Fuera de Series Fuera de Series

Polémicas de ‘Juego de tronos’: feminismo delante y machismo detrás

Todos los guionistas y directores de la temporada 8 son hombres. Y de la séptima, de la sexta, de la quinta…

‘El primero de su nombre’ fue el último episodio dirigido por una mujer. (Fuente: HBO)

La consecución de los ejércitos de Daenerys, el ascenso de Cersei Lannister al Trono, el despertar del cuento de hadas que vivió Sansa Stark o el dibujo de su hermana Arya como una chica que se sale de la norma medieval son ejemplos de historias de empoderamiento que ha querido contar Juego de tronos. Pero hay una que se le ha resistido: la del empoderamiento de la mujer tras las cámaras de la serie.

Frecuentemente se califica a Juego de tronos como una serie feminista. Se hace, precisamente, por esa potencia que tiene los personajes femeninos en una historia que poco a poco parece que les está haciendo ganar la partida. Sin embargo, ese feminismo solo está en la ficción, ya que cuando atendemos a la realidad la cosa cambia de forma drástica.

La serie está basada en los libros de George R.R. Martin y otros dos hombres, David Benioff y D.B. Weiss han sido los encargados de llevarla a la televisión. Este hecho podría ser circunstancial si debajo de estas tres cabezas (del dragón; perdón por el chiste) encontrásemos un panorama más o menos paritario entre el talento creativo que ha ayudado a forjar la serie. Nada más lejos.

De los 67 episodios emitidos hasta la fecha, solo encontramos a tres mujeres en los créditos de guion o dirección. Jane Espenson figura como guionista de un episodio (1×06, coescrito junto a Benioff y Weiss) y Vanessa Taylor de tres (2×04, 2×06 y 3×02), mientras que Michelle MacLaren es la única directora mujer que ha pasado por la serie, rodando cuatro capítulos (3×07, 3×08, 4×04 y 4×05). Con estos datos podemos sacar otro titular: no hay mujeres dirigiendo o escribiendo Juego de tronos desde la temporada 4.

Tampoco las habrá en la última temporada, cuyos seis episodios serán firmados por hombres. Solo encontramos a mujeres en puestos destacados del equipo en áreas de producción -Carolyn Strauss y Bernadette Caulfield, que han sido productoras ejecutivas- pero no al control de los personajes, sus historias y su tratamiento. Quizás por eso HBO haya querido corregir este desequilibrio y haya apostado por una secuela, la de La Larga Noche, que estará coescrita por Jane Goldman (Kick-Ass) y George R.R. Martin.

Que Juego de tronos haya ninguneado a las mujeres detrás de las cámaras de este modo tiene muchas lecturas e implicaciones que no necesariamente ensombrecen el mensaje de empoderamiento de sus personajes, pero sí lo hacen más débil. Porque esas mujeres fuertes de la pantalla se sustentan, en cierto modo, en una mentira o una verdad a medias. Son marionetas impulsadas por hombres que cuentan un cuento que no parecen acabar de creerse. Machista no es, pero tampoco feminista. Y sí bastante hipócrita.

Sansa y Arya Stark son los personajes con más evolución en ‘Juego de tronos’
Las hermanas se han convertido en dos imprescindibles en la seriefueradeseries.com

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir