Fuera de Series Fuera de Series

Por qué es mala idea resucitar ‘The Newsroom’

Aaron Sorkin podría estar en conversaciones para el regreso de su serie sobre un canal de noticias 24 horas

Jeff Daniels y Emily Mortimer, en ‘The Newsroom’. (Fuente: HBO)

ACTUALIZACIÓN: El propio Sorkin ha desmentido que esté pensando en traer de vuelta ‘The Newsroom’ en una aparición en ‘The Late Late Show’.

El estreno de The Newsroom, en 2012, fue todo un acontecimiento porque representaba la vuelta de Aaron Sorkin a televisión y, además, a HBO, donde todo el mundo suponía que tendría la libertad para recuperar los laureles que consiguió con El ala oeste de la Casa Blanca. Su mirada idealista a un canal de noticias 24 horas, y a las presiones que sufrían los periodistas que trabajaban allí para contar lo que pasaba en el mundo y, al mismo tiempo, ser virales en internet, aguantó tres temporadas en antena, pero la sensación que quedó fue la de que había sido un fracaso.

En esta ola de regresos de ficciones que vivimos, no sería tan extraño que The Newsroom pudiera volver, y menos si Estados Unidos tiene un presidente empeñado en desprestigiar constantemente a la prensa. Así lo cree Olivia Munn, que interpretaba en la serie a Sloan Sabbith, experta en economía de la cadena ACN, y que afirmó recientemente en ET Online que “Tom Sadoski y yo hemos estado hablando con Sorkin sobre eso. Está muy ocupado, pero tenemos muchas esperanzas que pueda ocurrir, con suerte”.

Por supuesto, está todo en el aire y es más el deseo de la propia Munn de que The Newsroom vuelva que que existan negociaciones serias con la propia HBO, o con otra cadena. Si éstas tuvieran lugar, de todos modos, sería mala idea resucitar esa ficción. Sobre todo, porque ya nació pasada de moda.

(Fuente: HBO)

La idea de Sorkin era reivindicar el papel de los periodistas en un mundo dominado por el entretenimiento, las prisas y el comentario superficial de las noticias. Will McAvoy, su alter ego y el presentador estrella de ACN, se resistía a dejar de lado el análisis y a ceder a las presiones de que las redes sociales determinaran la agenda de su informativo, abogando por un periodismo de la vieja escuela desterrado del ciclo de noticias de 24 horas en favor del infotainment.

El idealismo había sido también el prisma desde el que Sorkin había retratado la Casa Blanca (no mostraba al gobierno como era, sino cómo debería ser), pero estos quijotes del periodismo caían en los peores tics que el guionista ha ido desarrollando con los años, como que sus personajes femeninos se presentaran como super competentes e inteligentes y terminaran haciendo todo tipo de tonterías sólo para que los hombres las rescataran.

De McAvoy se afeaba su condescendencia y que, como afirmaban en su momento en The Atlantic, pretendiera hacer pasar por el futuro del periodismo un modelo que se había quedado anticuado. Toda la serie, de hecho, parecía haber llegado a HBO intacta desde la NBC desde 2002. La diatriba inicial de McAvoy en aquel debate en una universidad en el que le preguntan por qué América es el mejor país (diatriba que le ganó un Emmy a Jeff Daniels) ya presentaba todo lo que era The Newsroom en apenas tres minutos: una serie tan nostálgica, que no era capaz de entender cómo funcionaba el mundo.

Lo que más se le criticaba a la serie era que utilizara noticias reales de un par de años atrás para demostrar su tesis. La explosión de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon en el golfo de México, en 2010, era la gran historia de su capítulo piloto y se retrataba desde el punto de vista de lo que los medios deberían haber hecho entonces, un punto de vista que disfrutaba de la ventaja de los dos años que habían pasado desde entonces. Ignoraba tozudamente que internet lo ha cambiado todo e intentaba moldear el mundo a su alrededor según los ideales de Will McAvoy, con tanta aversión a todo lo online como el propio Sorkin.

Olivia Munn y John Gallagher Jr., en una escena de ‘The Newsroom’. (Fuente: HBO)

Ahí está el principal escollo que una nueva The Newsroom debería salvar en 2019. No puede seguir considerando que las redes sociales son el diablo ni darles la espalda. En lugar de aferrarse a un modo de hacer periodismo pasado de moda, debería adecuarse a los nuevos vientos que sacuden la profesión y presentar su mejor versión del siglo XXI. Edward Murrow no puede continuar siendo su principal referente. Es imposible hacer una serie sobre la prensa de la actualidad sin reconocer que VICE existe, con todos sus problemas.

The Newsroom tenía muchos más aspectos criticables, casi todos concentrados en un capítulo muy polémico de su tercera temporada sobre acusaciones de violación en un campus universitario, pero es su beligerante postura contra internet el inconveniente más grande para que cualquier regreso tuviera algo de sentido y relevancia.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir