

Por ejemplo, habría sido buen momento para que Antena 3 lanzase en abierto El Nudo, una serie que a mí no me gustó especialmente cuando se estreno en el FesTVal de Vitoria pero que creo que tiene potencial de enganche, o Mentiras, otra de esas ficciones que por ahora solo pueden verse en la plataforma premium. Incluso Veneno habría funcionado de escándalo en abierto (aunque solo pudiese emitirse un episodio). Telecinco, por su parte, podría haber equilibrado su oferta de Supervivientes con propuestas de ficción y, aunque han probado suerte con Lejos de ti, no deja de ser cierto que de todo lo que tenía que ofrecer era lo menos atractivo (y a la respuesta de la audiencia nos remitimos). Quizás Desaparecidos habría sido una buena baza y no habría estado mal estrenar alguna nueva entrega de La que se avecina.

En cuanto a Televisión Española, su oportunidad no estaba solo en el contenido (ha lanzado estos días El Ministerio del Tiempo) sino en el modo de consumo: habría sido una gran jugada hacer efectivo el prometido adelanto del prime time, que podrían haber compensado con especiales informativos en el late night.

Es cierto que estamos hablando de un periodo de tiempo relativamente corto en el que, aunque el consumo televisivo haya subido, la inversión publicitaria estaba de capa caída. La rentabilidad inmediata de una ofensiva en la programación no era viable, pero sí habría sido una estrategia a futuro interesante. Dar un golpe en la mesa cuando todos miran y decir, alto y claro, seguimos en el juego.

Las series diarias, oasis en tiempos revueltos
Este es nuestro pequeño aplauso para ellasfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir