Quantcast
Mike Schur, el optimista de la comedia - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

Mike Schur, el optimista de la comedia

El creador de ‘The good place’ es el nuevo rey del género televisivo

Mike Schur, en una entrevista para People/Entertainment Weekly Network. (Fuente: YouTube)

Actualmente, hay pocas comedias en emisión que partan de una idea tan peculiar como The good place. Es una sitcom de high concept, con influencia reconocida de Perdidos, y que intercala sus chistes con una historia que guarda un misterio en su centro. Su protagonista, Eleanor, es una mujer egoísta y, en general, mala persona que, al morir, va por error al Lugar Bueno, una especie de Cielo que es un idílico barrio residencial diseñado y supervisado por Michael.

Las vueltas que da la historia mientras Eleanor descubre qué es realmente el Lugar Bueno están trufadas de gags de todo tipo, de revelaciones inesperadas y de momentos emocionales que son marca de la casa de su creador, Mike Schur, guionista salido de la cantera de la versión estadounidense de The Office, que está afianzándose como una de las voces más interesantes del género.

Por qué debes visitar ‘The Good Place’
Nos vamos de juerga al más allá, a ‘El lado bueno’ en Netflixfueradeseries.com

La escuela de ‘Saturday Night Live’

Schur arrancó su carrera de una de las maneras más típicas en la comedia estadounidense (la otra es ser monologuista y actuar en todos los clubes de comedia posibles): estudiando en la universidad de Harvard formó parte de The Harvard Lampoon, prestigiosa revista satírica por la que ha pasado gente como John Updike o Conan O’Brien, y que suele surtir de guionistas al programa Saturday Night Live.

Allí fue donde Mike Schur empezó a trabajar en televisión. En su primera temporada, en 1997, ya coincidió con Tina Fey, Robert Carlock o Adam McKay, y fue también el año en el que fallecieron dos de sus actores más recordados, Chris Farley y Phil Hartman. Fue un bautismo de fuego en la escritura de sketches, y también el trampolín que le situó en el radar de un ex guionista del programa, Greg Daniels, que estaba buscando un socio para desarrollar un remake de la comedia británica The Office.

La serie, que lanzó al estrellato a Ricky Gervais, tenía como protagonista al egocéntrico e incompetente jefe de una empresa de tres al cuarto, pero en la adaptación de NBC se decidió optar por un tono más optimista y, sobre todo, darle más humanidad a Michael Scott, al que interpretaba Steve Carell. “Teníamos que hacer ajustes si queríamos sobrevivir”, explicaba Schur en una entrevista sobre el proceso de corrección que vivió The Office entre la primera y la segunda temporada.

Insuflar más corazón en la comedia fue una lección que el escritor se llevó bien aprendida de la serie, que sirvió como cantera de talentos tanto delante como detrás de las cámaras. De su sala de guionistas salió también Mindy Kaling, creadora de The Mindy Project, y de todos ellos, fue Schur a quien se le encargó que desarrollara un spin-off que continuara el universo de The Office. El spin-off, sin embargo, acabó no siendo tal y cobró vida por sí mismo gracias a un personaje muy concreto: Leslie Knope.

‘Parks and recreation’, la gran comedia

En teoría, Parks and Recreation tenía que ser una continuación, al menos en tono, de The Office. El centro se trasladaba al departamento de Parques y Jardines de Pawnee (Indiana) y a su jefa, una Leslie Knope tan deseosa de la aprobación de los demás y tan obsesionada con hacerlo todo bien como Michael Scott. A su alrededor se movían el republicano recalcitrante que no cree en el gobierno federal, aunque trabaja para él, la secretaria cuyo leit motiv en la vida es el “preferiría no hacerlo” de Bartleby, el escribiente, o el chico ingenuo y un poco tonto.

El reparto de las últimas temporadas de ‘Parks and recreation’.

La comedia pasó también su propio proceso de refinado y ajuste. En la primera temporada (que sólo eran seis episodios), Leslie (interpretada por una Amy Poehler que venía, como Schur, de Saturday Night Live) era demasiado irritante y buscar la manera de encajar en el tono de The Office constreñía las posibilidades del reparto y de la historia.

En el paso a la segunda entró lo que más distinguió a Parks and Recreation en sus siete temporadas en antena: el optimismo de la propia Knope y la humanidad de todos los personajes. Incluso el gruñón Ron Swanson demostró tener su corazoncito.

Aunque en España sigue inédita y los premios nunca la reconocieron (sólo los Globos de Oro se acordaron a premiar a Poehler una vez), Parks and Recreation es, de momento, la gran obra de Mike Schur. Allí demostró su talento para construir personajes entrañables, para dar rienda suelta a sus actores y para lanzar gags más basados en situaciones y en sus propios personajes. Y como ocurrió en The Office, la serie ha servido también de lanzamiento para Aziz Ansari y Alan Yang (creadores de Master of None) y para poner a Chris Pratt en el camino del universo Marvel que lo ha hecho famoso.

Crítica: Nuestro homenaje a ‘Master of None’, una serie cálida y audaz
Los mejores episodios de la segunda temporada (con spoilers y muchos gifs)fueradeseries.com

Más allá de Leslie Knope

Tras Parks and Recreation, Schur ha probado ser bastante más polifacético. Junto a Dan Goor creó Brooklyn Nine-Nine, comedia sobre una comisaría de policía absurda y, por supuesto, entrañable, y luego se metió en un par de proyectos que se escoran más hacia la ciencia ficción y el high concept.

Uno fue el guión de Nosedive, primer episodio de la tercera temporada de Black Mirror. Lo escribió junto a Rashida Jones y situaba a Bryce Dallas Howard en un futuro en el que todo, hasta las personas, es susceptible de ser puntuado. El otro es The good place, para la que Schur esperó a tener armado todo su universo y el camino a seguir en la primera temporada antes de presentársela a NBC. Hasta le pidió consejo a Damon Lindelof, que ya tiene cierta experiencia con series de ese tipo gracias a Perdidos.

El resultado es una comedia con el mismo corazón que las demás en las que Schur ha estado involucrado, pero que además es la mayor, y más improbable, heredera de Perdidos de la televisión actual.

‘The good place’ está disponible en Netflix España.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir