Quantcast
‘Neon Genesis Evangelion’, un anime más triste que la propia cuarentena - Fuera de Series
Fuera de Series Fuera de Series

‘Neon Genesis Evangelion’, un anime más triste que la propia cuarentena

Recomendamos para el encierro esta obra radical, que dio una vuelta freudiana al género ‘mecha’ en los 90 y está en Netflix

La serie de hoy: ‘Neon Genesis Evangelion’

Disponible en: Netflix.
Temporadas: Dos (26 episodios).
Creador: Hideaki Anno.
Año de producción: 1995–1996.

De qué va

Neon Genesis Evangelion es, como todos los grandes dramas, un relato familiar. Pero este, en concreto, está entretejido en un encaje de bolillos finísimo que incluye el apocalipsis, comedia adolescente y batallas entre robots gigantes. Shinji Ikari es un chaval deprimido al que su apático padre cita en la ciudad. La ilusión de que por fin le quiera se deshace cuando descubre que lo que el progenitor pretende es que tome los mandos de un monstruo de metal, el Evangelion, y se eche a la espalda el destino de la humanidad.

Por qué hay que verla

Más allá de aquel hilarante desaguisado con el subtitulado que ofrecía Netflix cuando incorporó la serie a su catálogo, creo que se ha aprovechado poco este regreso a la primera plana de la ficción para hablar del que es, seguramente, el anime más rompedor que se ha publicado en el último cuarto de siglo. Cuando llegó, el paisaje de las batallas de robots, el género mecha, era romo, infantil y prácticamente inspirado por la industria juguetera, pero Hideaki Anno lo desplazó a un lugar muy diferente: uno en el que el diseño de los propios bichos, humanoides, estilizados y viscosos, habla sobre los personajes y sus sentimientos.

Confío en que todos podamos volver la vista sobre Neon Genesis Evangelion de cara al aniversario de su lanzamiento en octubre. Mientras tanto, no se me ocurre mejor opción para aliviar la angustia del encierro que una serie cuyo protagonista está más alicaído que uno mismo. La composición de cada plano es un ejercicio pictórico abrumador, su simbología es espeluznante (el ojo del robot es una vagina y además TIENE SENTIDO) y su final, en el que el equipo se entregó a la abstracción para suplir la faena de haberse quedado sin presupuesto, es simplemente historia de la televisión. Debe serlo.

Otras recomendaciones en FDS Cuarentena

‘Neon Genesis Evangelion’ pierde ‘Fly me to the moon’ en sus créditos
La inclusión del anime en Netflix llega con un cambio de canción en el final de sus episodiosfueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir