Fuera de Series Fuera de Series

Sobre esa escena de Arya y Gendry en ‘Juego de tronos’

El episodio ‘Un caballero de los siete reinos’ hizo muy bien algo que la serie suele hacer mal y merece ser comentado

Gendry y Arya en el episodio 8×02 de ‘Juego de tronos’. (Fuente: Movistar+)

La representación del sexo en Juego de tronos ha sido en su mayoría problemática y se justifica con la excusa histórica de lo medieval, aunque sea una universo fantástico. Se ha caracterizado por el incesto, la violencia contra mujeres y hombres y el uso de cuerpos desnudos como decoración durante conversaciones, como en la escena de Bronn del primer episodio de esta temporada.

Pero de vez en cuando, en ocasiones que podemos contar con los dedos de una mano, hemos podido ver sexo consentido y deseado. La última la protagonizaron Arya y Gendry y las reacciones de los espectadores se han movido en el espectro de los aplausos a querer arrancarse los ojos, cual Phoebe en Friends.

Es curioso que la misma gente que ha shippeado a ambos personajes en las tres primeras temporadas de la serie (cuando Arya y Maisie Williams eran más jóvenes), y dijeron lo monos que eran en el primer episodio de esta octava, se sintieran perturbados con la escena de Un caballero de los siete reinos.

(Fuente: Movistar+)

Les pareció incómodo porque seguían viendo a Arya como la niña del inicio de la serie, aunque la hubiesen visto matar varias veces. Si alguien no tiene problemas en ver a una adolescente de 14 años rajando cuellos, por qué de repente sí lo ven cuando una actriz de 22, que interpreta a un personaje de 18, toma control de su sexualidad. Es la misma visión que se suele tener de las hermanas, las madres, las abuelas… son mujeres sagradas para las que el sexo no existe. Putas o vírgenes, ya sabéis.

Como dirían los Flight of The Conchords en Business Time, “Conditions are perfect”. Arya y Gendry son amigos, fueron compañeros de viaje y aventuras durante mucho tiempo, se conocen, se gustan, se tienen cariño; no hay coerción, no hay violencia, no hay abuso de poder, se desean. Arya es una adolescente tomando el control de su sexualidad, porque le apetece y porque puede hacerlo con alguien con quien se siente segura. Arya y Gendry están en capacidad de decidir y consentir la materialización de su deseo.

Y la puesta en escena es perfecta. El punto de vista es el de Arya, ella es quien seduce (a su manera), quien expresa claramente lo que quiere, quien se asegura de que Gendry sepa lo que tiene que hacer para descartar una situación incómoda para ambos. No hay recreación en los cuerpos desnudos ni en el acto sexual, Arya y Maisie Williams tuvieron total autonomía.

Igualmente importante es que Gendry sea receptivo, que también manifieste deseo y que no la haga sentir insegura. Es muy importante esta representación positiva del sexo en la televisión, sobre todo para los espectadores jóvenes, sobre todo en Juego de tronos.

(Fuente: Movistar+)

Si Arya quería tener esa experiencia, estaba en la capacidad decidir y tenía las condiciones de disfrutarla con alguien en quien confía, por qué no iba a poder hacerlo, especialmente cuando el viaje de su personaje fue durante tanto tiempo la desconexión con su humanidad. La hemos visto crecer ante nuestros ojos, y eso quiere decir que ha crecido, pero dejemos claro también que el hecho de haber tenido su primera experiencia sexual no la convierte en una mujer.

Arya no se ha hecho mujer en unos minutos, y qué es ser una mujer es una conversación filosófica para otro día; Arya es una adolescente como tantos que hemos visto en la ficción, y la primera lectura en esos casos nunca es que se han convertido en mujeres u hombres porque han tenido relaciones sexuales, siguen siendo adolescentes.

Arya tenía curiosidad y estaba en todo su derecho de querer explorarla. Afortunadamente ha tenido la oportunidad de que esa primera experiencia fuera positiva, pero es solo una experiencia más. Ojalá siempre fuera así.

‘Juego de tronos’: Claves y secretos del episodio 8×02
Lo que el ojo no vio… pero el Cuervo de Tres Ojos sífueradeseries.com

Subir