Fuera de Series Fuera de Series

Las polémicas de ‘Juego de tronos’: Cersei Lannister, madre coraje

Si crees que Cersei es la mala, lo has entendido MAL

Basta de odiar a Cersei Lannister: es la madre coraje de ‘Juego de tronos’. (Fuente: HBO España)

La gran villana de Juego de tronos. La peor persona de todo Poniente. El bicho más malo de toda la Casa Lannister. Así definen muchos, desde la inquina, a Cersei, quien en realidad es “una piedra dura de Chipiona que no se pué aguantá”. Yo siempre defiendo a Cersei Lannister de sus haters y lo hago con un razonamiento simple: no se trata de que me guste como personaje, sino de que, dentro de la historia, todos sus movimientos pérfidos se pueden justificar por la defensa de sus hijos o por el amor hacia su hermano Jaime. TODOS.

Empecemos por el principio. A todos nos dejó rotos la muerte de Ned Stark, pero Cersei no conspiró contra él por capricho. El entonces Mano del Rey había descubierto que todos los Baratheon tenían el pelo oscuro y deducido que Joffrey, Myrcella y Tommen no podían ser fruto de la unión con el rey Robert. Antes de que la verdad saliese a la luz, y todos sus vástagos fuesen puestos de patitas en el Lecho de Pulgas, Cersei le acusó de traidor. Antes, cabe destacar que fue Jaime, y no ella, quien cometió la infamia de tirar a Bran de la torre de Invernalia.

Después vendría la muerte de Robert para que Joffrey pudiese gobernar y, si acaso, ahí entró en juego uno de los mayores errores de Cersei: no ver (o no querer ver) que su niño bonito era en realidad un psicópata de manual. Porque ella, como madre, siempre ha estado bastante cegada. Quizás la profecía de Maggy la Rana le hizo más sobreprotectora y, teniendo en cuenta aquellas palabras, no la podemos culpar.

(Fuente: HBO España)

Su escalada al poder, su papel en guerras (como la de los Cinco Reyes) o en alianzas (la relación con los Tyrell) siempre han estado guiados por el objetivo de mantener a la casa Lannister en la Fortaleza Roja, pero no por avaricia propia, sino para que sus hijos tuviesen lo mejor. Así se entiende que, con todo el dolor de su corazón, aceptase mandar a Myrcella a Dorne, o que siempre recelase de las mujeres que rondaban a Joffrey y Tommen. Incluso todas las mentiras que llevaron a condenar a Tyrion en el juicio estaban justificadas por la creencia de que él era el asesino de su hijo mayor.

Quizás no calculó demasiado bien que la explosión del Gran Septo de Baelor y la muerte de Margaery llevarían al pobre de Tommen al suicidio, pero después de la tortura a la que había sido sometida en la celda de la septa Unella y del paseo de la vergüenza, el problema con los gorriones solo podía ser cortado de raíz.

Una vez muerto el menor de sus retoños, a Cersei solo le quedaba una cosa en la vida: su amor por Jaime, que ha sido el otro motor del personaje a lo largo de la serie. Solo así puede recomponerse del golpe de perder a Tommen y decidir luchar con más fuerza a sus enemigos. Y lo hace exhibiendo a Jaime como trofeo, ya que por primera vez en su vida, desde su nueva posición de poder, no tiene que ocultar su relación por vergüenza o miedo al qué dirán. “Somos los últimos Lannister, los únicos que importan”, le dice la reina a su hermano.

Sin embargo, la decisión de Cersei de no apoyar a Jon y Daenerys contra los muertos, a pesar de haber dado su palabra, acaba por romper la relación de los hermanos amantes. No es la única razón, por supuesto, sino la gota que colma el vaso. Cersei ha hecho un viaje hacia una fortaleza interior en la que no le importa nada más que esos dos últimos Lannister, mientras que Jaime se ha ido ablandando por el camino. Separados sus destinos, a Cersei ya no le queda nada… ¿O sí?

Ahí entra en juego su embarazo y por eso es tan importante. Cersei es una leona que siempre lucha por los suyos. Es la más agresiva, la más implacable y se deja dominar por instintos muy básicos, pero nunca por capricho o pura maldad. Ella es la Lannister definitiva y defenderá su casa con uñas y dientes, más aún si tiene el propósito de legar los Siete Reinos a un nuevo hijo. Es más que eso, es su esperanza. Su última y única esperanza, que llega en el tiempo de descuento tras consumarse su profecía de tener tres hijos y verles morir. Tal vez, piense, este cuarto niño se libre de la mortaja dorada. Y ella lo intentará todo. Oiremos su rugido.

Podcast: ¿Dónde están mis dragones? — Cersei Lannister (ep.2)
Analizamos a la Lannister definitiva, la actual reina de Poniente, la madre coraje de ‘Juego de Tronos’fueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir