Fuera de Series Fuera de Series

Artículos

10 claves que el equipo de ‘La casa de papel 4’ nos dio en el FDS Live! #11

Los productores Álex Pina y Jesús Colmenar, junto con Alba Flores y Esther Acebo, fueron los invitados del evento

Una imagen del FDS Live! con Alberto Rey, Marina Such, Àlex Pina y Jesús Colmenar.

El pasado jueves celebramos uno de los FDS Live! más extraños de nuestra historia, no alojados en el auditorio del Espacio Fundación Telefónica de Madrid sino en su página web. Para nuestro evento a través de las ondas, como obliga la cuarentena, contamos con los productores Álex Pina y Jesús Colmenar y las estrellas Alba Flores y Esther Acebo, que charlaron con Alberto Rey, Marina Such y Álvaro Onieva para celebrar el lanzamiento de la cuarta parte de La casa de papel, que ya puede verse en Netflix.

FDS Live! #11: Encerrados en ‘La casa de papel’

Aquí recopilamos algunas de las cosas que nos contaron:

La filosofía de la cuarta entrega

Álex Pina, el creador de La casa de papel, aseguró que el equipo siente que el proyecto ha crecido: “Teníamos un vértigo brutal cuando empezamos la tercera parte, por no defraudar a gente que se estaba tatuando en los brazos a Tokio, o los que nos sacaban en una bandera de 120 metros en un campo de fútbol en Arabia Saudí. En la tercera temporada tuvimos miedo al espacio vacío y quemamos trama sin parar, y en esta cuarta temporada hemos tenido la posibilidad de modular un poco más la cadencia de la serie”.

La montaña rusa de acción que fue la entrega anterior, según su firmante, tenía que subir hasta este punto para dedicarse ahora por entero a la bajada: “Queremos contar cosas que pertenecen al alma de los personajes. Es a lo que realmente son adictos los espectadores”.

Las series, cortas

Cuando Alberto Rey, que condujo el evento, preguntó a la pareja productora por las razones detrás de una estructura en partes, en lugar de en temporadas propiamente dichas, Jesús Colmenar contestó que la serie se había dividido en las partes uno y dos “cuando todavía estábamos hablando de un prime time nacional. Luego Netflix com

pró la serie y también la colocaron de esa manera, así que seguimos la estela”. Pina añadió: “Con Vis a vis descubrimos que se podía hacer series de dos temporadas, aunque hoy estén haciendo la quinta. Tanto esa como La casa de papel y El embarcadero estaban previstas para dos temporadas, algo que para mí fue un descubrimiento. No vamos a siete temporadas cuando ideamos una serie, queremos contar en el menor tiempo posible para tener esa sensación de adrenalina. Este segundo atraco no sabemos el número de capítulos que nos va a llevar, pero sabemos exactamente a dónde y cómo”.

La grandeza de la serie

Para sus responsables, la virtud de La casa de papel reside en que todo el mundo se siente conectado: “El porqué de todo este éxito es algo que todavía estamos intentando comprender”, confesó Colmenar. “Tenemos varias teorías: una de ellas es la iconografía de la serie, que el espectador puede hacer suya. Símbolos internacionales”. A esto añadió Pina que la suya es una serie que, en el fondo, está hablando de todo el mundo, y que hace malabares con el localismo y la hipérbole a nivel de global show: “Yo creo que la grandeza de la serie es hacer un producto de entretenimiento con un género como la acción, y meter debajo una cápsula de compromiso sociopolítico, de toda esa gente que está en los márgenes”.

¿Qué hay de las partes 5 y 6?

Alberto Rey preguntó a Pina y Colmenar si la división de la historia en partes seguiría también presente en las temporadas quinta y sexta, a lo que los invitados no pudieron contestar para mantener la confidencialidad, pero insistieron en que ellos mismos desconocen los pasos intermedios que llevarán al final de su atraco, que sí tienen en mente. “Nosotros desarrollamos la escritura pegados a la producción”, señalaba Pina. “Creo que es mucho mejor el caos con el que escribimos que la ordenación que tienen los americanos, con los que estoy trabajando ahora, que muchas veces tienen todo planificado antes de ponerse a rodar. Nosotros en el rodaje descubrimos muchas cosas.”

Cómo convertir a Álvaro Morte en estrella

Aunque sí recurrieron a caras reconocidas de la industria, como Najwa Nimri (a la que ellos mismos rescataron para la televisión en Vis a vis), el verdadero gran golpe de La casa de papel fue introducir a varios actores entonces casi o totalmente desconocidos y convertirlos en superestrellas. Fue el caso de Álvaro Morte, que llevaba muchos años trabajando en la pequeña pantalla pero que saltó a la fama con esta serie.

“Estuvimos mes y medio exprimiéndole en nuestro estudio de Colmenar”, se confesó Pina: “Ese hombre no durmió en 45 días”. Colmenar tenía clarísimo que Morte era su Profesor, pero contó que, en aquel momento, no todos lo veían tan claro. Álex Pina señaló: “Muchas veces las plataformas creen que un actor famoso ofrece más garantías. Yo creo que hoy en día una cara nueva tiene una complicidad mayor con el espectador, y siempre apostamos por eso”.

Todos odiamos a Arturito

En cuanto a bombazos que los responsables de la serie no se esperaban, y fueron todos fruto del fenómeno fan, Pina y Colmenar señalan la química entre los personajes del Profesor y la inspectora (ahora Lisboa), aunque Arturito Román, el papel de Enrique Arce, se lleva la palma: “La capacidad de hacerse odiar de Arturito no la habíamos visto, nuestro personaje era muchísimo más gris. Enrique le dio una dimensión estratosférica. Según Netflix, a la gente le encantaba odiar a Arturito, era catártico odiarle”. Otra de las tendencias surgidas ya en harina, y adoptadas sobre la marcha, fue la buena conexión entre Álvaro Morte y Pedro Alonso, cuyos personajes, según desveló Pina, no iban a ser hermanos en un principio.

‘La casa de papel’ es una serie zombi

Álex Pina resumió el irregular recorrido de la quimera que es su serie con una frase muy aguda: “En realidad, La casa de papel es una serie zombi”. Colmenar: “Pero eso también es bueno recordarlo, cómo también tiene que ver con el formato. La casa de papel nunca estuvo preparada para un prime time al uso, de empezar a las doce menos cuarto con 45 minutos de publicidad, donde si te perdías un solo capítulo o el final ya eras incapaz de seguirla. Entonces, cuando de repente aparece el lugar perfecto para una serie es cuando esa serie puede vivir.

En esta serie no hay garantías

Alberto Rey sugirió a Alba Flores, otra de las invitadas al evento, que el hecho de que estuviese ahí indicaba, en cierto modo, que su personaje, Nairobi, no había muerto realmente. Alba Flores nos dejó helados con la réplica: “Bueno, en esta serie eso nunca es una garantía. Hay mucho flashback. El personaje de Berlín es un buen ejemplo de eso. Murió hace dos temporadas y sigue desarrollándose”. En cualquier caso, nuestras estrellas no podrían haber desvelado mucho, porque solo les habían dejado ver los primeros episodios para evitar deslices. Esther Acebo, la otra actriz invitaba, se mantuvo alerta: “Sobre todo ahora que, en la comodidad de casa, de repente te pones a hablar y no te das cuenta. Y no queremos estropearle a nadie e final”.

El cordón sanitario emocional

Alba Flores nos aseguró que el estado de su personaje, que acababa de recibir un disparo cuando nos separamos de ella al final de la tercera parte de la serie, será una fuente de problemas en esta cuarta entrega. “Desde luego, Nairobi cumple más de una función en la banda. Hay una que tiene que ver con seguir con el plan. Me vais a permitir el cachondeo, pero ahí, o trabaja Nairobi o no sé para qué se han metido ahí dentro. Y por otro lado, creo que ella hace de cordón sanitario emocional en la banda. Es un personaje muy empático y sensible, que hace de parapeto en según qué situaciones. Y no está. Desde luego, si es que está, no va a poder evitar que haya conflictos”.

Ojito con Gandía

Cuando preguntamos a las intérpretes sobre el odio generalizado hacia el personaje de Arturito, la sensación era que aún nos quedaba mucho por ver. “No os queda nada”, ironizó Flores. “No he podido ver sus secuencias, me daba tanta rabia. Gandía y Arturito están en una dura competencia en esta temporada, a ver a quién odias más”. Ese personaje, Gandía, es una de las grandes incógnitas de cara a la temporada que acaba de estrenarse. Según Acebo, va a hacer cosas que “introducen un nuevo género en la serie, con momentos que son casi de terror. Nos van a atacar desde dentro”.

La cuarta parte de ‘La casa de papel’ puede verse completa bajo demanda en Netflix.

¡Suscríbete a la newsletter de Fuera de Series!

Date de alta gratis y recibe cada día el mejor contenido sobre series en tu correo electrónico

Subir