Fuera de Series Fuera de Series

Las claves del éxito de ‘Un lugar para soñar’, según la autora de las novelas

A pesar de su carácter dramático, la serie se ha convertido en el lugar feliz de muchos espectadores de Netflix

AD

Alexandra Breckenridge es la protagonista de ‘Un lugar para soñar’. (Fuente: Netflix)

Un lugar para soñar no será una de las series que arrasen en los premios Emmy, ni tampoco entrará en las listas de lo mejor del año. Pero su propuesta sencilla y amable, basada en la saga de novelas románticas de Robyn Carr (que cuenta con una veintena de títulos), ha conquistado a los espectadores de Netflix. La serie no engaña a nadie: es una combinación de historias dramáticas y de amor muy en la línea de las películas de sobremesa. Y ahí está su éxito.

Siempre pensé que Un lugar para soñar podría ser una buena serie de televisión. Tiene todos los elementos que han funcionado en otras como Longmire y cosas así. He tenido interés durante años, pero no salía adelante. Pero esta vez supe desde el principio que iba a funcionar. Tuve una videollamada con los productores y el showrunner y se sabían los nombres de todos los personajes y de todos los libros, así que pensé: ‘Esta gente sabe lo que está haciendo’”, explica la escritora a EW. La ficción, que cuenta con diez capítulos pero ya está renovada para una segunda temporada, está disponible en Netflix desde el pasado 6 de diciembre.

El encanto del pueblo pequeño

Es una aventura romántica en un pequeño pueblo situado en la zona de Redwoods, en el norte de California. Es bastante emocionante y muy romántico, y pasan muchísimas cosas, muchas aventuras. Es contemporáneo y tiene a muchos militares y exmilitares”, cuenta Carr en IBT sobre el género y apunta a que el lugar donde sucede la acción es otra de las cosas que ha atrapado a sus lectores: “Es un pueblo tan aislado y remoto que todos tienen que depender los unos de los otros. Es un paisaje y un lugar exigente con los personajes, no es un sitio fácil para vivir”. No será fácil para vivir, pero los lectores lo perciben como idílico: “La gente siempre me escribe preguntando: ‘¿Dónde está? Quiero ir allí’ y tengo que recordarles que solo existe en nuestros corazones y nuestras mentes”.

Un serie reconfortante

Para Robyn Carr, Un lugar para soñar viene a llenar un hueco poco atendido por las series: “Hay una necesidad de dramas positivos. No simplemente un cuento idílico donde todo es bonito, sino un tipo de historia donde la gente tiene problemas reales y tiene que resolverlos. Con suerte, de una manera inteligente y con la ayuda disponible; a veces con consejo o asistencia médica. Los personajes tienen que salir adelante y, de algún modo, servir de modelos para las mujeres que leen los libros”.

En su opinión, la clave de su éxito es que sus historias son reconfortantes, pero también arraigadas con la realidad: “La gente no me escribe para decir ‘Oh, amo a Jack’. Bueno, sí lo hacen. Pero también me escriben para decirme ‘Mi marido murió el año pasado y tus libros me han ayudado en esta mala racha’ o ‘Mi bebé murió y ahora sé exactamente cómo se siente ella’. Son problemas reales, emociones reales y dramas de verdad a los que se tienen que enfrentar. Y un libro es un lugar seguro”.

(Fuente: Netflix)

Una adaptación fiel, pero con cambios

“Cuando leí los dos primeros guiones, había muchas cosas que reconocían de la trama principal, pero también varias nuevas ideas. Y con algunas pensaba: ‘Guau, ojalá se me hubiese ocurrido eso, es una gran idea’”, recuerda la autora, que no parece nada molesta con que haya alteraciones respecto a sus libros: “Por supuesto, al ser un formato diferente, tienen que cambiar cosas para que vaya todo más rápido. Yo escribo muchos diálogos internos y pensamientos de mis personajes, pero eso no se puede mostrar. Así que han condensado mucho, expandido en ciertas partes y quitado en otras”.

Para ella, lo importante es que permaneciesen cuestiones esenciales: “Tengo que decir que han sido muy intuitivos. Íbamos en la misma dirección, así que el espíritu de las novelas está capturado hermosamente. La forma en que la gente del pueblo dependen unos de otros, la manera en que se enamoran o cómo afrontan los problemas, todo está ahí”.

Como las pelis de sobremesa, pero ¿más rompedor?

La comparación con las películas de sobremesa que solemos ver los fines de semana en La 1 o Antena 3 parecen inevitables. Son productos que en Estados Unidos suelen venir de la mano de Hallmark, pero a Carr no le molesta que se relacione, aunque marca cierta distancia: “Creo que Un lugar para soñar, aunque es un libro positivo y se basa en sentimientos positivos, va un paso por delante y eso es algo que Netflix puede conseguir”. Y aclara: “De hecho, me han rechazado en Hallmark mucho. Y creo que esa es la razón. Creo que es muy rompedor para ellos”.

La primera temporada de ‘Un lugar para soñar’ está disponible en Netflix.

Crítica: ‘Un lugar para soñar’ y el encanto de los títulos seguros
El drama convive con los toques de comedia en una serie que no aporta novedad pero sí confortfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir